Síguenos
El movimiento vecinal avanza en que se tramite su reconocimiento en el Congreso El movimiento vecinal avanza en que se tramite su reconocimiento en el Congreso
Una de las reuniones celebradas por la confederación estatal del movimiento vecinal con los grupos del Congreso

El movimiento vecinal avanza en que se tramite su reconocimiento en el Congreso

La Federación de Teruel celebrará este año sus 35 años de existencia
banner click 244 banner 244

El movimiento asociativo vecinal de todo el Estado avanza en sus conversaciones para que el Congreso de los Diputados reconozca la importancia que las asociaciones de vecinos han tenido para la democracia. La Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel, que este año cumplirá 35 años, es una de las organizaciones que impulsa esta iniciativa dentro de la CEAV, la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales.

El presidente de la Federación Vecinal de Teruel, Pepe Polo, comentó que se están manteniendo reuniones con los grupos parlamentarios en la Cámara baja para la aprobación de una Proposición no de Ley de reconocimiento a las asociaciones vecinales por su papel en el desarrollo democrático.

Polo aseguró que la receptividad por parte de los grupos políticos con los que se ha reunido de momento la CEAV “es muy buena”, y que el objetivo que tienen es conseguir sacar adelante la iniciativa “con un amplio consenso”.

Una vez que se apruebe en el Congreso de los Diputados, la intención del movimiento vecinal es trasladar esa misma iniciativa a los parlamentos autonómicos. Polo, que es también presidente de la confederación aragonesa, llamada CAVAragón, indicó que tan pronto como se logre la aprobación en Madrid se presentará en las Cortes de Aragón para que también refrende ese reconocimiento. No hay intención de trasladar esa iniciativa a otras instituciones por debajo de los parlamentos autonómicos.

Polo indicó que aprobar esta iniciativa en las sedes de los poderes legislativos supondrá un importante reconocimiento “de que somos uno de los activos más importantes en lo que llamaríamos la lucha por la mejora de la vida de nuestros ciudadanos”.

La lucha

Una lucha, argumentó el representante vecinal turolense, en la que las asociaciones se han tenido que “reinventar” constantemente, de estar atentas a los más mínimos detalles de las infraestructuras municipales, a abordar ahora cuestiones más complejas como el cambio climático, la asistencia a los entornos de las personas mayores, la asistencia sanitaria de calidad, la seguridad ciudadana o la nueva movilidad.

A este respecto, Polo recordó que el gran empuje que tuvieron las asociaciones vecinales en las ciudades es cuando se produjo el éxodo de los pueblos a los grandes núcleos urbanos. En aquel entonces, precisó, no estaban reconocidas como asociaciones de barrio ni vecinales por el franquismo, sino de familia. Ellas fueron el germen del que surgiría el movimiento vecinal con el importante papel que desarrollaron durante la democracia.

En Teruel ese proceso fue más lento y Polo reconoció que no fue hasta los años 80 cuando surgieron las primeras asociaciones, y  hasta 1989 cuando se formó la Federación de Asociaciones de Vecinos, de lo que ahora se van a cumplir 35 años.

Aniversario

Para conmemorar ese aniversario se hará una celebración en abril cuando se haga la asamblea anual de la Federación, indicó Polo, quien valoró que estas tres décadas y media han sido intensas por la “gran actividad y las grandes conquistas sociales” conseguidas, que a su juicio “merece la pena celebrarlos”.

El impacto que hoy día tiene el movimiento asociativo vecinal en Teruel se ve reflejado en que solo en la capital cuentan con más de 5.000 socios. Opinó que todos los ciudadanos deberían asociarse en sus barrios para apoyar a las asociaciones y el trabajo que desarrollan en aras a mejoras de todo tipo.

La PNL que se está trabajando con los grupos parlamentarios en el Congreso incide en que las razones por las que surgieron las asociaciones vecinales han cambiado por los logros conseguidos en democracia, pero en cambio sigue habiendo “ciertas constantes que hacen necesario su reconocimiento”.

Además, la iniciativa incide en la importancia que en las sociedades del siglo XXI se da a la participación ciudadana como una garantía de salud democrática.