Síguenos
El nuevo hospital de Teruel: un proyecto gestado en 2006 y que ha sufrido múltiples avatares El nuevo hospital de Teruel: un proyecto gestado en 2006 y que ha sufrido múltiples avatares
Recreación del nuevo hospital de Teruel que está previsto construir en El Planizar

El nuevo hospital de Teruel: un proyecto gestado en 2006 y que ha sufrido múltiples avatares

El Colegio de Médicos pide un pacto por la Sanidad para ejecutar las obras

El confrontamiento entre el Ayuntamiento de la capital y el Gobierno de Aragón sobre la licencia de obras podría suponer un nuevo retraso para el proyecto del hospital de Teruel.

Y es que la demanda histórica de un nuevo hospital lleva décadas encima de la mesa y no acaba de materializarse en un nuevo centro sanitario moderno y adaptado a las necesidades médicas actuales. El Hospital Obispo Polanco cumplirá en junio 66 años y la última reforma importante se realizó hace 27 años. El actual proyecto en el Planizar se gestó ya en 2006 pero sigue sin iniciarse la obra.

Muchas son las vicisitudes a las que se han tenido que hacer frente y que siempre han enfrentado al Gobierno de Aragón y a la oposición en diferentes legislaturas.

La primera vez que la redacción del proyecto salió a licitación fue en marzo de 2008. En octubre de ese año el catedrático de Geodinámica de la Universidad de Zaragoza, José Luis Simón, realizó las primeras advertencias sobre los riesgos sísmicos de los terrenos de El Planizar pero no sería hasta más tarde cuando se tomarían en cuenta por el Ejecutivo autonómico.

El primer proyecto del hospital se presentó en enero de 2011 por el Gobierno PSOE-PAR, meses antes de las elecciones que se celebraron en mayo y que llevaron a un cambio de gobierno con PP-PAR. En diciembre de este año se adjudicaron las obras a la constructora Acciona Infraestructuras, sin embargo, faltaban los contratos de dirección facultativa un trámite que era prescriptivo para poder empezar la construcción. 

La formalización del contrato con Acciona llegó en marzo de 2012. Mientras que los contratos de dirección de obra salieron a licitación en enero de 2013, aunque se demoró la decisión por las bajas temerarias de las empresas.

Sin embargo, en agosto de 2013, el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván (PP) anuncia que se paraliza el inicio de la obra para analizar un informe sobre riesgos sísmicos del Planizar. En los siguientes meses (hasta diciembre de 2013) el Instituto Geográfico Nacional y el Instituto Geológico y Minero de España elaboran un informe sobre la peligrosidad del terreno. Finalmente, se decide mantener la ubicación en esta parcela pero incorporando medidas sismorresistentes lo que obliga a modificar el proyecto. Este se adjudica al estudio de arquitectura Pinearq, en marzo 2014.

Sin embargo, en enero de 2015 (también año electoral) surge un nuevo problema. La DGA y Acciona no se ponen de acuerdo en el modificado del contrato. El conflicto se saldó con la resolución del contrato con la constructora que, posteriormente, logró que los tribunales le dieran la razón y determinaran que había que indemnizarle con 3,3 millones de euros.

En febrero de 2015, el Gobierno de Rudi decide que ejecutará la obra en dos fases y que la primera la hará la empresa pública Tragsa, que consiste en el movimiento de tierras para preparar la parcela, con un coste de 2 millones de euros. A finales de marzo comenzaron estos trabajos.

Con el cambio de Gobierno en mayo de 2015 (PSOE-CHA) se vuelve a hablar de cambiar el proyecto para adecuarlo a la normativa sobre eficiencia energética. Esta nueva adaptación salió a licitación a finales de marzo de 2016 y la licitación de la obra, en junio de 2018. 

El proyecto se ha tenido que licitar con la nueva Ley de Contratos Públicos que ha obligado a sacarlo dividido en nueve lotes, lo que ha supuesto una mayor complejidad administrativa. Todos los lotes están ya adjudicados y en 25 de febrero se firmó la primera acta de inicio de obras entre el Servicio Aragonés de Salud y la UTE ACSA Obras&Vialex que es la encargada del lote 8 (Transversal) que se ocupa de los trabajos previos de preparación del terreno y el suministro de agua y luz durante los trabajos, entre otras cosas. También, este mes de abril se firmó el lote 1, de Cimentación.

Ahora habrá que esperar a ver si pueden continuar los trabajos, si se resuelve el asunto de las licencias.

El Colegio Oficial de Médicos de la provincia mostró su preocupación sobre este asunto y reclamó un pacto por la Sanidad para que, de una vez por todas, esta infraestructura se convierta en realidad.

El presidente del Colegio de Médicos de Teruel, Ismael Sánchez, señaló que es “muy triste” que surja un nuevo contratiempo para este proyecto por el que el que los turolenses llevan doce años esperando y confió en que sean “motivos técnicos” que se resuelvan lo antes posible lo que hayan llevado a esta situación y no “una lucha partidista”.

“Hay que llegar a un pacto por la Sanidad y trabajar todos en la misma línea, intentar sumar y no restar para que los proyectos vayan adelante”, reclamó Sánchez.