Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Antonio Gómez Cantero

El obispo de la diócesis de Teruel y Albarracín recuerda a las parroquias las medidas frente al coronavirus

Toda la provincia, en alerta 2

El obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, Antonio Gómez Cantero, ha remitido un comunicado a las parroquias para recordarles las nuevas normas que regulan el nivel 2 de alerta sanitaria del nuevo decreto ley que está ahora en vigor en todo Aragón insistiendo en la importancia del cumplimiento de la ley para el control de la pandemia. 

“Como ya estáis viendo la lucha contra la Covid-19 debe exigir cambios en nuestras costumbres pastorales, y no solo sociales. Nosotros debemos ser rigurosos en el cumplimiento de estas leyes que establecen el régimen jurídico de alerta sanitaria para el control de la pandemia, por el bien de todos”, señala el obispo.

El documento recuerda los nuevos aforos para los lugares de culto que son del 50% y que hay que informar del aforo permitido en la puerta de la iglesia. Se detalla la restricción de personas en entierros y velatorios a 25 personas en espacios abiertos y 15 en espacios cerrados. La comitiva no podrá superar las 25 personas. 

Las celebraciones nupciales, comuniones, bautizos, confirmaciones en establecimientos de hostelería y restauración respetarán las medidas generales de seguridad interpersonal, la separación de 1,5 metros, no superando en ningún caso, 20 personas en el interior y 35 en el exterior. 

Con motivo de la proximidad de Todos los Santos y la conmemoración de fieles difuntos se insiste en que hay que cumplir con “rigurosa prudencia las medidas publicadas” y se plantea la posibilidad de que se establezcan más horarios de misas y de este modo evitar aglomeraciones. Si hubiera celebraciones en el cementerio se aconseja que sea en el exterior (si es en la capilla, con un aforo de cinco personas más el sacerdote). Para las celebraciones al aire libre hay que asegurar la distancia interpersonal de al menos 1,5 metros, el uso obligatorio de mascarilla y limitar al 50% el aforo del lugar reservado y acotado para la celebración. 

Gómez puntualiza que el protocolo de catequesis se inspira en los protocolos escolares y no en los de las reuniones sociales, por eso los grupos pueden seguir siendo de diez niños (en el denominado “grupo burbuja”), aunque considera que se debería de valorar, en diálogo con los padres y catequistas, la posibilidad de reducir los grupos a seis personas, más la catequista. “También podemos “ensayar” la catequesis en familia”, propone el obispo.