Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen del centro penitenciario de Teruel

El personal de la prisión de Teruel exige una rectificación a Instituciones Penitenciarias sobre la nota con la supuesta "normalidad" en el centro

Los trabajadores protestan por la actitud de la Administración con el brote del coronavirus

Los trabajadores de la prisión de Teruel exigieron el viernes una rectificación a Instituciones Penitenciarias por la nota de prensa difundida el pasado jueves en la que aseguraba que comenzaba a recuperarse la normalidad. Argumentan que en la misma no se dice la verdad sobre la situación del centro, puesto que el 64,7% de los internos siguen dando positivo, ha habido incidentes que no reconoce la Administración y se ha primado cubrir los turnos antes que la salud del personal, entre otras cuestiones. La Asociación Profesional de Trabajadores Penitenciarios Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM) presentó un escrito ante la dirección para expresar esa queja y proponer medidas alternativas a las que se han tomado para buscar una solución, mientras que ACAIP-UGT emitió un comunicado en el que denunció las no verdades del comunicado y exigió que los datos que se den a los medios de comunicación “se ajusten a la realidad”.
El personal de la prisión de Teruel lleva semanas al límite, aguantando y poniendo todo de su parte, incluida su salud, para garantizar el funcionamiento del centro penitenciario a pesar de haber tenido un brote en unas instalaciones de este tipo como no ha habido en otros sitios, ya que el 71% de la población penitenciaria llegó a dar positivo. Ha tenido que soportar sobrecarga de trabajo (en un turno de guardia llegaron a dar positivo 4 de los 7 trabajadores que lo integran), insultos por parte de algunos presos e incidentes regimentales que a punto han estado de tener consecuencias, como el caso de una funcionaria que estuvo cerca de recibir el impacto de una bandeja arrojada al patio desde una celda.
Los funcionarios de los centros penitenciarios están muy curtidos a la hora de trabajar en situaciones complicadas y sobre los de Teruel se dice que se caracterizan por su estoicismo, pero el desafortunado comunicado de Instituciones Penitenciarias y los intentos de la Administración de no informar sobre la realidad en el interior del centro en lugar de aportar soluciones ha sido la gota que ha colmado el vaso.
El sindicato ACAIP-UGT Teruel denunció ayer a través de una nota de prensa que desde la Administración se está “maquillando la realidad”, mientras que la Asociación de funcionarios de prisiones Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM) en Teruel aseguró en su cuenta de Twitter que se ha primado la asistencia al trabajo sobre la salud del personal al haberse demorado durante muchos días las pruebas PCR. Esta misma asociación profesional presentó un escrito ayer al consejo de dirección de la cárcel para que Instituciones Penitenciarias rectifique y además propone medidas para empezar a buscar soluciones a la situación creada.
“Podemos llegar a entender que la Administración en momentos previos al actual brote hubiera tomado decisiones no acertadas basándose en criterios opuestos a la lógica, las recomendaciones generales y lo que en otras instituciones se estuviera llevando a cabo”, afirma el sindicato ACAIP-UGT en el comunicado difundido ayer, para precisar que “lo que no llegamos a comprender es que después de las consecuencias sufridas en lugar de tomar las riendas y apoyar a internos y trabajadores del centro en estos momentos tan difíciles continúen maquillando la realidad”.
TAMPM-Teruel se refirió irónicamente en un tuit de su cuenta de Twitter al Ministerio del Interior, de quien depende Instituciones Penitenciarias, como el “Ministerio de la Verdad” por el relato que la Administración ha hecho de la situación de la prisión al no ajustarse a la realidad.

Salud de los trabajadores 
Además, esta asociación profesional de funcionarios de prisiones denunció en otro tuit que la Administración ha primado la asistencia al trabajo por encima de la salud de los trabajadores, puesto que no se han realizado PCR a todo el personal de la cárcel en contra de lo que afirma Instituciones Penitenciarias. La misma denuncia hace ACAIP-UGT en la nota de prensa difundida.
La Asociación profesional TAMPM-Teruel recuerda en este sentido que se prometió hacer las pruebas “en tres días a los funcionarios de vigilancia y se demoraron ocho días para no dejar los servicios descubiertos”, con lo cual se estuvo priorizando “la asistencia al trabajo sobre la salud”. Y también critican que para el “Ministerio de la Verdad” no sean incidentes regimentales lo que se ha vivido dentro de la cárcel como “celdas inutilizadas, quema de colchones y otros enseres, lanzamiento de objetos al patio, aporreo de puertas e insultos a los trabajadores”.
En la misma línea se expresa la asociación de funcionarios en el escrito enviado ayer a la dirección del centro, donde se denuncian protestas individuales y colectivas, algunas violentas, así como llamadas al plante, que solo la “excelente profesionalidad de los compañeros de vigilancia” ha impedido que derivaran hacia situaciones más graves. ACAIP precisa que aunque no han sido muchos los incidentes, esta situación “sí ha afectado al estado anímico y a la libertad de movimientos dentro de la prisión de los internos, mostrándose con un alto grado de preocupación, ansiedad e incertidumbre”.
Tanto TAMPM como ACAIP-UGT denunciaron que es falso que el día 26 de enero se conocieran todos los resultados de las pruebas a los internos, o que se hayan hecho PCR a todos los trabajadores puesto que se han dejado fuera a compañeros de diversas áreas. Aseguran que 20 compañeros han dado positivo, después de que solo se hayan realizado pruebas a 89 y se hayan dilatado en el tiempo.
Rechazan también las cifras dadas por la Administración sobre los positivos, ya que ambas entidades sitúan en 121 los internos que siguen dando positivo, lo que supone el 64,7% de la población total, por lo que solo los servicios básicos siguen en funcionamiento.
ACAIP-UGT denunció que la Administración “continúa sin asumir responsabilidades” ni está apoyando al centro en los momentos “tan difíciles” por los que está pasando y en los que “está en juego la salud de unas 300 personas entre internos y trabajadores”, por lo que solicitó veracidad en la información que facilita Instituciones Penitenciarias, ya que la situación actual del centro no deja de ser un “efecto ‘boomerang’ de las decisiones tomadas desde los despachos”.
La delegada de la sección sindical de ACAIP Teruel, María Jesús Fuertes, explica en el comunicado que fue el 21 de enero cuando “por sintomatología clara de un interno del módulo 16 y contacto directo con otro interno que sí había dado positivo” se constató el brote, y la desinfección por parte del Ejército no se hizo hasta el 1 de febrero.
ACAIP lamenta por otra parte que los trabajadores sanitarios de la prisión de Teruel vayan a ser los últimos en ser vacunados, y destaca que “gracias al esfuerzo de toda la plantilla no se ha colapsado el funcionamiento de la prisión”, aunque no puedan llevar una vida normal al estar suspendidas las actividades por el brote. En cuanto al llamado ‘módulo libre de Covid’, ACAIP dice que en realidad es un ala de otro módulo sin patio, ni sala, ni comedor propio”.