Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Desembocadura del río Ulldemó en el río Matarraña. José Puche

El plan de pesca 2021 veda los embalses de Balagueras, Lechago y Las Tosquillas

También se amplía la prohibición de pescar hasta la confluencia de los ríos Matarraña y Ulldemó

El plan de pesca de Aragón para la temporada 2021 que ha hecho público esta semana pasada el Gobierno de Aragón ha declarado tres nuevas zonas de veda en la provincia: los embalses de Las Balagueras, de Lechago y Las Tosquillas. Asimismo, el plan veda nuevos tramos de los ríos Matarraña y Ulldemó -afluente del primero- aguas arriba de la confluencia de ambos ríos. Asimismo, el plan amplia las zonas de veda en el Arroyo de Garbe.

La presencia confirmada por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) de especies invasoras como la almeja asiática y el mejillón cebra son los dos motivos por los que en esta temporada queda prohibida la pesca en el embalse de Las Balagueras, en Rubielos de Mora.

Según explicaron fuentes de la sección de caza y pesca del servicio provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón, este pantano ya quedó vedado en una resolución del departamento del año pasado, una prohibición que ahora “ha quedado formalizada” al quedar incorporar al plan de pesca de 2021. Según estas fuentes, “la CHJ confirmó la presencia de especies invasoras en sus aguas”, y una de las medidas que se adoptan en estos casos es la prohibición de la pesca “para evitar que con las artes de pesca o las botas de los pescadores las larvas de estas especies se transmitan de un sitio a otro”. El objetivo de este vedado es, por tanto, evitar la propagación de estas especies, que han ido colonizando embalses en todo el país.

En cuanto a Lechago (Calamocha) y Las Tosquillas (Mora de Rubielos) su vedado obedece a que “son embalses de nueva creación, posteriores al año 2007, y la legislación de especies exóticas -Ley 42/2007 de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y la Biodiversidad- establece la prohibición de pescar especies alóctonas (no autóctonas) en estos embalses”, señalaron fuentes del departamento de Medio Ambiente. 

El plan de pesca señala en su anexo número XII de forma específica las aguas en las que sí está permitido pescar siluro, salvelino, black bass, perca, lucioperca, alburno, rutilo, escardino y carpa en régimen de captura y suelta voluntaria. En todas las aguas que figuran en este Anexo se comprobó que las especies exóticas invasoras que menciona el plan de pesca y a las que se refiere la ley de 2007 ya estaban allí antes de que entrara en vigor la nueva ley de biodiversidad.

El plan de pesca de este año  reconoce que en los embalses de Lechago y las Tosquillas “se tiene constancia en ambos de la presencia de especies exóticas, pero al estar construidos con posterioridad a 2007, no se pueden incorporar al anexo XII de esta Orden y, por lo tanto, no se puede autorizar la pesca las especies exóticas”.

Según fuentes de la sección de Caza y Pesca, el vedado de ambos embalses se ha llevado a cabo “de acuerdo con la Federación de Pesca”. En este sentido, recordaron que “ahí no se pueden pescar especies autóctonas, porque no hay trucha”.

Matarraña y Ulldemó

En cuanto a la ampliación de los vedados de los ríos Matarraña y Ulldemó y de Arroyo de Garbe (en Terriente), la prohibición de pesca se basa en el caudal irregular de estos tres ríos durante el año, así como por la presencia de cangrejo autóctono. No obstante, el plan de pesca reconoce la “escasa afluencia de pescadores” en los tres. Según fuentes de la sección provincial de Caza y Pesca, “en Matarraña y Ulldemó se intenta proteger la trucha autóctona, aunque además se trata de ríos de caudal irregular en donde apenas se pesca y, por último, tienen presencia de cangrejo de río”. Por otra parte, señalaron que estos tramos destacan por su alto valor ecológico, “tanto el Matarraña como el Ulldemó”, de manera que “se veda un tramo más amplio, desde el nacimiento hasta que los dos ríos confluyen”. Anteriormente, el vedado de pesca se encontraba aguas arriba.

Más cambios

Otras novedades de este plan de pesca 2021 es la ampliación del vedado del Arroyo de Garbe, en Terriente. Queda prohibida la pesca en todo el recorrido “hasta la desembocadura en el río Blanco, también conocido como río de la Fuente del Berro. Los motivos son los mismos que están detrás de la ampliación de zona vedada en los ríos Matarraña y Ulldemó: caudal irregular, escasez de agua, poca afluencia de pescadores.

Por último, en lo que concierne a la provincia, se ha introducido una “pequeña modificación” en un coto social de Tramacastilla, que consiste en que la zona de pesca se recorta en 250 metros hasta llegar al Puente de Tramacastilla. También, según fuentes de la sección de Caza y Pesca, ha quedado anulado el coto deportivo de Villel-Libros, que llevaba bastantes años sin actividad. En este caso, “deja de ser coto deportivo, pero queda como tramo libre de captura y suelta”.

Río Guadalope

Por segundo año consecutivo, las aguas del río Guadalope entre el embalse de Santolea hasta la cola del embalse de Calanda están vedadas para la pesca. La decisión del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en relación a la prohibición de pescar en estas aguas se mantendrá en tanto no terminen las obras de construcción de la nueva presa de Santolea y se recupere la biodiversidad en este tramo. Esta parte del Guadalope quedó vedada en el plan de pesca de 2020 a raiz del importante vertido de lodo que se produjo como consecuencia del desembalsado de agua desde el pantano, que se llevó a cabo en el último trimestre de 2018 para que pudieran iniciarse las obras de construcción de la nueva presa del cañón.

El plan persigue la conservación de la biodiversidad

El Gobierno de Aragón ha publicado el plan regulador de pesca, para la temporada 2021, cuyo objetivo es la conservación y el fomento de las especies objeto de pesca y la protección de los ecosistemas junto al importante impacto económico que tiene en el territorio. 

Sus objetivos se centran en recuperar el potencial de las aguas trucheras en Aragón, estableciendo los cupos, medidas, cebos y artes respetuosos con la especie. Como en otras temporadas, en este plan de pesca se establecen medidas para evitar la propagación de Especies Exóticas Invasoras (EEI), haciendo especial hincapié en la adopción de los protocolos de desinfección. 

El Capítulo IV de la normativa recoge lo relativo a la pesca de especies alóctonas o exóticas.