Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Carmen Susín durante su intervención en el pleno de Cortes del viernes

El PP abre el debate en las Cortes para una fiscalidad diferenciada

Susín anuncia una moción pensada para favorecer a zonas despobladas

El PP abrió ayer el debate en las Cortes de Aragón para avanzar hacia una fiscalidad diferenciada en las zonas rurales despobladas de la Comunidad Autónoma, durante una interpelación de la diputada Carmen Susín al consejero de Hacienda y Administración Pública, Carlos Pérez Anadón. Susín anunció la presentación de una moción en la próxima sesión plenaria que contemple planteamientos como los hechos en el informe que hizo la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA), mientras que el consejero aseguró que se está avanzando en esa cuestión desde el Ejecutivo con iniciativas como la futura ley de Dinamización del Medio Rural, si bien advirtió que poco se podía hacer con el tramo autonómico de los tributos si no se complementaba con otras medidas transversales y mientras no se reformase el sistema de financiación autonómico.
La interpelación presentada por la diputada del PP fue con afán constructivo, según expresó también con el tono utilizado a la hora de plantear la propuesta, con la intención de que pueda haber un acuerdo antes de que finalice la legislatura.
En este sentido, Susín recordó que esa fiscalidad diferenciada es un compromiso recogido en el programa electoral del PSOE, lo mismo que en el del PP y los de otras fuerzas políticas, y que figura en el acuerdo de investidura del cuatripartito.
“Nuestro objetivo es aportar, abrir un debate que culmine con medidas efectivas en esta legislatura”, dijo la parlamentaria popular tras argumentar que ese objetivo es común en todas las fuerzas políticas para combatir la despoblación y que hay que “sumar esfuerzos” para avanzar en ese camino.
 La diputada popular leyó el punto 293 del programa electoral socialista en el que figura ese compromiso, al igual que lo recogieron en el suyo los populares, e incidió en que es una demanda social que se plasmó en 2019 en el informe “Una fiscalidad diferenciada para el progreso de los territorios despoblados en España” elaborado por las organizaciones empresariales y la Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA) que impulsan las provincias de Teruel, Soria y Cuenca.
En el mismo, recordó Susín, “ya se afirmaba que es posible una fiscalidad reducida en las zonas despobladas y para ello solo hace falta voluntd política”. Incidió en que son muchas las voces en Aragón que reclaman esa fiscalidad diferenciada, incluido el comisionado de la lucha contra la despoblación.
La diputada popular consideró que es el momento para impulsar esa fiscalidad especial cuando debido a la pandemia hay gente que va a tener que reinventarse y que seguramente habrá puesto su mirada en el retorno al medio rural.

Necesidad de la propuesta
“Hoy es más necesario que nunca una propuesta fiscal con el objetivo de crear esos incentivos que eviten la despoblación y que incentiven sobre todo la repoblación mediante el reconocimiento de una zona fiscal especial” para estos territorios, dijo Susín, quien aseguró que el coste para la Comunidad Autónoma sería mínimo “y se recuperaría a medio plazo con el incremento de la actividad económica que se generaría en esos territorios”.
Entre las medidas que deberían aplicarse citó la reducción del tipo de gravamen en la tarifa autonómica del IRPF, las deducciones en la cuota del tramo autonómico sobre las rentas de autónomos asalariados y del capital en los municipios considerados despoblados, las reducciones en el tipo de gravamen en los impuestos sobre el patrimonio o actos jurídicos documentados, sucesiones y donaciones para residentes.
Se trata de medidas, aseguró la diputada del PP, que ya se han puesto en marcha en otras comunidades como Cantabria, Galicia o Castilla y León, además de apuntar que el mes pasado el Ejecutivo de Castilla-La Mancha aprobó un anteproyecto de ley de medidas económicas sociales y tributarias contra la despoblación y el desarrollo rural.
Con esos planteamientos los populares llevarán al próximo pleno una moción “abierta”, no cerrada, para que sea vista como una “propuesta para el trabajo, el diálogo y el consenso” en la lucha contra la despoblación dirigida a poder establecer una fiscalidad diferenciada “como una herramienta más para fijar población y actividad económica”.
Instó a todos los grupos a sentarse y abrir una mesa de trabajo en la que “aportemos todos propuestas y tratemos de llegar a un acuerdo”. Susín se mostró convencida de que “podremos sentirnos cómodos en el apoyo a esa moción que traeremos al próximo pleno”.
El consejero de Hacienda y Administración Pública, Carlos Pérez Anadón, respondió a la diputada popular que el Ejecutivo estaba “plenamente comprometido” con la aplicación del principio de igualdad de oportunidades y el desarrollo equilibrado de los territorios, pero advirtió de entrada, “para no engañarnos”, que “la incidencia de la política fiscal a través de los tributos cedidos en la lucha contra la despoblación es limitada”.
Pérez Anadón manifestó que “la fiscalidad diferenciada para el medio rural por sí sola no será eficaz para luchar contra la despoblación si no va acompañada de actuaciones sectoriales de todos los departamentos del Gobierno de Aragón, y de acciones coordinadas entre los diferentes niveles de la administración en el conjunto del territorio”, desde el Estado a las entidades locales y las comarcas.
El compromiso del Ejecutivo, aseguró el consejero, es trabajar en ese equilibrio de “forma transversal”, pero también aclaró que es necesario a nivel del Estado “demandar una reforma clara del sistema de financiación autonómico que tenga en cuenta el coste de los servicios básicos en las regiones con problemas demográficos”.
Se refirió en este sentido también al anuncio hecho por el presidente aragonés, Javier Lambán, de aprobar en esta legislatura una Ley de Dinamización del Medio Rural, en cuya redacción se está trabajando y que establecerá “un marco normativo de medidas de discriminación positiva”, así como mecanismos de “promoción y desarrollo “para dinamizar las zonas del medio rural afectadas por el fenómeno de la despoblación”.
Dicha norma garantizará el compromiso de la DGA de promover medidas normativas para establecer una fiscalidad diferenciada en las zonas rurales, “especialmente en el ámbito de la natalidad, la vivienda, el emprendimiento u otras áreas que puedan valorarse apropiadas para valorar estos incentivos fiscales”, dijo el consejero, quien insistió en cualquier caso en que si esas medidas no se cruzan con otras de otro tipo dentro de la ley de dinamización, será complicado dar una respuesta adecuada al fenómeno de la despoblación.