Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El Reto Demográfico: el Gobierno central quiere incentivar la innovación para el desarrollo de los territorios El Reto Demográfico: el Gobierno central quiere incentivar la innovación para el desarrollo de los territorios
Personal trabajando en el Observatorio de Javalambre, una de las Infraestructuras Científico y Técnicas Singulares del país

El Reto Demográfico: el Gobierno central quiere incentivar la innovación para el desarrollo de los territorios

Una de las políticas que se impulsarán será la creación de una red de centros que sean motores

La innovación y el desarrollo ligado a ella se presentan como fundamentales en los planes del Gobierno central para favorecer el reequilibrio territorial y dar un nuevo impulso a las zonas rurales despobladas. Así lo contempla el tercer eje del Plan de Medidas frente al reto demográfico, que prevé el desarrollo de 7 políticas diferentes para favorecer que la innovación en el territorio atraiga y fije población, además de generar nuevas actividades económicas en el mundo rural, y mejore la prestación de servicios en los pequeños municipios. Entre las iniciativas a realizar está la creación de una red de centros de innovación territorial que actúen como motores.

El tercer eje del Plan de Medidas recientemente aprobado por el Gobierno prevé también que el propio sistema de investigación e innovación nacional incorpore en sus objetivos las áreas rurales como espacios de oportunidades. Y no solo eso sino que mire hacia ellos para incorporarlos en su organización territorial, así como en sus líneas de actuación.

A través de las siete medidas que se plantean, a desarrollar por cuatro ministerios distintos, se busca avanzar en el impulso de la innovación social y territorial en las áreas en riesgo demográfico, además de extender la red de territorios inteligentes hacia las zonas rurales y de interior.

Otros dos objetivos de las medidas recogidas en el plan pasan por la promoción de la investigación en zonas con riesgo demográfico, y la incorporación de la perspectiva rural en el sistema público de investigación e innovación, tal como detalla el plan.

La primera medida que se plantea es un proyecto tractor de territorios inteligentes, lo que se conoce como smart cities, para que se puedan prestar servicios públicos a lo largo del territorio recurriendo a las tecnologías de la información y la comunicación.

Pero un motor importante de este eje es el desarrollo de una red de centros de innovación territorial, que se considera clave dentro de estas políticas, porque los mismos han de impulsar iniciativas de desarrollo y colaborar entre ellos.

Estos centros de innovación territorial, a los que ya se han referido en más de una ocasión tanto la ministra Teresa Ribera como el secretario general del Reto Demográfico, Francisco Boya, en sus intervenciones en las Cortes Generales, deberán encargarse de impulsar actuaciones que hagan posible los procesos de transformación social que requieren los territorios despoblados.

La intención es que no actúen de forma aislada sino coordinada entre ellos. Por ese motivo se propone que se genere una red de nodos de innovación territorial “que trabajen interconectados y faciliten el desarrollo de iniciativas de emprendimiento”.

Interconectados

Estos centros se conciben como un hub rural, es decir, un mecanismo que los mantiene interconectados, lo que permitirá generar de esa manera “ecosistemas  de innovación” que deberán desarrollarse en entornos colaborativos desde los que actuar de forma organizada “con perspectiva innovadora para generar nuevas oportunidades en el territorio rural a través de un proceso de acción creativo y transformador”.

Son fundamentales para sacar adelante iniciativas que dinamicen estos territorios, ya que el plan les encomienda precisamente desarrollar aquellos proyectos innovadores y transformadores aprovechando las oportunidades de nuevos talentos al igual que de empresas ya consolidadas en las zonas donde se intervenga, apoyándose para ello tanto en la iniciativa pública como en la privada.

Se considera importantísimo para el desarrollo de estos hub rurales la colaboración entre los actores del ecosistema de cada territorio, puesto que a través de ese mecanismo es posible ayudarse entre ellos y generar sinergias para incrementar el conocimiento.

Estos centros de innovación ayudarán al emprendimiento mediante la formación para la creación de empresas, la incubación de proyectos, el asesoramiento y seguimiento o la dotación de espacios de trabajo. Todo ello enfocado a un crecimiento vertical y lateral de los modelos de negocio a través de la colaboración y la retroalimentación, incluidas las soluciones de inversión mediante financiación tanto pública como privada.

El plan recalca dentro de esta política la importancia de fomentar la “comunicación y divulgación de información a grupos de interés con el objeto también de atraer iniciativas al Hub, y en la comunicación a la ciudadanía para dar visibilidad al proyecto, y para concienciar sobre el modelo e informar sobre proyectos, éxitos y fracasos”. De ahí que se plantee la creación de una red de centros rurales de innovación conectados mediante una plataforma digital.

El plan del Gobierno pretende por otra parte dar un impulso a los centros e infraestructuras científico-técnicas ya existentes y repartidas por todo el territorio, “fomentando la inversión y facilitando la contratación de personal y el establecimiento de programas de atracción de talento a las infraestructuras en zonas con riesgo de despoblación”.

 

Infraestructuras ICTs

Teruel cuenta con una de estas Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTs), el Observatorio Astrofísico de Javalambre dependiente del Cefca. La medida se ha empezado a vislumbrar ya incluso antes de que se aprobara el Plan frente al Reto Demográfico puesto que por primera vez desde que se creara el centro los Presupuestos Generales del Estado de 2021 contemplan una partida para contribuir a su funcionamiento, que hasta ahora corría a cargo exclusivamente del Gobierno de Aragón. En el documento se afirma que se trabajará en esa línea, en la colaboración bilateral con las comunidades autónomas para asumir una financiación conjunta.

La cuarta medida plantea el impulso de la compra pública de innovación que contribuya a la búsqueda de soluciones a diferentes cuestiones del reto demográfico, así como “introducir mejoras en la ejecución de los fondos regionales para I+D+i en comunidades autónomas con zonas despobladas en las próximas Estrategias de Especialización Inteligente”, a partir de la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027. De esa forma se pretende, entre otros objetivos, emplear al cliente público como lanzador o referente de dichas tecnologías innovadoras.

Las otras tres políticas previstas en el plan son reforzar la Red de Impulso de Ciudades de la Ciencia y la Innovación, ampliando su alcance a zonas despobladas; promover la investigación sobre el reto demográfico para aportar soluciones; e instaurar la Capitalidad Española de la Economía Social, cuya sede este año ha recaído en Teruel capital.