Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El sector porcino necesita mano de obra cualificada para su modernización El sector porcino necesita mano de obra cualificada para su modernización
Olona, Faci, Costa y Martínez, tras la firma del convenio de colaboración para la implantación de la FP Dual en el sector porcino

El sector porcino necesita mano de obra cualificada para su modernización

Educación y el clúster i+Porc colaboran en la FP Dual de Producción Agropecuaria

El sector porcino aragonés, que lidera la producción a nivel nacional y que genera el 3,5% del PIB regional y 12.000 puestos de trabajo, necesita mano de obra cualificada para hacer frente al proceso de transformación digital. Por este motivo, el Gobierno de Aragón y la Asociación Clúster Nacional de Productores de Ganado Porcino (i+Porc) han firmado un acuerdo de colaboración para impulsar la cualificación en este ámbito a través de un proyecto de FP Dual en el ciclo de grado medio de Producción Agropecuaria, que en Teruel se imparte en el CPIFP San Blas y cuyos alumnos hacen prácticas en la granja de producción de lechones Cañalafuente de Portesa ubicada en Singra.
En la firma del convenio de colaboración, que tuvo lugar este lunes en una de las instalaciones de Portesa en Singra, participaron el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci; el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona; el director general de Innovación y Formación Profesional, Toni Martínez; el presidente del Clúster i+Porc, Eduardo Costa; el presidente de Naturuel Corporación Agroalimentaria, a la que pertenece Portesa, Clemente Garcés; y el director del CPIFP San Blas, Eloy Mayo, entre otros representantes institucionales y empresariales.
En este proyecto se han involucrado como promotores, además del Gobierno de Aragón y el clúster i+Porc, Dualiza Bankia y Fundación Kerbest. Por lo que respecta a los centros educativos que participan, además del CPIFP San Blas, aparecen el CPIFP Montearagón (Huesca), el CPIFP Movera (Zaragoza) y el IES Mar de Aragón (Caspe).
El acuerdo ha permitido que este curso 17 alumnos de estos cuatro centros educativos realicen sus prácticas desde enero y hasta el 14 de septiembre en las granjas integradas de las compañías Ars Alendi, Cooperativa de Caspe, Cincaporc, Grupo Jorge, Mazana, Piensos Costa, Portesa, Uvesa, Vall Companys, Explotaciones Bajo Aragón y Aragonesa de Piensos.
Los firmantes del convenio visitaron este lunes las instalaciones de Portesa, donde mantuvieron un encuentro con los tres alumnos del CPIFP San Blas que cursan la FP Dual y los responsables del grupo empresarial Naturuel, que desarrolla un proyecto de valorización de materias primas, transformándolas en el lugar donde se producen en productos de calidad diferenciada.
El presidente del clúster i+Porc, Eduardo Costa, señaló que Aragón es, tras Castilla La Mancha, la segunda comunidad en incorporar la FP Dual en el sector porcino, que al año que viene quieren extender a Navarra. 
Costa indicó que el sector se encuentra en un proceso de transformación digital y de búsqueda de la sostenibilidad ambienta, el bienestar animal y la seguridad alimentaria, avances para los que necesita contar con mano de obra cualificada. Por eso, invitó a los jóvenes a interesarse por las oportunidades de empleo que ofrece.
Faci destacó que el departamento de Educación trabaja con los clúster para que la formación esté vinculada al desarrollo económico y a la creación de empleo cualificado y de calidad. Añadió que el 90% del alumnado que cursa una FP Dual encuentra trabajo antes de los seis meses de terminar los estudios, y el 80% de ellos en el sector para el que se han formado. 
Admitió que el número de titulados en FP de la familia profesional agraria es notablemente inferior al demandado por las empresas, por lo que manifestó la intención del departamento de ampliar la oferta formativa en este sector, así como en otros en auge como las nuevas tecnologías, la logística o la economía circular. 
“El sector agropecuario precisa mandos intermedios que coordinen el trabajo de equipos de trabajadores de granjas y explotaciones porcinas, un papel que podría desempeñar el alumnado que cursa este ciclo una vez haya completado su formación”, dijo.
Entre los alumnos del CPIFP San Blas, Diego Gonzalvo indicó que su familia siempre ha tenido ganado y tierras, motivo por el que decidió cursar el grado medio de Producción Agropecuaria. Además, es de Camañas, donde Portesa tiene una de sus granjas, por lo que cree que esta FP Dual puede ser una oportunidad para después tener trabajo en su pueblo y no tener que abandonarlo.
Su compañero Diego Díaz es de Teruel pero su intención es irse a vivir a un pueblo, por lo que cree que la formación que ahora recibe puede ayudarle a encontrar empleo en el medio rural.

Sector estratégico
El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, aseguró este lunes en las instalaciones de la granja Cañalafuente de Portesa en Singra que “la única condición” para que el sector porcino continúe con su crecimiento en la región es “la sostenibilidad ambiental”.
“Tenemos mucho margen de crecimiento para el sector porcino, pero hay que hacerlo de manera ordenada y sin cometer los errores que han cometido otros y que les han llevado a una situación insostenible”, comentó al respecto. 
La ganadería porcina es un sector estratégico en Aragón. La región lidera la producción a nivel nacional con 15 millones de cerdos al año, lo que representa el 26% total del país; y ocupa la segunda posición a nivel nacional respecto a las exportaciones con un 22% del total. 
El amplio complejo productivo asociado al mismo (granjas, piensos, logística, transporte, mataderos, etcétera) supone el 3,5% del PIB regional. El porcino supone el 40% del valor total de la producción agrícola y ganadera de la Comunidad Autónoma. Las ventas de carne de porcino y sus derivados de la agroindustria aragonesa, destinada en buena medida a la exportación, se sitúa en torno a los 2.000 millones de euros.
En Aragón hay alrededor de 4.000 explotaciones de ganado porcino, de las que el 58% se sitúan en poblaciones de menos de 1.000 habitantes, lo que convierten al sector en un componente esencial para el asentamiento de población en el medio rural, dado que generan 12.000 puestos de trabajo, de los que 4.900 corresponden a mano de obra directa.