Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

El Tribunal Supremo ratifica la condena del hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas El Tribunal Supremo ratifica la condena del hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas
Palacio de Justicia de Teruel, sede de la Audiencia Provincial, donde fue juzgado el hombre

El Tribunal Supremo ratifica la condena del hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas

Rechaza que hubiera ánimo espurio en la denuncia como alega el acusado
banner click 244 banner 244

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia condenatoria contra el hombre que a finales de 2019 fue condenado por la Audiencia Provincial de Teruel por delitos de violencia y abusos sexuales contra sus dos hijas menores, por los que se le impusieron veinte años de prisión. En su día el acusado ya recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, que rechazó los recursos, mientras que ahora lo ha hecho el Supremo confirmando la sentencia original.

El acusado fue condenado por un delito de violencia habitual en el ámbito familiar a la pena de dos años de prisión, además de por sendos delitos sexuales perpetrados contra dos de sus hijas, menores de edad en el momento de los hechos.

En uno de los casos fue condenado como autor de un delito continuado de abuso sexual a menor de 16 años a la pena de doce años de prisión, además de otros seis años por otro delito continuado de abuso sexual a menor de 16 años.

Víctimas

Las dos víctimas eran sus hijas y desde el inicio de la relación con su pareja la sentencia constató que había mantenido con su esposa una actitud despectiva y humillante.

Desde que una de las hijas tenía 4 años hasta que cumplió 8, el acusado realizó tocamientos en la zona genital de la menor y realizó actos sexuales con la pequeña a pesar de la oposición de esta, que se quejaba del daño que le hacía.

Con otra de sus hijas también realizó en varias ocasiones tocamientos desde que contaba cuatro años de edad, además de colocar su pene en la vagina aunque sin llegar a introducir el mismo.

Las pruebas periciales, además de las testificales de las víctimas y de la madre, corroboraron los abusos cometidos contra las menores, si bien el acusado no ha dejado de recurrir la sentencia condenatoria alegando falta de material probatorio y la existencia de un ánimo espurio por parte de su familia contra él. El fallo del Supremo rechaza estos argumentos y da veracidad a las víctimas y los informes aportados.