Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

En casa hasta el 9 de mayo, los niños saldrán un poco desde el 27 de abril y la desescalada podrá ser por territorios En casa hasta el 9 de mayo, los niños saldrán un poco desde el 27 de abril y la desescalada podrá ser por territorios
Sánchez, ayer en la rueda de prensa en la Moncloa

En casa hasta el 9 de mayo, los niños saldrán un poco desde el 27 de abril y la desescalada podrá ser por territorios

Sánchez desvela los próximos pasos por la crisis del coronavirus

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, anunció anoche que trasladará hoy a los presidentes autonómicos la voluntad de extender el estado de alarma quince días más, hasta el 9 de mayo incluido, y el alivio del confinamiento en los menores, que podrán salir a la calle a partir del 27 de abril.

En una comparecencia de prensa, Sánchez explicó que la fase de desescalada comenzará a partir del 10 de mayo y será "cautelosa y progresiva". "Podremos dar una respuesta diferenciada y asimétrica pero no tiene por qué ser una comunidad autónoma ni una provincia, será por territorios", dijo.

La ampliación del estado de alarma deberá ser aprobada el martes en Consejo de Ministros y debatida y respaldada, previsiblemente el miércoles, en un pleno en el Congreso de los Diputados.

Sobre la salida a la calle de los niños, el jefe del Ejecutivo comentó que se está ultimando la medida y se tratará con el comité científico, aunque el rango de edad está por decidir. El "punto de referencia" y de partida será lo que marca la ley de salud pública, que según indicó fija el techo de los 12 años.

El presidente no quiso concretar cómo se hará este "alivio" del confinamiento en los menores, ya que habrá que hacerlo bajo el amparo del comité de expertos y tras consulta con las comunidades autónomas.

No obstante, aseguró que tras consultar con los expertos, la medida anunciada no supone un riesgo, por lo que "progresivamente se irán tomando otras".

Sánchez también se referió  al "horizonte de desescalada", que va ser "muy complejo" y requerirá unidad política y asesoramiento de los expertos.

"Contemplamos un horizonte de una lenta marcha hacia esa nueva normalidad. Queremos que sea progresiva, con las máximas precauciones y con marcadores evaluables para saber el grado de la pandemia, si está controlada y ver qué pasos podemos dar", explicó.

A la pregunta de si los españoles podrán viajar este verano, Sánchez comentó que "ojalá podamos hacerlo, pero tenemos que ser humildes y saber que nos estamos enfrentando a un virus desconocido".

Y para este tiempo que se abre, Sánchez pidió "un ejercicio de pedagogía" porque habrá decisiones eficaces "que animen a dar dos pasos más, pero habrá otras que no sean eficaces y serán un paso atrás. Pero eso no será un fracaso, si no que vamos aprendiendo cómo resolver al virus".

Pese a los progresos conseguidos, Sánchez admitió que no se puede pasar ahora "a la fase dos, a la desescalada" porque los logros son "insuficientes, pero sobre todo frágiles, y no se pueden poner en riesgo "con decisiones precipitadas".

No obstante, comentó que la nueva prórroga del estado de alarma no será como las anteriores: "Vamos a estar en distintos estados de alarma. Los progresos de estas cinco semanas nos permiten tomar decisiones y vislumbrar esas decisiones", dijo.

También reivindicó que los esfuerzos de la sociedad han logrado que el 42 por ciento de los diagnosticados ya ha superado el Covid-19, una de las tasas más elevadas de los países afectados.

Sánchez volvió a hacer un llamamiento a la unidad política, al consenso y al diálogo para llevar a cabo una serie de pactos para la reconstrucción económica y social del país, que deberían plasmarse en un acuerdo "interinstitucional" en el que también formen parte las autonomías, ayuntamientos, cabildos...

Llamó a acuerdos para emprender medidas financieras y fiscales para reconstruir el tejido empresarial y la creación de empleos, con especial atención a pymes, autónomos y sectores más afectados como la industria, la cultura, el turismo o la hostelería; y unas medidas sociales destinadas a las personas más vulnerables y más castigadas por la pandemia.

"España se prepara para la mayor caída del PIB desde la guerra civil. Cuando salgamos a la calle nos encontraremos ante una nueva normalidad marcada por los estragos de una guerra sin bombas que debemos afrontar desde la unidad de todas las fuerzas políticas. Dejemos los reproches y la ideología a un lado y seamos responsables y generosos", señaló Sánchez.

Extendió ese llamamiento a la Unión Europea -"Europa somos todos y es ahora el momento de demostrarlo"- y confesado que, aunque el pulso está siendo "tenso", han logrado ya que la presidenta de la Comisión Europea se comprometa a destinar "cada euros" de los fondos para la reconstrucción de los países más castigados por la pandemia en el viejo continente.

Finalmente, adelantó que el Gobierno hará "tan pronto como sea posible" un homenaje a las víctimas del coronavirus y a los "héroes que están salvando tantas vidas".

"Comparto con todos la amargura y el pesar por ver a compatriotas que nos han dejado y a familias que no han podido despedirse de sus seres queridos y sin duda alguna por la angustia que tienen por ver a sus seres queridos regresar a sus casas y abandonar el hospital", manifestó.