Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La directora general de Comercio, Ferias y Artesanía, Eva Fortea, en el Tozal, una de las calles más comerciales de Teruel

Eva Fortea: directora general de Comercio, Ferias y Artesanía: “Hemos sido innovadores con ayudas al comercio de proximidad en pueblos de menos de 300 habitantes”

Considera que estos pequeños negocios han dado la cara durante la pandemia y la gente lo ha agradecido

La directora general de Comercio, Ferias y Artesanía del Gobierno de Aragón, la turolense Eva Fortea, explicó que las líneas de ayuda abiertas para estos sectores tienen como objetivos fundamentales su dinamización, promoción y digitalización, así como estimular la colaboración público-privada. 

Fortea quiso agradecer al sector del comercio “su profesionalidad” durante los últimos meses, tanto a los que estuvieron trabajando en el periodo de confinamiento como a los que se han ido reincorporando a la actividad, “por su esfuerzo físico y psíquico, que ha sido mucho, y por su responsabilidad con la sociedad”.

-¿Qué situación atraviesa el tejido comercial aragonés?

-El sector estaba bastante preocupado con respecto al tercer trimestre, pero hechos como la “vuelta al cole” o al trabajo presencial, están ayudando a que los datos sean esperanzadores, en subsectores como el textil o el equipamiento personal, que habían sufrido estos meses. Incluso, según algunas herramientas que monitorizan los pagos con tarjeta, el ticket medio ha subido un poquito todos los sectores con respecto a esta misma semana del año pasado. Tras el confinamiento, la actividad repuntó en las categorías que habían estado más reprimidas para después estabilizarse. También está funcionando bien el subsector de equipamiento del hogar, quizá porque ante el miedo a un nuevo confinamiento, los ciudadanos quieren subsanar las carencias que hemos sentido.

-El sector del comercio fue uno de los más castigados durante el estado de alarma…

-La actividad comercial fue una de las primeras paralizadas por el decreto del estado de alarma y además esta paralización de la actividad fue de la noche a la mañana. La cuenta de ingresos pasó a cero de un día para otro y sin previo aviso, lo que hizo que la gestión de los negocios fuera igual hasta ese momento, por lo que se mantuvo el nivel de aprovisionamiento de mercancías, con el consiguiente acúmulo de stocks. El subsector de equipamiento personal y textil se había preparado porque la campaña de primavera era inminente, pero no la pudieron lanzar. Además, la pandemia trajo consigo un cambio en los hábitos de vida y consumo que supuso una disminución en la facturación. Por otro lado, el comercio declarado como actividad esencial nos hizo ver la necesidad de contar con una red básica de abastecimiento, sobre todo en un territorio de muy baja densidad comercial como Teruel, con un tejido representado por micropymes y autónomos que nos han salvado en esta situación.

-¿Qué importancia tienen las ayudas públicas para mantener esa red?

-Desde el Partido Aragonés tenemos muy claro que para salir de esta crisis es muy importante ayudar al tejido productivo y generador de empleo. Es una responsabilidad de las administraciones públicas gestionar a corto plazo pero pensando en el largo; que lo que hagamos hoy sea útil y beneficioso para el futuro. Por eso, como recoge la Estrategia Aragonesa para la Recuperación Social y Económica, desde el Departamento de Industria, Competitivdad y Desarrollo Empresarial, se han lanzado una serie de ayudas para el sector que refuerzan las líneas en las que ya se trabajaba desde la Dirección General de Comercio , Ferias y Artesanía: dinamización, promoción, digitalización y  colaboración público-privada.

- ¿También por eso la primera línea de ayudas en lanzarse fue la dirigida al comercio en localidades pequeñas?

-El departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial del Gobierno de Aragón, a través de la dirección general de Comercio, Ferias y Artesanía, convocó ayudas para el apoyo a los gestores de multiservicios y a los comercios de proximidad en pequeñas localidades y municipios de menos de 300 habitantes con un presupuesto de 190.000 euros. Es una acción innovadora,  desde el Partido Aragonés, creemos que es fundamental apoyar a los comerciantes de nuestro territorio, en este caso con ayudas para el gasto corriente, es decir, con las facturas de electricidad, teléfono o calefacción. Porque somos conscientes de que en verano, Semana Santa o Navidad funcional muy bien, pero que después atraviesan meses muy duros, en los que se convierten en la tienda de los olvidos. Entonces tienen una facturación muy baja y gastos difíciles de asumir.

-¿Ha tomado conciencia la ciudadanía de la importancia de estos establecimientos?

-El confinamiento ha sido como una campaña de concienciación del consumidor, sobre todo en los pueblos, donde el comercio de proximidad fue vital en el servicio a los ciudadanos y en el abastecimiento, estos neocios pasaron de ser “las tiendas de los ovidos”, a prestar un servicio esencial. Los comerciantes han estado cuando más se les  ha necesitado y la población loha agradecido y está concienciada al respecto.

-¿Han recibido muchas solicitudes?

-Esta convocatoria en concreto se publicó el 8 de julio y ahora las solicitudes están en fase de valoración. En el conjunto de Aragón, ha habido un centenar y más de la mitad se corresponden con la provincia de Teruel. De los 114 multiservicios que hay en la Comunidad, 81 están en Teruel, lo que quiere decir que mantenemos una oferta comercial básica en los pueblos pequeños. Desde aquí quiero agradecer a todas las asociaciones de comercio y agentes de desarrollo local el trabajo que han hecho para difundirlas y que fueran solicitadas por los comercios de proximidad.

-Previamente, también se aprobaron los convenios para ejecución de los Planes Camerales de Competitividad e Internacionalización…

-Sí,  la colaboración con las Cámaras de Comercio, permite llevar a cabo acciones muy importantes en estas materias.

-Del mismo modo, se mantienen las ayudas a las asociaciones de comercio…

-Esta convocatoria de ayudas para la promoción y dinamización comercial y para la digitalización del comercio minorista cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros. Es esencial apoyar la labor del tejido asociativo, fundamental para que los negocios alcancen economía de escala y para reforzar la cultural empresarial del sector, esperamos publicar la resolución de las mismas en las próximas semanas.

-¿Qué importancia ha cobrado la digitalización del comercio durante esta pandemia?

-En este periodo de confinamiento se ha puesto de manifiesto que la conectividad alcanza las 24 horas los 365 días del año. Según los datos de las consultoras, el 70% de la población ha comprado por internet y el 60% pertenecen a categorías que nunca lo había hecho como la gente de mayor edad.  

La transformación digital del comercio es fundamental y por eso el departamento de Industria, a través de la dirección general, ha abierto una línea de ayudas a la digitalización del comercio, cuyo plazo para presentar solicitudes termina el 18 de septiembre. Esta transformación digital no implica solo la venta online, sino que abarca todos los procesos de gestión de un negocio. Es importante dejar claro que cuando hablamos de digitalización, hablamos de tecnología, pero también de personas, la formación y la capacitación digital son fundamentales.

-¿Ha entendido el pequeño comercio esta necesidad?

-El comercio de proximidad debe quitarse el miedo a la digitalización y debe entender que es una forma de estar en contacto con los clientes sin horarios y para poder llegar a más ámbitos. Comprar en internet no significa hacerlo solo en grandes plataformas; también puedes comprar por ese canal pero en la tienda de la esquina. El cliente ha podido seguir comprando en sus tiendas habituales que disponían de este servicio. La tienda física y online no son dos universos diferentes, sino dos canales de venta diferentes. Desde la dirección general de comercio también queremos apostar por la tienda física, porque somos conscientes de la problemática existente con los locales vacíos, los alquileres o el relevo generacional. Por eso, intentaremos apoyar a los nuevos comerciantes que se quieran instalar.

-¿Deben también modernizarse los establecimientos físicos?

-Estamos esperando la financiación del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) para convocar las ayudas a la innovación y modernización de los comercios de la provincia, que estarán dotadas con 450.000 euros. En esta ocasión, la ejecución será más fácil porque no habrá un gasto mínimo. 

-La situación sanitaria también se ha llevado por delante a las ferias…

-La mayoría se han suspendido y algunas se han aplazado. Teníamos la esperanza de que se pudieran retomar en otoño, que es el momento álgido junto a la primavera. Pero va a ser bastante complicado en numerosas partes del territorio. La dirección general ha difundido una Guía de Buenas Prácticas para la elaboración de los protocolos  para la organización y celebración de certámenes feriales. Si bien es cierto que los ayuntamientos muestran cierta prudencia a la hora de organizarlas porque no tienen claro si los expositores y sobre todo los visitantes están dispuestos a acudir a eventos que pueden suponer una aglomeración de personas. 

-¿Qué situación atraviesa la Feria de Zaragoza?

-El departamento de Industria concedió una subvención a la Feria de Zaragoza para la internacionalización de sus certámenes feriales y la realización de inversiones en la institución ferial. Algunas de las ferias que organiza, como FIMA o Smopyc, reúnen a cientos de miles de visitantes, lo que tiene una reversión económica muy importante para el territorio. Además, la institución ha jugado un papel social muy importante y el primer pabellón se acondicionó como hospital de campaña.

-Por último, ¿en qué situación se encuentran los artesanos?

-Este sector lo está pasando mal dado que buena parte de su actividad económica se genera en las ferias, que han quedado paralizadas. La situación es complicada. Contamos con la Asociación de Artesanos de Aragón y el Centro de Artesanía de Aragón, que son muy potentes, y hemos lanzado una línea de ayudas para la innovación y modernización de las pymes artesanas.

-¿De qué otra manera van a ayudar a este sector?

-Este año íbamos a lanzar la primera Feria de Artesanía de Teruel en colaboración con el Centro Comercial Abierto de Teruel coincidiendo con la celebración de la Noche en Blanco en mayo, pero el confinamiento lo hizo imposible, aunque esperamos poder retomar la iniciativa. Por otro lado, el Centro de Artesanía de Aragón tiene un programa escolar, “Escolarte”, que este año queremos acercar a los colegios de Teruel y Huesca que lo demanden. De esta forma, se podrán celebrar talleres con artesanos de todo Aragón en los propios colegios y cumpliendo con todos los protocolos de seguridad sanitaria.

-¿Va a haber un Plan Renove de electrodomésticos?

-En el marco de la Estrategia para la Recuperación, el departamento de Industria y la dirección general va a lanzar este plan tan demandado, tanto para la línea blanca de electrodomésticos como para calderas. Esperamos que la convocatoria, que estará dotada con 1,4 millones de euros, salga en octubre.