Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Filomena bloquea la movilidad en toda la provincia a la espera del descenso de temperaturas Filomena bloquea la movilidad en toda la provincia a la espera del descenso de temperaturas
Una patrulla de la Guardia Civil remolcando un vehículo en la N-234 en Santa Eulalia

Filomena bloquea la movilidad en toda la provincia a la espera del descenso de temperaturas

La tormenta no da tregua a pesar del intenso trabajo en las carreteras y saca a la gente a disfrutar de la nieve

La intensidad de Filomena por la persistencia de la nevada, al no haber cesado las precipitaciones desde el pasado jueves y encima haber arreciado el sábado, bloqueó ayer la movilidad en toda la provincia a la espera del descenso de temperaturas que le seguirá en los próximos días. La tormenta no dio tregua a pesar del intenso trabajo desarrollado en las carreteras por los equipos de vialidad invernal de las distintas administraciones, la Dirección General de Tráfico, la Guardia Civil y Protección Civil, y anoche era necesario el uso de cadenas en 118 vías de la red provincial, mientras que 7 permanecían cortadas a la circulación por estar intransitables.

De igual forma que la nieve hizo imposible prácticamente los desplazamientos no solo por carretera sino en los cascos urbanos, sacó a la calle a la gente a disfrutar de ella por los grandes espesores que se alcanzaron. El manto blanco llenó toda la provincia, incluido el Bajo Aragón ya que la cota de nieve descendió muchísimo. 

Y será el Bajo Aragón histórico donde más se seguirá sintiendo hoy la nevada mientras vaya remitiendo en la zona sur, si bien después llegará un brusco descenso de las temperaturas, lo que dificultará que la nieve se deshaga con los espesores que ha alcanzado. A ello se sumará la formación de placas de hielo, por lo que la situación de riesgo seguirá hasta mediados de la próxima semana.

 

Previsiones meteorológicas

La Dirección General de Interior y Protección Civil informó ayer de que la Agencia Estatal de Meteorología había emitido aviso de nivel rojo por nevadas en el Bajo Aragón y la Ribera del Ebro, que es donde está previsto que se centre el mayor volumen de precipitaciones, sobre todo durante la pasada madrugada. El aviso es hasta las 10 de la mañana de hoy, y desde esa hora hasta las 14 se pasará a nivel naranja.

Para la ibérica zaragozana, Albarracín y Jiloca había nivel amarillo hasta la pasada medianoche, lo mismo que en las zonas de Gúdar y Maestrazgo hasta las 6 de la madrugada de hoy, para evolucionar en estas últimas comarcas hacia el nivel amarillo entre esa hora y las 10 de la mañana.

Para el lunes hay previsto un descenso de las temperaturas en toda la provincia, que se situarán entre -1 y -5 grados, pero que el martes se prevé que lleguen hasta los -12 grados en el Jiloca y los -14 en la zona de Teruel capital, según las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Por eso las distintas administraciones quieren intensificar la limpieza de las carreteras tan pronto como empiecen a cesar hoy las precipitaciones, al menos en la zona sur de la provincia, para atenuar el efecto que pueden tener las heladas si las vías de comunicación no se han despejado previamente de nieve.

Prácticamente toda la red de carreteras de la provincia se vio afectada ayer por el temporal, ya que debido a su persistencia al poco de pasar las máquinas quitanieves volvían a cubrirse de un manto blanco. En el parte de las nueve de la noche de la Dirección General de Tráfico (DGT) figuraban 132 carreteras con problemas de movilidad por el temporal, de las cuales en 118 era necesario el uso de cadenas o de neumáticos de invierno, y había 7 vías de comunicación cortadas por estar intransitables.

De las cadenas no se libró tampoco la autovía Mudéjar A-23, que pasó por varios niveles a lo largo del día, nunca por debajo del amarillo, con lo cual no pudieron circular ni camiones ni autobuses. Eso impidió que las líneas de viajeros por autobús pudieran salir tanto por la mañana como por la tarde -para hoy alguna compañía como la que hace la ruta de Zaragoza ya ha anunciado que tampoco circulará-, lo que dejó a Teruel incomunicada con el exterior mediante transporte público, ya que tampoco circularon los trenes de viajeros de Renfe, aunque sí lo hicieron los de mercancías porque Adif limpió la vía férrea y la mantuvo abierta para la circulación.

Anoche, según el parte de las 21 horas de la DGT, la A-23 a su paso por la provincia permanecía en nivel rojo entre Albentosa y el límite de la provincia de Zaragoza, de manera que era necesario el uso de cadenas y estaba prohibida la circulación a camiones y autobuses.

Al no poder circular por la autovía, Tráfico habilitó varios puntos de embolsamiento de camiones a la espera de que la situación mejorase, con cerca de 300 camiones retenidos. La Guardia Civil informó de que había 100 en el polígono La Paz, 28 en Ferreruela, 50 en La Puebla de Valverde, 10 en Rubielos, y 100 en Sarrión, además de 4 camiones en el kilómetro 130 de la N-232 en el Bajo Aragón. 

El Departamento de Socorros y Emergencias de Cruz Roja Teruel, en colaboración con Protección Civil de la Comarca Comunidad de Teruel, estuvieron la noche del viernes y durante la mañana de ayer repartiendo bocadillos y café caliente a los camioneros que se habían quedado atrapados en la autovía Mudéjar y el Polígono La Paz.

A pesar de la fuerte nevada y de las complicaciones en las carreteras no hubo que lamentar incidentes graves en la provincia, al menos que se conociesen anoche, según destacó el subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, quien pidió prudencia a la población y que evitase los desplazamientos.

Sí hubo numerosas intervenciones de los cuerpos de seguridad y de asistencia, tanto de Guardia Civil como de bomberos y Protección Civil, que colaboraron en liberar a conductores que se habían quedado atrapados en la nieve. 

Los vehículos todoterreno de las patrullas de la benemérita liberaron a muchos conductores de la nieve en la que quedaron atrapados en diferentes zonas de la provincia, remolcando a los vehículos, además de colaborar en la evacuación de enfermos, como fue el caso de un paciente de Báguena que necesitaba diálisis y cuya ambulancia fue escoltada por una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Monreal del Campo.

Los bomberos de la DPT también desarrollaron una intensa actividad que incluyó la retirada de nieve con un camión del parque de Montalbán al disponer de un vehículo con cuña. En la capital turolense, además, intervinieron por la mañana en la retirada de ramas o el auxilio por cubiertas de aparcamientos en el exterior que se hundieron por el peso de la nieve. También por la tarde liberaron a una persona que se quedó atrapada en el ascensor de San Julián.

La Diputación de Teruel informó anoche de que la circulación en las carreteras de la provincia seguía siendo complicada debido a los “muy elevados” espesores de nieve acumulados. Prácticamente todas las carreteras cuya limpieza es competencia de esta institución finalizaron ayer en nivel rojo, a pesar de que el operativo no había parado en todo el día e incluso terminó más tarde para intentar abrir accesos en todos los municipios.

En la jornada de ayer la DPT incorporó un equipo quitanieves más al operativo, hasta los 21, para reforzar la limpieza en los núcleos del población del entorno de la capital, y hoy volverán a salir esos mismos equipos para realizar las 13 rutas y 5 zonas de limpieza de las que se encarga en la provincia, según informaron las mismas fuentes.

El vicepresidente de la DPT y diputado delegado del Servicio de Vías y Obras, Alberto Izquierdo, advirtió que la previsión para el día de hoy es que la situación siga siendo complicada, sobre todo en la zona este de la provincia correspondiente a las comarcas del Bajo Aragón, Matarraña y Maestrazgo, que es donde la Aemet prevé que las precipitaciones puedan ser más intensas.

Izquierdo destacó el “intenso trabajo” de todos los que están participando en el operativo de la Diputación de Teruel, y también realizó un “agradecimiento especial a todos los agricultores y ganaderos que están echando una mano en los pueblos para limpiar calles y caminos”.

 

Incidentes

Salvo un incidente en Torre del Compte, donde se quedaron sin suministro eléctrico 21 clientes entre las 8 de la mañana y las 15:31 horas, viéndose afectados con cortes intermitentes otros usuarios de la zona, no hubo constancia de otros problemas por cortes de luz en el resto de la provincia, aunque ha habido algunos problemas de cobertura telefónica y en las redes de internet y telefonía fija desde el viernes.

Fuentes de Endesa indicaron que en previsión de la tormenta se había doblado el dispositivo técnico y humano en toda la provincia. De hecho, según estas fuentes, durante el fin de semana hay 42 personas dedicadas a las incidencias que pueda haber por el temporal, a lo que hay que sumar el personal de los servicios centrales de control de Zaragoza.

El hecho de que fuese festivo, unido al confinamiento perimetral de la provincia y la limitación de movimientos que hay debido a la pandemia del covid, redujo los desplazamientos y desde las instituciones se hizo un llamamiento a la responsabilidad para evitar accidentes.

No obstante la noche del viernes se produjeron dos incidentes en los que tuvo que intervenir la Guardia Civil, según informaron desde la Subdelegación del Gobierno. Por un lado la benemérita tuvo que escoltar a una ambulancia desde Mezquita de Jarque para trasladar a una persona que se rompió la tibia y el peroné por ponerse a esquiar en este término municipal, y que fue operado en el hospital Obispo Polanco.

También hubo que auxiliar en este municipio a un conductor de Valencia, acompañado de un niño de 10 años, que se saltó el confinamiento perimetral y se adentró la tarde del viernes en las carreteras turolenses sin cadenas ni neumáticos de invierno para viajar a Foz Calanda. Su aventura llegó hasta Mezquita, donde tuvo que ser auxiliado y en donde pasó la noche. Al día siguiente la Guardia Civil lo llevó a Aliaga, donde hay un hostal, ya que no pudo mover el coche debido a que no podía circular al carecer de cadenas. 

El subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro, pidió prudencia y ser responsables porque los hospitales están centrados ahora en el tratamiento de los pacientes del Covid y no hay que saturarlos más por imprudencias innecesarias.

El concejal de Limpieza Viaria del Ayuntamiento de Teruel, Juan Carlos Cruzado, también pidió ayer “compromiso social”, a la vez que esta institución pidió precaución ante los carámbanos que se están formando y que se respeten las indicaciones. Hoy a partir de las 10 se repartirá sal en la plaza de Toros a todas las personas que lo deseen para combatir el hielo en las calles.