Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Camiones estacionados en un área de servicio de la A-23. Bykofoto/Antonio García

Filomena extiende su manto blanco y deja a Teruel sin tren y con toda la red viaria afectada

Las copiosas nevadas que se esperan este sábado en toda la provincia se suman a las caídas desde el jueves

La provincia de Teruel sufrió este viernes, por segundo día consecutivo, los efectos de la borrasca Filomena en forma de persistentes nevadas, que provocaron que el Adif interrumpiera el tráfico en la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel-Sagunto y que a última hora de la tarde la práctica totalidad de las carreteras presentara alguna incidencia. De noche, se volvieron a repetir los embolsamientos de camiones en la autovía A-23 al encontrarse prohibida su circulación en todo el trazado, desde San Agustín a Ferreruela de Huerva.

Las nevadas no fueron muy abundantes, pero sí continúas a lo largo de toda la jornada en la práctica totalidad del territorio. Este sábado se esperan de nuevo precipitaciones en forma de nieve que podrían dejar espesores de entre 15 y 30 centímetros, por lo que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene el aviso amarillo para toda la provincia y el rojo por riesgo extremo para el Bajo Aragón.

De nuevo fue la estación de la Aemet de Jabaloyas la que recogió un mayor nivel de precipitaciones, con 7 litros en forma de nieve hasta las 18:00 horas, que se sumaron a los 4,6 acumulados durante el jueves. En la de Teruel, se registraron 6,2 hasta las 19:30 horas, a los que hay que sumar los 3,6 de la jornada anterior. También en Santa Eulalia, Mosqueruela y Cedrillas cayeron más de 5 litros.

En lo que se refiere al transporte ferroviario, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) interrumpió el tráfico en la línea Zaragoza-Teruel-Valencia por motivos de seguridad ayer a las 17:00 horas.

Esto provocó que la operadora ferroviaria Renfe dejara de prestar el servicio, lo que afectó a los trenes que tenían prevista su salida a las 16:22 horas desde la estación Valencia Nord con llegada a Miraflores a las 21:28; a las 16:00 desde Huesca con llegada a Valencia Nord a las 22:32; y a las 19:37 desde Miraflores con llegada a Teruel a las 22:21.

Fuentes de Adif señalaron que preferían ser “cautos” e interrumpir la circulación ante las previsiones de la Aemet porque la cota de nieve iba a superar la altura del carril. Añadieron que, cuando las condiciones lo permitan, limpiarán la nieve de la línea y realizarán las oportunas inspecciones para ver si se han producido daños en las vías. “Hacemos todo lo posible y tomamos todas las medidas para garantizar el tráfico, pero desconocemos cuando se podrá reabrir la línea”, indicaron.

Entre tanto, fuentes de Renfe dijeron que el servicio ferroviario en la línea quedará restablecido “cuando Adif normalice el estado de las infraestructuras”.

Una de las usuarias afectadas por la cancelación del servicio ferroviario fue Natividad Salvador, que desde Valencia comentó que había presentado sendas reclamaciones ante Adif y Renfe, pero que como única respuesta le dijeron que disponían de tres meses para responderle.

Salvador se mostró muy molesta por la situación dado que no se le ofreció la alternativa de hacer el viaje hasta Teruel por carretera. Consideró “improbable” que en otras ciudades, de mayor tamaño y ante las mismas circunstancias, el servicio no se restablezca con mayor celeridad. 

Red viaria

En cuanto a la red viaria, la nieve y las bajas temperaturas provocaron que la provincia amaneciera con incidencias en tramos de 65 carreteras. Las placas de hielo complicaron la circulación en las carreteras principales y secundarias a pesar de los trabajos de retirada de nieve que se llevaron a cabo desde primera hora de la mañana. 

Los equipos de vialidad invernal aprovecharon el descenso de las precipitaciones a primeras horas para proceder a la limpieza de las vías. El subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, indicó que a las diez de la mañana toda la red nacional de carreteras de la provincia estaba “totalmente limpia”. 

La provincial TE-V-1333 que lleva desde la N-420 hasta Cañizar del Olivar, que fue la única que el jueves quedó intransitable (nivel negro) y de cuya limpieza se encarga la Diputación de Teruel, se limpió por la mañana aunque quedó prohibido el tráfico de camiones y articulados (nivel amarillo).

Sin embargo, las nevadas se intensificaron desde el mediodía y a las 15:30 horas, el número de carreteras con incidencias había aumentado hasta las 76 aunque solo en 24 era obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno y estaba prohibido el tránsito a autobuses, camiones y vehículos articulados (nivel rojo). En la autovía A-23, se mantenían condiciones difíciles de circulación (nivel verde) en ambos sentidos entre Albentosa y Teruel y en Monreal del Campo.  

Con la caída de la noche sin embargo se tuvieron que repetir los embolsamientos de camiones en la A-23 en dirección a Levante. La Guardia Civil informó de que a las 20:30 horas había 278, de los que 100 estaban en el aparcamiento de Dinópolis en Teruel, 100 en la zona de la ITV de Sarrión, 50 en el área de servicio de La Puebla de Valverde y 28 en la de Ferreruela de Huerva, además de 10 en Rubielos de Mora. 

El tráfico estaba prohibido para vehículos pesados en todo el trazado de la autovía a su paso por la provincia y el resto debía circular con cadenas o neumáticos de invierno entre San Agustín y Teruel, y el firme estaba en malas condiciones desde la capital hasta Ferreruela.

La Guardia Civil informó de que el jueves se procedió al embolsamiento de 580 camiones en varios puntos de la autovía. En concreto, se retuvieron 270 en tres localizaciones del entorno de la ciudad de Teruel, 98 en Monreal del Campo, 87 en La Puebla de Valverde, 90 en Caminreal y 35 en Ferreruela de Huerva. Entre las 08:00 y las 09:30 horas, se dio salida a todos los vehículos.

 

Empeora la situación

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), a las 20:00 horas había incidencias en más de 90 carreteras de toda la provincia, con avisos de nivel rojo en más de treinta. Además, estaba prohibida la circulación de camiones y articulados (nivel amarillo) en cerca de 60.

Respecto a las carreteras nacionales, los tramos que se encontraban en nivel rojo eran la N-330 entre Libros y Teruel, la N-234 en La Puebla de Valverde y la N-211 en Caminreal. Y en nivel amarillo, la N-211 entre Pancrudo y La Mata, Caminreal y Bañón y Pozuel del Campo y Caminreal; la N-234 entre Teruel y Monreal y Albentosa y Sarrión; y la N-420 entre Teruel y Utrillas.

La información actualizada sobre el estado de las carreteras puede consultarse en la web de la DGT (www.dgt.es).

A pesar de las circunstancias, no se produjo ningún accidente en toda la jornada, según corroboraron tanto la Delegación del Gobierno en Aragón como la Diputación de Teruel. 

El subdelegado del Gobierno en Teruel explicó que, al igual que el jueves, la densidad del tráfico fue baja. Además de los avisos emitidos por la Aemet, detrás de esta situación se encuentra el hecho de que la provincia se encuentre cerrada perimetralmente para limitar la propagación de la covid-19.

El operativo de vialidad invernal que despliega la Diputación de Teruel se reforzará este sábado con un equipo más que se dedicará a la limpieza de los alrededores de la ciudad de Teruel, apoyando las tareas de limpieza en esta ruta puesto que en esta zona se concentra gran cantidad de población y en aquellas zonas en las que se detecte la necesidad a medida que avance el temporal. 

Desde la institución provincial recordaron que, como desde la mañana no había dejado de nevar en buena parte de la provincia, prácticamente todas las vías de su competencia presentaban por la noche nivel rojo. Se trata de una situación generalizada en todas las comarcas turolenses, incluidas también las de cotas más bajas, en el Bajo Aragón y el Matarraña, donde también se produjeron nevadas.

El diputado delegado del servicio de Vías y Obras, Alberto Izquierdo, agradeció la responsabilidad de los ciudadanos, que siguieron el consejo de evitar la circulación ayer.

Hoy a las siete de la mañana volverá a desplegarse el operativo de la Diputación, aunque la previsión es que la circulación sea muy complicada en las carreteras hasta bien entrada la mañana porque se esperaba que continuara nevando durante la noche y que también lo haga durante todo este sábado.

Por ello, Izquierdo volvió a pedir a los ciudadanos que eviten circular por carretera salvo que sea estrictamente necesario.

Algunos ayuntamientos, como el de Utrillas, han habilitado un servicio telefónico de ayuda a las personas mayores o necesitadas para la adquisición de productos de primera necesidad (comida o medicinas) ante el temporal de nieve.

Por otro lado, la diócesis de Teruel y Albarracín informó de que la suspensión de misas dependerá del estado de las carreteras y de si el sacerdote puede llegar a las parroquias o no. “Es obvio que se suspenderán algunas misas de algunos pueblos, pero es algo que decidirá el propio sacerdote, y él será quien dará conocimiento a los parroquianos de si habrá misa o no”, indicaron.

Entre tanto, también hubo muchas personas que disfrutaron pisando la nieve o deslizándose por las calles con trineos y hasta esquís.