Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Vicente Aupí, el lunes por la tarde en la estación de Torremocha

Filomena, la “tormenta perfecta” que está congelando todos los rincones de Teruel

Ayer muchos pueblos no llegaron a los 0 grados y hoy la previsión es que el frío se mantenga
Cruz Aguilar

Filomena es la “tormenta perfecta”, meteorológicamente hablando, porque conjuga nieve, viento en calma y cielos despejados, lo que se traduce en una caída drástica de las temperaturas. La jornada de hoy va a ser una de las más frías del siglo XXI en la mayor parte de la provincia de Teruel, ya que, si se cumplen los pronósticos, difícilmente se llegará a grados positivos en prácticamente todas las comarcas.   Así, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene activada hasta las 10 de la mañana de hoy una alerta roja por riesgo extremo debido a bajas temperaturas en las zonas de Albarracín, Jiloca y Teruel, donde el mercurio puede caer por debajo de los 15 grados bajo cero. En las Sierras de Gúdar-Javalambre y Maestrazgo la alerta es naranja, que significa que el riesgo es importante, y la temperatura puede caer hasta los -13ºC. También en el Bajo Aragón hay riesgo –en este caso de nivel amarillo– por bajas temperaturas y se puede llegar a los 5 bajo cero en la zona del Bajo Aragón Histórico.

El  responsable del observatorio de Torremocha, Vicente Aupí, indica que la bajada de los termómetros está propiciada por el enfriamiento del suelo debido a la presencia de nieve y que no hay nubes ni viento.  Estos condicionantes son habituales en el denominado triángulo del frío, situado entre Teruel, Calamocha y Molina de Aragón, en Guadalajara, donde “existe tendencia a que el viento se calme y el cielo esté despejado, lo que unido al suelo nevado hace que se desplomen las temperaturas”, relata Aupí. El experto indica que esto ocurre también en otras zonas de España, aunque en ésta existe una especial predisposición.

Manuel Sabater, responsable de las estaciones meteorológicas de la red de Los Polos del Frío, que incluye 16 puntos de medición en las comarcas de Gúdar-Javalambre, Maestrazgo y la Comunidad de Teruel, precisa que Filomena ha sido “la tormenta perfecta” porque hay “miles de kilómetros cuadrados nevados y eso es un congelador, ya que la nieve fresca, recién caída, irradia todo el calor”, explica. 

Bajo cero todo el día

La madrugada del lunes al martes ya fue extremadamente fría en gran parte de la provincia de Teruel y durante la jornada de ayer algunos lugares, como Bronchales, quedaron lejos de las temperaturas positivas. Así, según la web meteorológica que Avamet (Asociació Valenciana de Meteorología) tiene en la localidad, la máxima se quedó ayer lunes en los -5,7ºC , mientras que la mínima cayó hasta los -, grados centígrados. A las 18 horas de ayer Torremocha ya estaba a -13 grados centígrados y en la localidad la máxima del lunes fue de -2,3.  Tampoco en las estaciones de Los Polos del Frío se llegó a números positivos y la mínima fueron los  -21,9ºC del paraje de Cespedosa, en Linares de Mora, que se alcanzaron en la noche del domingo al lunes.

Filomena ha sido mucho más espectacular para los meteorólogos que la borrasca Gloria de enero de 2020, porque aunque el pasado año los espesores de nieve fueron superiores en algunos lugares, la extensión de la nieve fue menor y hubo viento y nubes.

La borrasca Filomena ha perdido intensidad tras su paso por la península. Ahora el anticiclón atlántico se va extendiendo sobre la comunidad. Las temperaturas nocturnas más bajas estaban previstas para la madrugada del martes, con heladas fuertes en amplias zonas de toda la Comunidad Autónoma de Aragón.

A partir de la madrugada del miércoles se prevé un ascenso de las temperaturas, sobre todo de las nocturnas en zonas de montaña principalmente. De todas maneras, las heladas continuarán de forma generalizada, aunque no con la intensidad de los primeros días de la semana.

Pronto para hacer balance

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rafael Requena, reconoce que todavía es pronto para hacer balance sobre el volumen de precipitaciones que ha dejado la borrasca Filomena en Aragón, debido a que la nieve, que colapsó los pluviómetros, todavía está en fase de fusión. Una situación que se suma además a que debido al temporal muchos de los colaboradores de la Aemet no han podido llegar a sus observatorios, como en la zona de Gúdar.

No obstante, en declaraciones a Efe, Rafael Requena advierte que no son ni los espesores ni las cantidades que dejó la borrasca Gloria en Teruel hace un año, cuando se recogieron hasta 200 litros en Valdelinares, y rondarán los 50 o 60 litros, eso sí, en este caso de manera más generalizada por todo el centro de la península y Aragón que ha dejado una imagen de satélite del mapa de España "espectacular".

En Teruel las precipitaciones se produjeron todos los días desde el jueves y hasta el domingo, mientras que en Zaragoza empezaron el viernes por la noche y en Huesca el sábado, sin embargo, en el sur de la provincia altoaragonesa se recogieron en 12 horas del orden de 30 a 40 litros, "cantidades más grandes" que en Teruel.

Teruel capital tiene su récord en los 22 bajo cero que alcanzó en el año 1945

La temperatura más fría de todo el siglo XXI en el llamado triángulo del frío fue en diciembre del año 2001, donde se llegó a 19 grados bajo cero en Teruel y a 25 en Torremocha y Alfambra. Según pronosticaba el responsable de la estación meteorológica de Torremocha, Vicente Aupí ayer, posiblemente ese récord habrá sido superado durante la pasada madrugada.

Sin embargo, aunque son temperaturas que resultan muy llamativas, son más habituales de lo que parece y, como apunta Vicente Aupí, hay contabilizados más de un centenar de episodios desde finales del siglo XIX con estas temperaturas debido a que se han dado los condicionantes de nieve, viento en calma y cielo despejado. 

El récord de bajas temperaturas en la capital turolense –al menos hasta el cierre de la presente edición– está en los 22 grados bajo cero que se registraron en 1945. Aunque no tan bajas, en 1918 ya se llegó a los -20ºC, una cifra que se volvió a alcanzar en 1963 y que Aupí no descartaba ayer que se registrara durante esta madrugada del martes. 

Daroca, en la provincia de Zaragoza pero también incluida en el llamado triángulo del frío, tiene su récord en 1918, con 24,2 grados negativos –esta localidad estrenó su estación meteorológica en 1909–.

Tras la guerra civil, según relata Vicente Aupí, se instalaron los observatorios de Calamocha y Molina de Aragón, y a partir de los años 40 se registran episodios periódicos de caídas bruscas de temperatura, con el mercurio por debajo de los 20 bajo cero.

El responsable del observatorio de Torremocha del Jiloca vaticinaba para la madrugada que acabamos de dejar temperaturas cercanas a los 20 grados bajo cero, pero señalaba que los 30 grados bajo cero registrados en Calamocha serán difíciles de alcanzar pese al interés que Filomena ha puesto en lograrlo en la provincia de Teruel.