Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Gerardo Oliver, presidente de la Asociación Provincial de la Madera de Teruel: “Solicitamos la reactivación de las ayudas ligadas a la limpieza de los montes” Gerardo Oliver, presidente de la Asociación Provincial de la Madera de Teruel: “Solicitamos la reactivación de las ayudas ligadas a la limpieza de los montes”
Gerardo Oliver, en la empresa Maderas Oliver Sorribas, ubicada en Cantavieja

Gerardo Oliver, presidente de la Asociación Provincial de la Madera de Teruel: “Solicitamos la reactivación de las ayudas ligadas a la limpieza de los montes”

“El sector de la madera usa un recurso endógeno y ayuda a generar riqueza y fijar población”
banner click 244 banner 244

Gerardo Oliver, representante de la empresa Maderas Oliver Sorribas ubicada en Cantavieja, relevó hace cuatro meses a Emilio Anadón como presidente de la Asociación Provincial de la Madera de Teruel. Su objetivo en el cargo es dar a conocer un sector que trabaja con un recurso endógeno y que genera riqueza y empleo en el territorio.

-¿Con qué objetivos asume la presidencia de la asociación?

-Pretendo dar continuidad a la labor realizada por mi antecesor en el cargo, Emilio Anadón, y que nos quiten la calificación de criminales a quienes trabajamos en el sector maderero. La mayoría de la gente desconoce el trabajo que realizamos en favor de los montes y piensa que las talas son un crimen. Pero todas las talas que se realizan cuentan con la aprobación del servicio provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. Nos servimos de un recurso sostenible, que ayuda a generar una economía circular. Aprovechamos un recurso endógeno que da riqueza al territorio.

-¿Qué empresas, por tamaño y sector, incluye la asociación?

-En la actualidad, la asociación está formada por 30 empresas, y la más grande es Finsa, ubicada en Cella, que generan 1.000 puestos de trabajo en la provincia. La renovación del Comité Ejecutivo ha propiciado además la llegada de empresas de todos los ámbitos dado que además de las dedicadas a la limpieza de los bosques, las talas y los aserraderos, han entrado fabricantes de muebles y distribuidores de madera. De esta manera, creemos que está representado todo el colectivo de la madera.

-¿En qué medida afecta al sector la falta de materias primas y el alza de los precios de la energía y los combustibles?

-Nos afecta directamente y lo hemos visto repercutido en los precios de venta. Luego, hay empresas con mejor tolerancia y otras que están viendo peligrar su existencia. La subida de los carburantes tiene un impacto directo porque toda la madera se transporta por carretera. Y el alza del precio de la energía afecta a todas las fábricas, con independencia de su tamaño.

-La actividad maderera se desarrolla en buena medida en el medio rural. ¿Recibe el sector el apoyo necesario como un medio de asentamiento de la población?

-Ahora, a nivel provincial, se percibe un déficit de mano de obra importante. Las administraciones públicas deberían volcarse con un sector que ofrece empleo en el medio rural.

-¿Han podido trasladar ya sus demandas a las administraciones, especialmente al Gobierno de Aragón, que es quien tiene las competencias en la materia?

-Hemos empezado un programa de reuniones con la Administración. Esta semana, estuvimos en la Diputación de Teruel para darles a conocer a la nueva junta directiva de la asociación y trasladarles las necesidades del sector.

-¿Cuáles son esas necesidades?

-En primer lugar, la mano de obra. También les vamos a solicitar que se reactiven las ayudas para la limpieza de montes y la puesta en marcha de campañas informativas para dar a conocer el sector como fuente de energía renovable y sostenible por la economía circular que genera el sector. La madera se aprovecha hasta el infinito y el monte se regenera. Tras la obtención de la materia prima y el paso por el aserradero, se fabrican muebles, que son reutilizables. Asimismo, queremos que promuevan el consumo de pellet producido en la provincia. También queremos que el departamento de Educación fomente la formación profesional en este ámbito y forme a futuros carpinteros.

Por otro lado, queremos trasladarles la problemática que tenemos en el transporte de la madera dado que en comunidades autónomas o países vecinos, como Cataluña, Francia y Portugal, se pueden llevar hasta 56 toneladas, mientras que Aragón está limitado a 40. Pero cuando se realizan cargas en el monte, es muy difícil cuantificar el peso.

-¿Qué porcentaje de la madera que se produce en Teruel se procesa o se consume aquí?

-La provincia es más productora que consumidora de madera. El porcentaje más alto se va fuera porque el consumo aquí no es excesivo. En nuestro caso, casi todo lo que procesamos va a Cataluña y Levante, aunque también tenemos clientes en Teruel. La principal producción es de pino y chopo y contamos con bastante masa forestal, sobre todo en las comarcas de la Sierra de Albarracín, Gúdar-Javalambre, Maestrazgo y Matarraña.

En las riberas, tenemos plantaciones de chopo, mientras que el pino se produce de forma silvestre y las cortas se realizan de forma sostenible de forma que se consume incluso menos de lo que sería necesario para su mantenimiento. De hecho, la masa forestal de la provincia es ahora mayor que hace 40 años. En este tiempo, se han dejado de cultivar las parcelas próximas a los bosques, se ha reducido el ganado extensivo y ha habido un declive del sector forestal con la pérdida de medio centenar de empresas. Por eso, sería necesario ampliar los aprovechamientos, sobre todo para prevenir incendios. De ahí que solicitemos la reactivación de las ayudas a la limpieza de los montes, especialmente en fincas particulares. Sin las ayudas ligadas a los aprovechamientos forestales, es imposible ejecutar todos los trabajos necesarios y las empresas que trabajan en ese ámbito están en peligro.

-¿Qué opina sobre la irrupción de empresas forestales de otras comunidades en los aprovechamientos de la provincia, que se llevan la madera para transformarla en otros lugares?

-Estos últimos días estamos percibiendo su llegada y nos preocupa un poco. El 70% de la madera que salió hace una semana de Albarracín se la llevaron fuera. Es un recurso que tenemos en Teruel, pero del que no se pueden aprovechar las empresas locales. Las leyes no permiten limitar la participación, pero la administración pública debería buscar la forma de ayudar a las empresas turolenses.

-La presencia de más oferentes, ¿eleva los precios?

-Efectivamente. Así ocurrió en Albarracín, lo que hace que seamos menos competitivos. Jugamos muchas veces contra factores que podrían considerarse una competencia desleal porque en otras comunidades las empresas del sector cuentan con subvenciones. Y algunas empresas madereras de la provincia también tienen que salir fuera, sobre todo las que necesitan tronco, porque no lo encuentran aquí.

 

El redactor recomienda