Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Gervasio e Hijos, casi medio siglo fabricando toldos y cortinas en Teruel Gervasio e Hijos, casi medio siglo fabricando toldos y cortinas en Teruel
Susana y Javier López Hernández en el interior del escaparate de Gervasio Decoración. Junto a sus hermanos Fernando y Carlos están al frente de Gervasio e Hijos

Gervasio e Hijos, casi medio siglo fabricando toldos y cortinas en Teruel

Este negocio familiar se ha adaptado a los tiempos evolucionando con las nuevas demandas

La historia de Gervasio e Hijos comenzó en Monreal del Campo en la década de los años 50 del pasado siglo. Gervasio López García fundó una pequeña guarnicionería en la que realizaba trabajos de tapicería que fueron el origen de lo que la empresa es hoy en día. Esta fue la primera adaptación del negocio y en el futuro vendrían otras más para ir acorde a los tiempos.

La razón por la que el fundador del negocio se embarcó en este nuevo proyecto fue porque los animales habían dejado de emplearse para las tareas del campo con la incorporación de camiones, tractores y maquinaria específica. En ese momento, Gervasio pensó en cómo dar facilidades para la realización de estas actividades y, por eso, comenzó a tapizar y fabricar lonas para este tipo de vehículos.

De Monreal del Campo a Teruel. Ese fue el siguiente paso en la evolución del negocio. Hace casi medio siglo, en 1972, Gervasio se traslada a la ciudad y se instala en el barrio del Carrel. Allí empieza a tapizar pero a los tres años un impresionante incendio se llevó todo. “Lo perdimos todo y tuvimos que empezar de cero”, recuerdan los hijos de Gervasio.

Para comenzar de nuevo se trasladaron a la carretera de Alcañiz, al mismo emplazamiento donde todavía continúa abierta la tienda de decoración y el taller. En estas instalaciones comenzaron a fabricar toldos de fachadas, un paso que consideran que fue muy importante en su línea de negocio y que todavía continúan, ahora en las instalaciones del polígono La Paz.

Susana, Javier, Fernando y Carlos son los cuatro hermanos que están en el negocio ocupándose de diferentes ámbitos. La actividad fue evolucionando y con la incorporación de los hijos a la empresa familiar se fueron abriendo nuevos campos. En 1990 emprendieron la línea de decoración con la fabricación de cortinas y estores. 

Era la época de los grandes cortinajes a juego con visillos, colchas y tapizados con volantes y ribetes que llevaban muchas puntadas y horas y horas en la máquina de coser. “Antes con dos clientes estábamos un mes, ahora todo ha cambiado y un estor se hace en dos horas”, cuenta Susana López, que se encarga de la confección y de atender la tienda, donde se pueden encontrar un gran variedad de tejidos, texturas y materiales con los que encargar cortinas, paneles, visillos técnicos o estores hechos a medida que combinan y que responden a nuevas demandas de los clientes actuales.

Lo nuevo no está reñido con lo antiguo y en Gervasio Decoración siguen recuperando muebles con nuevos tapizados, gracias a las manos de Carlos que aprendió de su padre. Además hacen sofás y sillones a medida, sin olvidar la fabricación de toldos y lonas protectoras a los que se han dedicado desde hace décadas y que también han sabido adaptarse a las nuevas necesidades del mercado.

Sus lonas cubren  todo tipo de transporte desde cajas de camiones a pick-ups o remolques. También fabrican cubiertas para piscinas y realizan trabajos especializados para terrazas o las jaimas de los grupos medievales, que este fin de semana no han podido instalarse en las calles de Teruel.

En Gervasio e Hijos han sabido además conectar con los turolenses a los que informan de todas sus novedades a través de las redes sociales. Están activos en Facebook o Instagram y han visto cómo en los últimos tiempos llegan nuevos clientes que les siguen en Internet. Y les atienden tan bien como a sus clientes de toda la vida, los que ya venían con sus padres cuando Gervasio López llegó a Teruel hace ya casi medio siglo.

Escaparates

Si Internet abre una ventana digital, no hay que olvidarse de la ventana física, la del escaparate, que a lo largo del año Javier y Susana miman para mostrar la variedad de artículos que trabajan adaptándose a la época del año. Especial atención le prestan de cara a la Navidad y sus acabados han sido reconocidos en diferentes ediciones en los concursos que organizan el Ayuntamiento de Teruel y las asociaciones de comerciantes a nivel local y han participado también en los certámenes provinciales. Algunos premios han sido otorgados por los jurados, como el primer premio en el Concurso de Escaparates de Teruel 2020, pero en otras ocasiones ha sido el reconocimiento del voto popular los que les ha aupado como mejor escaparate.

Todos los apoyos animan a buscar ideas para el próximo. “Cuando acabo de montar un escaparate ya estoy pensando en el del año siguiente”, cuenta Javier. Y cada edición se pone el listón más alto, porque el “accidente” de Papá Noel de estas pasadas Navidades es difícil de superar, como también lo fue la borrasca Filomena que dejó en Teruel una nevada histórica que aprovecharon para hacer un muñeco de más de tres metros de altura en la puerta de Gervasio Decoración.

Puntos de venta y fabricación en San León y en el Polígono La Paz

Gervasio e Hijos mantiene dos puntos de venta y fabricación. Gervasio Decoración se encuentra en la carretera de Alcañiz, 19 y Toldos Gervasio en la calle Atenas 53 del Polígono La Paz.También se les puede encontrar en redes sociales y en www.gervasioehijos.com