Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Impulso a la economía verde y aprovechamiento de las nuevas oportunidades del territorio, en el Plan de Reto Demográfico Impulso a la economía verde y aprovechamiento de las nuevas oportunidades del territorio, en el Plan de Reto Demográfico
El plan prevé el fomento a la actividad empresarial

Impulso a la economía verde y aprovechamiento de las nuevas oportunidades del territorio, en el Plan de Reto Demográfico

El refuerzo de la seguridad y la descentralización de infraestructuras públicas pretende crear un clima de atracción hacia las zonas rurales

El impulso a la economía verde con el aprovechamiento de las nuevas oportunidades que ofrece el territorio, así como el refuerzo de la seguridad y la descentralización de infraestructuras públicas, son dos ejes recogidos en el Plan de Medidas frente al Reto Demográfico que impulsa el Gobierno central para crear un clima de atracción hacia las zonas rurales despobladas. El emprendimiento, con la implicación de la propia gente que vive en los territorios, será clave de acuerdo con los planes del gobierno para la recuperación de los lugares con problemas demográficos. Entre las medidas recogidas en su sexto eje se pretende la potenciación de proyectos tractores, así como en la participación de diferentes fondos de inversión público/privados que funcionen como “capital semilla” para el impulso de pequeñas y medianas empresas innovadoras.

El sexto eje del Plan lo integran 19 medidas enfocadas al fomento del emprendimiento y de la actividad empresarial en zonas con reto demográfico, mientras el eje número siete establece otras 22 medidas para reforzar los servicios públicos e impulsar la descentralización de actividades e infraestructuras del estado.

Las medidas para impulsar el emprendimiento empresarial en las zonas despobladas incluyen también iniciativas dirigidas al comercio, la mejora y modernización de los equipamientos del tejido económico productivo de las pymes, la digitalización, la cualificación profesional y por último un fondo para apoyar la inversión industrial productiva.

El documento con las medidas para impulsar la España despoblada considera que el Plan de Recuperación que ha puesto en marcha el Gobierno supone avanzar hacia una Europa verde y digital que favorece el empleo y el crecimiento sostenible, lo que supone abrir “un abanico de oportunidades para las áreas rurales y los pequeños municipios”.

Argumenta el documento que ante la menor presión existente en el territorio sobre los recursos naturales, estas zonas “pueden convertirse en un espacio de oportunidades que atraiga nuevas actividad y genere actividad económica endógena, diversificando y modernizando la economía” de los mismos.

Para ello es preciso implementar medidas dirigidas al fomento del emprendimiento, la digitalización y la innovación, además de una mejora en la cualificación profesional. Lo que se pretende es impulsar la “readaptación de las actividades económicas más tradicionales hacia la transición ecológica y la transformación digital, favoreciendo tanto la mejora de la competitividad de estos sectores como una mayor resiliencia en el territorio”.

Junto al fomento de ese emprendimiento y la digitalización de sectores tradicionales, se busca impulsar la transición ecológica de las actividades que se desarrollan en las zonas rurales, así como diversificar y modernizar el sector agrario.

Para ello la primera medida pretende fomentar la Oficina Nacional de Emprendimiento (ONE) en colaboración con la red de Puntos de Atención al Emprendedor (PAE). La ONE llevará a cabo actuaciones de puesta en marcha de plataformas, generación de contenidos, dinamización de los ecosistemas, organización de actos y eventos, y gestión de programas de ayuda, entre otras.

A ello se sumará la creación de un portal de “emprendimiento digital” para la difusión y colaboración entre agentes relacionados con el emprendimiento digital en España, el impulso de áreas relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la constitución de un foro de discusión con las start-ups -aquellas empresas de reciente constitución pero con un gran potencial de crecimiento-, y demás agentes del ecosistema de emprendimiento digital. También se impulsará la mejora de las normas, su aplicación y los programas existentes para la internacionalización de start-ups y la atracción de capital y talento extranjero.

La colaboración será igualmente clave, por lo que se diseñará una estrategia que permita conectar a la ONE con mecanismos para crear y aprovechar sinergias, además de establecerse Puntos de Atención al Emprendedor (PAE), con asesoramiento durante los primeros años, incluido el apoyo para facilitar el relevo generacional de empresas.

Lo que se busca para impulsar el crecimiento en estos territorios a partir de sus recursos endógenos y el emprendimiento local es facilitar todo tipo de colaboraciones, tanto públicas como privadas, para que puedan realizarse proyectos tractores y actuaciones dirigidas a desarrollar los ecosistemas emprendedores locales. Ello unido a la participación estratégica en distintos fondos de inversión público/privados de capital semilla, orientados a la financiación de start-ups y pymes innovadoras.

Asimismo se contempla el desarrollo de los Planes de Acción de la Estrategia de digitalización del sector agroalimentario, forestal y del medio rural, con el triple objetivo de reducir la brecha digital en los mismos; fomentar el uso de datos; e impulsar el desarrollo empresarial y nuevos modelos de negocio en el medio rural para facilitar la vida y el emprendimiento en el territorio rural, atrayendo especialmente a jóvenes, mujeres y talento.

A ello se suma el proyecto “Comercio conectado” para fomentar la transformación digital de las empresas del sector de la distribución comercial minorista,  y un programa que permitirá financiar proyectos presentados por las entidades locales para mejorar mercados municipales, áreas comerciales y de venta.

También se impulsarán líneas de ayudas para pequeños y medianos comerciantes, de forma individual o a través de asociaciones, para proyectos en el sector dirigidos a la incorporación de nuevas tecnologías que permitan al comercio local dar respuesta a los nuevos hábitos de consumo y que impacten en la transformación digital y sostenibilidad del propio establecimiento y en su modelo de negocio. Los proyectos contarán con financiación público-privada.

La formación mediante cualificación de emprendedores, un Plan de Comunicación de la Red Rural Nacional para promover estos territorios, y proyectos tractores de digitalización de los sectores productivos estratégicos, son otras medidas cuya relación está detallada en el cuadro superior.

Refuerzo y descentralización

El eje séptimo del Plan de Medidas frente al Reto Demográfico contempla el refuerzo de los servicios públicos y el impulso de la descentralización, de forma que se atienda por igual a los ciudadanos con independencia de la distancia, y que la demografía no sea motivo de reducción de la calidad y acceso a ellos.

Dentro de este planteamiento, y para que la gente que viva en el medio rural perciba una presencia cercana de la administración pública, el plan aboga por la recuperación de la Administración General del Estado en el territorio rural, especialmente en ámbitos como la seguridad o la protección, además de reforzar la prestación de servicios en las áreas rurales.

Otro de los objetivos es avanzar hacia una nueva descentralización de actividades e infraestructuras públicas en el territorio, contribuyendo así a “frenar o revertir la tendencia a la concentración en las grandes áreas urbanas, y a generar innovación, actividad y empleo en las zonas afectadas por el declive demográfico”.

Dentro de las 22 medidas contempladas, las primeras están enfocadas al refuerzo de la seguridad pública, con incrementos sostenidos al menos en un 10% durante un periodo de cinco años, y la mejora de las infraestructuras y equipamientos, principalmente a través de la renovación del parque móvil en las zonas despobladas.

Se plantea igualmente el impulso de proyectos de I+D en el ámbito de la seguridad, tanto para el control de la misma como para la presentación de denuncias; el desarrollo de planes específicos relacionados con delitos de violencia hacia la mujer o relativos a mayores; la coordinación con las policías locales; la mejora de infraestructuras de la Policía Nacional; y la mejora de los servicios en la España vaciada a través de medios digitales para evitar desplazamientos, entre otros.

Asimismo, en este eje se contemplan actuaciones preventivas en materia de emergencias y catástrofes, el fomento de los centros territoriales de la Uned y medidas como el desarrollo de entidades administrativas con competencias en gestión o ejecución de la I+D+i en zonas con riesgo de despoblación, unido a la creación de una Unidad del Catastro para el Territorio Rural, y el refuerzo a la inversión en el territorio rural.

Por otra parte, dentro de un proceso descentralizador, el plan prevé el fomento de la creación de nuevos centros e infraestructuras científicas nacionales para atraerlas hacia zonas con riesgo de despoblación, así como trasladar parte de las competencias digitales de Renfe que actualmente están centralizadas en Madrid a zonas de la España interior que cuentan con talleres en desuso que pueden utilizarse para albergar este tipo de infraestructuras. Teruel es uno de los lugares elegidos, tal como anunció el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, durante una visita en septiembre pasado.

Otras medidas van encaminadas a transformar los juzgados de paz en oficinas municipales de justicia que faciliten la relación con esta administración, la implementación de un nuevo modelo de organización de las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, junto a la puesta en marcha de un plan estratégico integral para la mejora de los servicios prestados por la Administración central en el territorio. A ello se suman medidas para fomentar las instalaciones deportivas en municipios pequeños y llevar parte de las actividades de la Semana Europea del Deporte a las zonas más despobladas.

Apoyo a la inversión industrial

Una de las medidas recogidas para el impulso del emprendimiento y la actividad empresarial en las zonas rurales es un Fondo para el apoyo de la inversión industrial productiva. El mismo, sin personalidad jurídica, estará gestionado por Sepides, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales.

El objetivo del mismo, según detalla el plan, será contribuir a la formación de capital fijo de empresas industriales en proyectos de naturaleza productiva y con prioridad del impulso a su integración en la doble transición sostenible y digital, para atender tanto a nuevos establecimientos y traslados, modificaciones de la capacidad de producción, u otro tipo de iniciativas.

A ello se sumarán diferentes planes dirigidos a infraestructuras industriales sostenibles, el impulso de proyectos tractores, y para apoyar la implementación de la normativa de residuos y el fomento de la economía circular en el ámbito empresarial.