Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Álvaro Sanz, en la última sesión de la Comisión de Industria de las Cortes de Aragón

IU traslada a las Cortes las reivindicaciones de la Gent del Matarranya y reclama una moratoria temporal de los proyectos de renovables no aprobados

Asume la propuesta de PNL ante "la falta de transparencia y la amenaza de daños irreversibles" en el patrimonio natural y cultural del territorio"

Izquierda Unida exigirá este jueves en las Cortes de Aragón la declaración de una moratoria temporal de todos los proyectos de centrales eólicas y fotovoltaicas no aprobados, así como de sus líneas de evacuación y subestaciones, hasta la realización de un Plan de ordenación territorial de los recursos energéticos, tras asumir la propuesta de proposición no de ley de la Asociación Gent del Matarranya junto con otros colectivos y algunos ayuntamientos. Desde IU, su Coordinador y portavoz parlamentario, Álvaro Sanz, recuerda que la Unión Europea demanda a cada Estado miembro la elaboración de un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) con el objetivo de avanzar en la descarbonización, sentando unas bases firmes para consolidar una trayectoria de neutralidad climática de la economía y la sociedad en el horizonte 2050. 

“Sin embargo, lo que se está haciendo en Aragón para llegar a esta meta está conllevando graves perjuicios para el patrimonio natural y singularmente sobre una diversidad biológica y paisajística única en Europa”, advierte Sanz que este jueves defenderá en la Comisión de Industria de las Cortes esta PNL en la que además de la moratoria, reclama al Gobierno de Aragón una “urgente” ordenación responsable del territorio que armonice los objetivos de descarbonización con el Plan Estratégico de Patrimonio- Natural y Biodiversidad y la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030.

Se da la circunstancia de que en Aragón hay casi 200 centrales eólicas y fotovoltaicas en servido o autorizadas y 114 eólicas y 144 solares en tramitación administrativa. Algunos afectan a espacios Red Natura 2000 o a entornos singulares que llevan apostando por el turismo y actividades tradicionales desde hace décadas y otros a lugares emblemáticos para sus residentes y para la diversidad biológica de la Comunidad Autónoma, como áreas esteparias de gran singularidad en el valle del Ebro, parameras de la Ibérica y otros espacios de Aragón que se deberían conservar, como pueden ser los Parques Culturales y los Geoparques.

Asimismo, desde Izquierda Unida señalan que, actualmente, en la Comunidad existen proyectos de energías renovables que están afectando a espacios y especies amparadas por la protección legal de Planes de Recuperación o de la Red Natura 2000 y muchos de los que estén pendientes de ser autorizados o en tramitación también amenazan esta Red y a las especies que ésta protege. Unos planes sobre los que Izquierda Unida ya preguntó al Gobierno de Aragón en esta legislatura y sobre los que denuncia su falta de transparencia. 

La conservación de la biodiversidad es una política prioritaria de la UE, es decir, el impulso y la obligatoriedad del cumplimiento de estas Directivas sobre hábitas (LIC) y sobre las aves (ZEPA) deben considerarse al mismo nivel que las Directivas que rigen la lucha contra el cambio climático y el impulso de las energías renovables. En este sentido,  Álvaro Sanz, advierte al Gobierno de Aragón que continuar con la implantación de este modelo de energías renovables, “sin contar” con la planificación y gestión de los planes de gestión y conservación, puede provocar efectos no deseados tanto para la Red Natura 2000 como para la propia implantación de los proyectos de renovables. 

Asimismo, el diputado recuerda que la Estrategia Aragonesa de Biodiversidad y Red Natura 2000 Horizonte 2030 está comenzando su andadura y “esta moratoria que demandamos permitiría su implementación real en este desarrollo energético y en la Ordenación Territorial”.

En su opinión, la tramitación fragmentada de muchos proyectos con evidente interconexión entre ellos implica “la pérdida de la necesaria visión global de cómo ordenar la implantación y el desarrollo de fuentes de energía renovable en la Comunidad y también vulnera el espíritu de la Evaluación Ambiental Estratégica al afectar a otros planes y programas,suponer riesgos para el medio ambiente y una explotación intensiva de una parte muy significativa del territorio con características naturales especiales y áreas o paisajes con rango de protección reconocido”. 

Por todas estas cuestiones, IU reclamará  junto a las asociaciones proponentes que las Cortes de Aragón insten al Ejecutivo autonómico a declarar una moratoria temporal de todos los proyectos de centrales eólicas y fotovoltaicas no aprobados, así como de sus líneas de evacuación y subestaciones, hasta la realización de un Plan de ordenación territorial de los recursos energéticos, como demandan las Directivas de la UE, y a presentar este Plan, incluyéndolo en el nuevo Plan Energético de Aragón 2021-2030 y en la Estrategia de Ordenación del Territorio de Aragón (EOTA).