Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Joaquín Juste, con mascarilla, posa en el parque Los Fueros-Ricardo Eced

Joaquín Juste, presidente provincial del PP: “Necesitamos más agilidad para gestionar las soluciones a la crisis, la economía no puede esperar”

“Creo que el consenso es fundamental en estos momentos si queremos que las cosas se arreglen y debemos colaborar todos desde las administraciones”

Joaquín Juste, presidente del Partido Popular en Teruel, la principal fuerza política de la oposición, se muestra partidario del consenso para salir juntos de la crisis sanitaria y económica. Alcalde y diputado autonómico, tiende la mano a la colaboración, pero también reclama gestos de quienes gobiernan además de transparencia, y urge a que se tomen ya medidas que permitan reactivar la economía. “Necesitamos más agilidad en gestionar las soluciones a la crisis, la economía no puede esperar”, afirma Juste, quien considera que recursos que tiene la provincia como el Fite deberían estar ya activados y servir para prestar auxilio a los sectores económicos más vulnerables.    

-¿Cómo está viviendo todo este momento tan extraño y complicado de la pandemia?

-Con mucha preocupación porque es una situación que no habíamos vivido nunca, pero con cierta esperanza también de que llegue esa vacuna y de que podamos revertir la situación con rapidez. Me preocupa mucho la situación sanitaria sobre todo, con una población envejecida como tenemos en Teruel, y también por el tema económico. El parón que está sufriendo la economía es algo que ya teníamos antes en nuestra provincia, pero ahora se pueden incrementar porque tenemos muchos autónomos y pequeñas empresas que por la falta de actividad pueden quedar obligadas a cerrar y con eso perder empleo y actividad, que en una provincia pequeña como Teruel no nos lo podemos permitir.

-Cómo se han organizado desde el PP en la provincia para afrontar esta crisis sanitaria.

-La información que podíamos recopilar de las administraciones y la propia experiencia de cada ayuntamiento la hemos ido poniendo en común. Cuando empezó todo se sabían pocas cosas, cada uno actuábamos un poco a criterio individual, se desinfectaban las calles y las zonas comunes para proteger a nuestra población. Hemos intentado colaborar entre todos y ayudar lo más posible.

-Los alcaldes se han quejado de falta de información sobre la incidencia del virus en cada localidad.

-Yo creo que no ha habido coordinación. Hemos ido un poco a salto de mata. Yo lo tengo que decir y lo digo de verdad, con cierta resignación. Pienso que las dos formas de luchar contra la pandemia son colaboración y transparencia, son fundamentales. Es decir, todos tenemos que ayudar, pero yo no puedo ayudar si no me informan. Eso lo he vivido yo en mi propio municipio. Teníamos algún caso que salió y a mí me informó como alcalde la familia, ninguna autoridad sanitaria se dirigió a mí para informarme y ver la situación en la que estábamos o aconsejarme y ayudarme a tomar las medidas que había que tomar. En el Ayuntamiento tomamos medidas por nuestra cuenta. Y eso mismo ha pasado en otros muchos sitios. Nos quejamos de que no se nos informe. A veces en el centro de salud de zona tienen casos, pero el ayuntamiento no está informado, y así poco podemos colaborar. La transparencia es fundamental, y no pasa nada por que esto se sepa, y la colaboración también es importante.

-¿Se ha corregido esa situación o siguen igual?

-Estamos igual a pesar de haberlo reclamado y dado alguna rueda de prensa en ese sentido, a los ayuntamientos se sigue sin informarnos y no se cuenta con ellos.

-También han reclamado algún tipo de apoyo a los entes locales.

-Sí, porque tanto desde el Gobierno de Aragón como desde el central no se ha ayudado con nada, ni económica ni de ningún tipo para echar una mano en una situación complicada en la que los ayuntamientos han tenido que hacer un gasto extraordinario en equipos de protección y desinfección, y todo lo hemos asumido con fondos propios. Es más, el Gobierno central no ha ayudado y nos quieren retirar los fondos que tenemos los propios ayuntamientos en favor del Estado. En vez de darnos algo y ayudarnos a pagar todos estos gastos extraordinarios, nos quieren quitar los fondos que los ayuntamientos tienen ahorrados.

-¿Qué le parece que ese acuerdo con la FEMP saliera con el único voto de los socialistas y se desoyera al resto?

-Pues muy mal, evidentemente es un robo de los fondos municipales, aparte de un agravio comparativo. Aquellos ayuntamientos que han gestionado bien, que tienen fondos, ahora llega el Estado y quiere que esos fondos vayan a él, cuando nosotros estamos reclamando que ese dinero se active, se ponga en marcha, porque la economía está mal y eso sería una ayuda importante para la economía local, que la activaría. Si este dinero nos lo retiran y se lo queda el Estado no sabemos ni dónde ni cómo se va a invertir, y otra vez quedaremos los municipios desatendidos. Hago una valoración muy negativa de lo que se ha hecho, y aparte, casi todos los acuerdos hasta ahora de la Federación de Municipios y Provincias habían sido por consenso; creo que se tendría que haber seguido negociando hasta llegar a un acuerdo, porque la FEMP tiene que representar a todos, no a la mayoría, ya que es la voz de los municipios. Una voz partidista, de parte, no nos sirve.

-El PP participó y suscribió la Estrategia Aragonesa para la Recuperación Social y Económica, fue un paso adelante desde el consenso. ¿Se están cumpliendo los compromisos adquiridos?

-Falta inversión, yo creo que a este Gobierno de Aragón le sobra gasto y le falta inversión. Creo que nosotros hemos dado ejemplo de arrimar el hombro, de que como partido político, el más importante de la oposición en Aragón, está ahí para ayudar, colaborar, y firmar esa estrategia. En Aragón estamos intentando ayudar, pero quien tiene la llave de la manguera tiene que abrirla, y necesitamos inversión para activar la economía, y vemos que no se mueve nada, que las medidas que se diseñaron en esa estrategia son potentes, pero hay que ponerlas en funcionamiento.  Necesitamos más agilidad en gestionar las soluciones a la crisis porque la economía no puede esperar, o ayudamos a esos autónomos y a las empresas o no les estaremos ayudando a salir.

-¿Cómo se puede ayudar a estos colectivos?

-Yo creo que tan importante es que lleguen nuevos autónomos y nuevas empresas como mantener los que tenemos. Lo están pasando muy mal, sobre todo los que se dedican al turismo, a la hostelería, las tiendas, los bares, los restaurantes, que son básicos para los pueblos porque a veces son más servicio que negocio. Entre todos tenemos que colaborar, porque tienen gastos y no están recibiendo ingresos. Yo planteé en las Cortes que los 3 millones de euros que tiene el Fondo de Cohesión ra una oportunidad extraordinaria para ayudarles con una subvención directa que cubra estos costes para que se mantengan. Es un año difícil, extraordinario, pues también tenemos que poner medidas extraordinarias, y ese dinero que teníamos ahí creo que podría haber estado bien orientado gastándolo en eso.

-¿Qué medidas concretas habría que aplicar?

-Ayudarles a cubrir los costes que siguen teniendo que pagar y que evidentemente no van a poder cubrir con el beneficio de su actividad por el Covid. Hay que compensarles y necesitamos esos fondos y esas ayudas directas para que puedan vivir y seguir abiertos, porque si no, al final tendrán que cerrar.

-El transporte público y la movilidad es otra cuestión en la que ha incidido en las Cortes.

-Con el tema del transporte ya teníamos un problema estructural, porque en casi todas las líneas las concesiones están caducadas desde el año 2017. Lo que nosotros queríamos es que se sacase ese mapa concesional y se ayudase a las empresas, e incluso íbamos un poco más allá de solicitar servicios a demanda. Si de verdad nos creemos eso de que la gente pueda vivir donde quiera, pero que tenga el mismo nivel de servicios, necesitamos un transporte. Además, la gente más vulnerable es la que utiliza el transporte, los mayores o la población inmigrante. Si quiero que en los pueblos de Teruel viva gente, necesito que haya un transporte público, con líneas más ágiles o a demanda. Hay un camino que recorrer, más administrativo que otra cosa, pero lo que vemos es que lleva tres años parado. Llevamos un retraso extraordinario y si a eso unimos que la mayoría de las empresas que se dedican al transporte están pasando por una situación complicadísima porque no hay servicios por el Covid, o les ayudamos o si no quebrarán y ni tendremos empresas ni nada.

-La vuelta al cole está cerca, ¿se está preparado? 

-A los ayuntamientos se nos pide que nos encarguemos del cuidado de esas instalaciones, con lo cual también es una responsabilidad muy potente la que tenemos que asumir, sin competencias pero de facto. Estamos muy preocupados por la situación porque no tenemos en estos momentos un protocolo de actuación, una hoja de ruta de cómo va a empezar ese curso. No hay un diseño ni una estrategia ni nacional ni autonómica, que es lo que piden muchos municipios para ver cómo se hace. Creo que hay una diferencia clara de lo que son los municipios pequeños de los grandes, ya que son pocos alumnos y las distancias se van a poder mantener sin ningún problema, con lo cual en eso sí que creo que debería haber una diferencia entre el mundo rural y el mundo urbano. 

-Otro motivo de preocupación de cara al otoño son las residencias de mayores.

-Lo que no puede volver a ocurrir es que falten EPIs, que falten mascarillas y equipos de protección. Ahora llevamos un camino recorrido y tenemos una experiencia y las residencias de la tercera edad no pueden quedar desatendidas esta vez como lo estuvieron en el mes de marzo, que fueron vulnerables por la falta de esos equipos de protección. Y luego tenemos que ser ágiles en las pruebas, en los PCR. He visto que se quejan de los días que tardan en tener esos resultados tanto para los residentes como para los trabajadores. Eso ha de ser prioritario. Si en 24 horas se pueden tener esos resultados, necesitamos que lleguen rápido para saber a qué atenernos y tomar las medidas con urgencia porque ya vemos lo que ocurre cuando entra el virus en una residencia con personas mayores con multipatologías. 

-En el Congreso de los Diputados se aprobaron el mes pasado los dictámenes para la Reconstrucción Social y Económica del país, con incidencia además en el reequilibrio territorial. ¿Por qué no es posible que estas cosas salgan por consenso, como pide la sociedad, en un momento como el actual?

-Desde del Partido Popular hicimos todos los esfuerzos posibles para que ese acuerdo fuera unánime. Creo que el consenso es fundamental en estos momentos si queremos que las cosas se arreglen, y debemos colaborar todos desde las administraciones más grandes a las más pequeñas. Pero debo decir que quien tiene más responsabilidad a la hora de concitar ese consenso es quien dirige, desde un alcalde, un presidente de una Diputación Provincial, y a nivel del Estado, el presidente del Gobierno, que es el que tiene que tener generosidad suficiente para intentar entre todos buscar ese consenso y que las medidas lleguen. Yo veo en el Gobierno central mucha demagogia más que medidas efectivas. Me da la sensación de que se va a salto de mata, que no hay una planificación ni un orden, y vemos que se hace mucha política y mucha demagogia, pero no hay medidas estructurales que puedan resolver la crisis. 

Hacen falta medidas en inversión, y ahora mismo, cuando lleguen los fondos europeos, tiene que ser una gran oportunidad de activar todos los territorios. El medio rural, que siempre ha sido el más castigado, pues en estos momentos tiene que ser atendido. La gente está pensando en volver a los municipios pequeños, pero para eso necesitamos infraestructuras, servicios, internet, y esa oportunidad que podemos tener el medio rural tiene que venir acompañada con inversiones. Si no se ponen en funcionamiento pues al  final será otra oportunidad más perdida.

-¿Los fondos de cohesión europeos van a ser esta vez la oportunidad para cambiar las cosas en sitios como Teruel?

-Se lleva mucho tiempo trabajando en ese sentido en Europa por parte de mucha gente, y creo que sí que hay más sensibilidad y que es un mensaje que ha calado el de la despoblación. Hay muchos estudios hechos y ahora tiene que ser el momento, que lleguen esos fondos, que se impliquen las distintas administraciones para que esas inversiones en infraestructuras lleguen y revertir un poco la situación en la que nos encontrábamos, porque en sitios como Teruel se pueden tener más oportunidades. 

-En el Congreso también se aprobó el acuerdo, a propuesta de Teruel Existe y transaccionado con otros grupos entre ellos el PP, para impulsar un Pacto de Estado por el reequilibrio territorial. ¿Cree que acabará llevándose a buen término, o al final pasará como ha ocurrido otras veces, que todo queda en informes con mucha literatura, pero pocos hechos?

-Ya digo que hemos avanzado en la sensibilización, pero también es verdad que planes estratégicos y estudios hay muchos, y a lo largo de los últimos treinta años los cajones están llenos de eso, de informes, de planificación y de buenas intenciones que se han quedado en eso. Ya está, ya vale, ya está todo estudiado, ahora tenemos que pasar a la acción, esos fondos europeos de desarrollo rural tienen que llegar al territorio y hacerlo con una orientación clara. Tienen que favorecer a las empresas para que exista empleo, la banda ancha, el poder trabajar a distancia, el internet de las cosas; puede ser una oportunidad, pero sin fondos va a ser muy difícil.

-Esta crisis en la que estamos inmersos por la pandemia ha coincidido con el cierre de la térmica y sin alternativas por ahora a los empleos. La imagen del ciudadano es que los partidos con esto y otras cosas se limitan a tirarse los trastos a la cabeza sin que unos ni otros resuelvan los problemas.

-La verdad es que esa transición justa de la que hablaban no lo ha sido, porque sí que se ha acelerado y se ha ido muy rápido en el tema del cierre de la térmica, pero no se ha sido tan rápido a la hora de poner en marcha inversiones o empresas que pudiesen sustituir los puestos de trabajo. Se han ofrecido empresas en campaña electoral, pero luego no se han visto materializadas en el terreno. En cambio hemos visto cómo otros países alargaban la vida de las térmicas hasta el 2030 o el 2035 esperando que llegasen esos fondos europeos y tener tiempo suficiente para que hubiese una transición justa. Aquí no, aquí hemos optado por la vía rápida, por el cierre, pero esa misma rapidez no ha llegado a las empresas. A Aragón vienen algunas empresas como Amazon, pero se instalan en otros sitio, no lo han hecho en Andorra o el Bajo Aragón para intentar compensar la pérdida de ese empleo.

-¿Qué papel debería desempeñar el Fite en estos momentos? 

-Bueno, Teruel tiene una herramienta que otros territorios no tienen, con lo cual tenemos esa ventaja, pero claro, hay que ponerla en marcha. El Fite 19 se firmó en diciembre y está sin desarrollar. El Fite 2020 está también sin firmar, y además hay unos cuantos fondos de remanentes que no se han gastado. Es el momento de activar todo esto, de que cuando tengamos empresas que quieren crear empleo, pues ahí tenemos el Fite, además de estar a disposición de los ayuntamientos y de las infraestructuras. Lo que no puede ser es que al final se pierda una anualidad. El Fite siempre ha sido una oportunidad para atender esos grandes proyectos, y en estos momentos tiene que ser la gran palanca de activación de la economía.

-¿Cómo va a ser el nuevo curso político, cargado de broncas o lleno de consensos? 

-Pues es difícil aventurar, pero por nuestra parte vamos a intentar ser constructivos y al final intentar poner encima de la mesa nuestra experiencia en gestión, porque es un momento de generosidad, de arrimar el hombro y de gestión, pero quien gobierna, como decía antes, es el que más generosidad tiene que tener y también demostrar gestión. Al final es que ni la economía ni la sanidad nos permiten en estos momentos cometer más errores. La población demanda consenso, pero también eficacia. Si nosotros entendemos que no se está cumpliendo con lo segundo también tendremos que decirlo.

-¿La marcha de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz en el Congreso puede ser un guiño a esa voluntad de que haya más consenso y acercamiento y menos bronca?

-Bueno, yo creo que eso obedece más a ser una persona que en estos momentos estaba siendo más portavoz de ella misma que de un grupo. Con esa sustitución,  yo la verdad es que estoy contento porque Cuca Gamarra, que es quien va a sustituir, y José Luis Martínez-Almeida, son alcaldes, y yo creo mucho en el municipalismo y pienso que en política hay que empezar así, desde los ayuntamientos, porque esa vocación de servicio y de entrega se vive sobre todo en el municipalismo, en los ayuntamientos. Que las voces del partido sean gente que ha sido alcalde o que es alcalde, me parece una buena noticia.

-¿Qué mensaje le gustaría trasladar a la sociedad turolense en estos momentos de preocupación por el Covid y de incertidumbre por la economía?

-Hemos vivido otros momentos difíciles, quizá no tanto como este, pero si todos trabajamos en la misma dirección y empujamos el carro juntos, tenemos recursos, tenemos fuerza y energía suficiente para salir adelante. Pero para eso tiene que haber consenso, tiene que haber eficacia, y tenemos que ir todos en la misma línea.