Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Pilar Catalán (izqda.) recibe su premio de manos de la presidenta del Colegio de Enfermería de Teruel, Marián Roca

La actividad física previene el deterioro cognitivo, según un estudio turolense

El Colegio de Enfermería de Teruel premia un proyecto realizado por Pilar Catalán

El ejercicio moderado que se realiza hacia mitad de la vida previene el deterioro cognitivo cuando una persona envejece. Así lo ha demostrado la enfermera turolense Pilar Catalán Edo que recibió este jueves el primer premio de Investigación 2020 del Colegio de Enfermería de Teruel por su trabajo Influencia de la actividad física en la degeneración cognitiva (enfermedad de Alzheimer). Estudio genético APOE mediante biomarcadores AB en la población. 

El estudio se llevó a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza con una muestra de 150 sujetos todos hombres de entre 50 y 80 años. 

Catalán explicó que la investigación mostró que “si veinte años antes se tiene una vida activa (deporte-salud cuatro o cinco días a la semana siguiendo recomendaciones de la OMS y del Colegio Americano de Medicina del Deporte) influirá para evitar el deterioro cognitivo al final de la vida”.

Además, se ha hecho a través de unos biomarcadores en sangre que podrían ser premorbidos de enfermedad de Alzheimer lo que permite hacer el seguimiento con un simple análisis de sangre, un método menos cruento y más cómodo para los pacientes que las pruebas de imagen. 

Este proyecto forma parte de la tesis doctoral sobre deporte y salud que esta enfermera turolense presentó en 2016.

“Este premio me da mucha alegría. En un año muy duro es un horizonte de esperanza para pensar que podemos seguir trabajando en este tipo de competencias que tenemos las enfermeras como es la investigación”, aseguró Pilar Catalán. 

También se entregó el segundo premio a Raquel Sánchez Recio, por su trabajo La relación entre el estrés y la salud autopercibida en la población laboral ocupada en España durante la crisis económica de 2008: el papel mediador de la satisfacción laboral y del apoyo social.

Durante el acto que fue parcialmente presencial y el resto virtual también se conocieron  los resultados de la Beca 2018, Intoxicación aguda en la provincia de Teruel, por parte del investigador Juan José Aguilón y los resultados parciales del proyecto de la ganadora de la Beca 2019, La fragilidad como base del cuidado de enfermería en las personas mayores de 65 años institucionalizadas. Relación con el envejecimiento cutáneo y efectos de un programa de reducción del sedentarismo, de Ana Mateo. El acto concluyó con una ponencia de David Fernández García, enfermero y director del Departamento de E-learning y Nuevas Tecnologías en la Universidad Católica de Valencia.

La presidenta del Colegio de Enfermería de Teruel, Marián Roca, destacó que el objetivo de estas convocatorias de beca para desarrollar un estudio y de proyectos para investigaciones ya realizadas es “dar visibilidad a que la Enfermería investigue y que gracias a esos estudios que hacen a través de la investigación mejoren los cuidados y mejorando los cuidados damos más seguridad al paciente”.

Roca reconoció que ha sido un año complicado pero esta es ya la tercera edición y se han concedido un premio de 800 euros y otro de 500 por trabajos ya realizados. El tercer premio y la beca han quedado desiertas, no porque no se hayan presentado propuestas si no porque no cumplían con los requisitos que se pedían. La presidenta de los enfermeros turolenses recordó que los trabajos se presentan de forma anónima y que hay unos auditores expertos que hacer la valoración.