Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La Asamblea de Caja Rural de Teruel aprueba la gestión de 2020, con casi 5 millones de beneficio antes de impuestos La Asamblea de Caja Rural de Teruel aprueba la gestión de 2020, con casi 5 millones de beneficio antes de impuestos
Imagen de la asamblea celebrada este miércoles

La Asamblea de Caja Rural de Teruel aprueba la gestión de 2020, con casi 5 millones de beneficio antes de impuestos

Incremento del 55% respecto al ejercicio anterior

La Asamblea General  de Caja Rural de Teruel ha aprobado este miércoles la gestión y las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2020 . La entidad ha presentado un beneficio antes de impuestos de 4,9 millones de euros antes de impuestos, cifra que supone un incremento del 55% respecto a la del año 2019. La Asamblea se ha celebrado de forma presencial en el Palacio de Congresos de la ciudad de Teruel.

El margen financiero, según explica la Caja Rural en una nota de prensa, se ha visto reducido como consecuencia del descenso continuado de los tipos de interés, si bien la entidad ha mantenido el nivel de inversión crediticia, compensando dicha caída con un incremento del 13% en el capitulo de ingresos por comisiones provenientes del negocio bancario, seguros, fondos de inversión y servicios de valor añadido. Con todo ello, ha visto reducido su margen bruto en un 7% por la ausencia de ROF (Resultado de Operaciones Financieras) en 2020.

Por su parte, los gastos de explotación se han visto reducidos en un 3%, destacando una reducción de los gastos generales en un 7%.

La entidad en 2020 alcanzó un beneficio antes de impuestos de 4,9 millones de euros un 55% más que en el ejercicio 2019, de los que se destinarán a proyectos colaborativos 458.000 euros y el resto a reservas.

El presidente de Caja Rural de Teruel, José Cuevas Moreno, ha resaltado en su intervención el trabajo realizado por la entidad “poniendo en marcha desde el primer momento medidas en apoyo de sus socios y clientes a través de las líneas de financiación ICO-COVID, consiguiendo que el tejido productivo tanto de la provincia y de las ciudades en las que la entidad tiene presencia en otras provincias haya podido acceder a las mismas con facilidad”, destacando también “el papel de las Cajas Rurales como entidades que han protagonizado un papel decisivo en la vertebración económica y la paliación de los efectos de la crisis en el medio rural”.

Por su parte, David Gutiérrez Díez, director general de Caja Rural de Teruel, ha dado a conocer en su intervención las principales magnitudes de la entidad, resaltando que “el trabajo realizado en un año tan atípico como el 2020 ha permitido continuar con la senda iniciada en septiembre de 2019, consiguiendo una evolución positiva de las cifras de la Caja, siendo esto consecuencia del enorme esfuerzo realizado por las 196 personas que conforman la plantilla de Caja Rural de Teruel, así como por el apoyo del Consejo Rector y de la Asociación de Cajas Rurales“.  

De esta forma, ha destacado la evolución de la ratio de solvencia CET1 que se situó en el 20,22%, con un incremento de 257 puntos básicos. El Capital Social de la Caja a 31 de diciembre ascendió a 108,2 millones de euros, viéndose también incrementado en 185 el número de socios hasta alcanzar la cifra de 24.845. El total de recursos de clientes creció hasta los 1.672 millones, incrementándose en 109 millones respecto al ejercicio anterior. Por su parte, el crédito concedido a la clientela alcanzó un volumen de 800,75 millones de euros, mientras que la tasa de morosidad se redujo en 2020 en 193 puntos básicos respecto al ejercicio 2019, siendo ya dos los ejercicios consecutivos que mejoran la citada tasa. La cobertura del crédito dudoso se situó en el 59,3%, informa la entidad.

También ha destacado la gestión realizada en el segmento Agro, donde la Caja ocupa el primer lugar provincial en Gestión y Anticipos PAC, así como en la cobertura de Agroseguros.

Respecto al Fondo de Educación y Promoción (FEP), del que dispone la entidad como cooperativa de crédito y con el que retorna a la sociedad parte de sus beneficios, se ha aprobado destinar una partida de 458.780,39 euros para colaborar con actividades culturales, deportivas, educativas, sociales y locales, así como para el desarrollo de medidas en apoyo del sector agroalimentario y las asociaciones empresariales de la provincia. Los Fondos Sociales de Caja Rural de Teruel permitieron colaborar en el año 2020 con 193 iniciativas de todo el territorio, destacando las llevadas a cabo con entidades sociales de carácter provincial como Cáritas, Banco de Alimentos y Cruz Roja, facilitando también la puesta en marcha de la “Beca Jóvenes Universitarios Teruel” junto a cuatro empresas de la provincia.

La entidad asegura que se ha cumplido con los principales objetivos para el ejercicio 2020, del Plan Estratégico 2020-2022 que se presentó en la pasada Asamblea General, el cual está en permanente seguimiento y revisión dada la coyuntura derivada del covid-19.

Así mismo, se ha informado de los principales parámetros de negocio en este primer trimestre del 2021, caracterizado por un crecimiento de la inversión crediticia en un 1,53%, financiaciones de leasing en un 10,02%, crecimiento en la gestora de fondos de inversión Descooperativo del 9,71% y un rebaje de crédito dudoso del 5,74%, así como la buena marcha en el negocio asegurador bajo la marca Seguros RGA

La asamblea ha servido para aprobar la renovación del Consejo Rector, agradeciendo el trabajo y la dedicación en sus años como consejeros a Araceli Sierra Martínez, Benigno Talabante Pascual e Higinia Navarro Domínguez como consejeros salientes, y siendo elegidos  Elena Utrilla Tresaco, Marcos Garcés Lizama, y Simona Doñate Rozalen como nuevos consejeros.