Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un agente de la Guardia Civil. EFE/Archivo

La AUGC de Teruel achaca la extensión de contagios de Covid en la Guardia Civil a la falta de medios

Asegura que se incumplen las medidas de la Dirección General

La Asociación Unificada de Guardias Civiles en Teruel denuncia que las carencias de personal y medios ayudan a la expansión de brotes de Covid-19 en unidades de la Benemérita de la provincia.

“Desde AUGC Teruel volvemos a comprobar que día tras día desde que se inició la nueva ola de contagios por Covid-19 en la provincia, ni tan siquiera se han cumplido mínimamente las medidas dictadas por la Dirección General de la Guardia Civil para paliar la incidencia entre los agentes que prestan servicio a diario en la provincia”, denunció la asociación en un comunicado de prensa en el que aseguró que est ha provocado brotes que han afectado y siguen afectando a personal diversas unidades de la Comandancia turolense. 

La AUGC argumentó que en ese escrito fechado en septiembre de 2020 y cuyas instrucciones para la organización de los servicios de las unidades operativas y de recomendaciones de buenas prácticas para evitar contagios por coronavirus “eran claras al respecto y se reiteraba como norma general, que no se nombren servicios compuestos por personal de diferentes puestos, como medida preventiva para evitar los contagios que ya se están produciendo en algunas unidades” así como que “para la prestación de servicios de seguridad ciudadana o de otras especialidades, se establecerán parejas o binomios de servicio, de tal forma que las dos personas realicen conjuntamente el mismo tipo de servicio siguiendo los mismos horarios, turnos, descansos, etc.. así como grupos estancos para evitar contactos y contagios”, detalló respecto al contenido de esa normativa.

La asociación aseguró que en la situación actual “es prácticamente imposible cumplir con esas instrucciones”, puesto que la prestación de servicio a la ciudadanía “quedaría resentida”. Ello conlleva que en la práctica no se puedan llevar a cabo estas medidas sobre todo “por la alarmante falta de personal sobre todo en el medio rural”, denunció la organización. 

“Del mismo modo estamos comprobando cómo no se está ni tan siquiera estudiando o evaluando dotar de mascarillas del tipo FFP2, durante la prestación del servicio, cuando sobre todo se tiene que interactuar con personas en distancias muy cercanas con motivo de garantizar la seguridad ciudadana, y a los que se les tiene que por ejemplo registrar, detener, trasladar o custodiar en calabozos etc”, criticó la AUGC. 

En la nota de prensa se insistió en que es precisamente en donde están situados los calabozos en la Comandancia de Teruel, en donde se encuentra “uno de los mayores motivos de preocupación para la salud de los Guardias Civiles que prestan su servicio allí”, al encontrarse con una dependencia cerrada y con muy escasa ventilación, ocasionando una situación extrema de riesgo que se ve agravada en cuanto existen personas detenidas, pues no se puede proceder a ventilar en su mínima expresión esa dependencia, lo que lleva a AUGC a solicitar el uso de unidades portátiles equipadas con filtros de alta eficiencia HEPA siguiendo las recomendaciones del Gobierno. 

Otro punto de preocupación para la asociación es la desinfección general de dependencias de uso común y tránsito, la cual fue una constante en el anterior estado de alarma y ahora “ha dejado de realizarse de manera periódica, sin causa ni motivo aparente, para resumir en pocas palabras: antes la solución de lejía estaba por todos lados y ahora ni se huele ni se la espera”, señaló. 

La AUGC consideró que el nombramiento de los servicios contraviene lo dispuesto por la Dirección General de la Guardia Civil, originando “un riesgo de contagio entre personal de distintas unidades y poblaciones que debería evitarse y prevalecer por encima de todo la salud de los agentes y sus familias”. Tampoco entiende “el hermetismo total en cuanto al conocimiento del número de casos positivos por parte de la Comandancia de Teruel”. 

La asociación de la Guardia Civil mayoritaria, que representa la 60% de la plantilla también lamenta que se compartan vehículos y chalecos antibalas lo que también incrementa el riesgo de contagios.