Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La capital turolense está desde este jueves en confinamiento perimetral por los elevados casos de coronavirus

Desde el lunes toda la Comunidad estará en nivel 3 de alerta sanitaria con aforos al 25% y otras restricciones

Los municipios de Teruel, Huesca y Zaragoza (incluidos sus barrios pedáneos) están desde este jueves en confinamiento perimetral, una medida de limitación de la movilidad que se puede prolongar hasta 30 días pero que se revisará semanalmente. Además, a partir del lunes, todo Aragón pasará a nivel 3 de alerta sanitaria con las medidas más restrictivas en cuanto a aforos y actividades sociales.

El presidente aragonés, Javier Lambán, acompañado por la consejera de Sanidad, Sira Repollés, anunció en rueda de prensa las nuevas medidas para frenar la preocupante curva de contagios de coronavirus tras el Consejo de Gobierno extraordinario en el que se aprobó el decreto ley para declarar el confinamiento perimetral y el paso a nivel 3 de alarma, el más restrictivo.

La adopción de estas medidas responde a la evolución epidemiológica de la pandemia de Covid-19 en la comunidad y se sustenta jurídicamente en el Decreto-ley 7/2020, de 19 de octubre, por el que se establece el régimen jurídico de alerta sanitaria para el control de esta pandemia en Aragón, aprobado el pasado lunes.

Limitaciones de movilidad

La consejera de Sanidad explicó sobre el confinamiento perimetral que las entradas y salidas a los tres municipios se reducirán a “lo estrictamente necesario”. En concreto, se restringe la libre entrada y salida, salvo para acudir a centros sanitarios, por obligaciones laborales, el retorno al lugar de residencia, el cuidado de personas dependientes, la asistencia a centros escolares y otras causas de fuerza mayor.

Sí se permite la movilidad dentro de las ciudades, pero Repollés pidió realizar las actividades “imprescindibles”. El decreto ley contempla que el confinamiento perimetral puede estar vigente durante 30 días, si bien la consejera aclaró que se valora “semana a semana” e incluso podría “levantarse” a mitad de una semana si los datos epidemiológicos lo permiten.

Situación epidemiológica

El decreto ley que faculta al Gobierno de Aragón para establecer confinamientos perimetrales marca una serie de parámetros. En el caso de las ciudades de más de 100.000 habitantes, criterio que solo se da en Zaragoza, la incidencia acumulada en 14 días debe superar los 500 casos por 100.000 habitantes, la ocupación de las UCIs con pacientes con coronavirus tiene que encontrarse por encima del 35% y la tasa de positividad ser más alta del 10%.

En Huesca y Teruel que se situarían en la franja de las poblaciones de entre 10.000 y 100.000 habitantes donde se tienen en cuenta la incidencia acumulada en 14 días y otros parámetros poblacionales y epidemiológicos.

La consejera de Sanidad detalló que situación de Aragón durante las últimas semanas ha experimentado un notable incremento, tras un periodo de estabilidad que abarcó desde finales de agosto a principios de octubre. En este periodo se ha pasado en la Comunidad de 166 casos por 100.000 habitantes en la semana 40 a 219 en la semana 41 y 260 en la semana 42, la última. En los últimos 14 días la incidencia es de 586 por 100.000 habitantes. Asimismo, también ha aumentado el porcentaje de pruebas positivas sobre el total realizadas, con cifras que oscilan entre el 17% y el 20% de positividad en pruebas PCR. En cuanto a los indicadores de hospitalización, más del 40% de las camas de UCI están ocupadas por enfermos de Covid-19.

La consejera alertó también de que el crecimiento de nuevos casos “supera el 45% en algo más de una semana” en la comunidad autónoma y de los ocho sectores sanitarios en que se divide Aragón, solo los de Calatayud y Alcañiz registran una incidencia de menos 500 casos por 100.000. Además, una de cada dos zonas básicas de salud tiene una incidencia acumulada en 14 días de más de 500 casos.

“Los indicadores muestran una curva ascendente” que “no parece que vaya a cambiar si no se toman medidas” para proteger la salud de los aragoneses y al sistema sanitario, aseguró Repollés, que señaló que la transmisión que se da es comunitaria, relacionada con el ocio y las celebraciones familiares y sociales

Repollés argumentó que las tres capitales de provincia presentan además algunas particularidades que hacen necesario decretar su confinamiento perimetral. En el caso de Zaragoza, la incidencia es de 543 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

En el caso de Huesca y Teruel se han valorado también criterios cuantitativos además de cualitativos. Huesca tiene una incidencia acumulada en los últimos 14 días de 1.003 casos por 100.000 habitantes y Teruel, de 1.418 casos en el mismo periodo. Además, ambos núcleos de población son ejes de movilidad respecto a su entorno próximo ya que a donde acuden las personas para hacer compras o disfrutar el ocio, por lo que limitar la movilidad hacia ellos es la medida “adecuada” para “frenar la curva de contagios”, comentó la consejera.

Nivel 3 de alerta

Asimismo, el decreto ley establece la entrada de toda la comunidad aragonesa en nivel 3 de alerta a partir del próximo lunes. “El que conlleva restricciones más duras”, destacó el presidente Javier Lambán.

A partir del lunes, el cierre de la hostelería será a las 22.00 horas, con prohibición de consumo en el interior del local y un aforo máximo en las terrazas será del 50%.

La reuniones sociales solo podrán hacerse con un máximo de seis personas. En entierros y velatorios serán quince personas en espacios abiertos y diez en espacios cerrados. Para celebraciones como bodas, comuniones o bautizos no se podía superar las diez personas en el interior y quince en el exterior.

La regla general de aforos será del 25% y se aplicará a los lugares de culto, hipermercados, medias y grandes superficies y parques comerciales -salvo en los establecimientos de venta de alimentación que será el 50%-, en mercados al aire libre, gimnasios, piscinas, museos y salas de exposiciones, cines, teatros, auditorios (con butacas preasignadas). Al aire libre habrá un aforo del 25% del aforo, con un máximo de 150 personas.

Ante estas nuevas normas, el presidente aragonés hizo una mención especial al sector que se ha visto particularmente afectado, el de la hostelería y el ocio, que a su juicio necesita gestos del Gobierno de Aragón “de aliento y de compromiso económico” y ya avanzó que “no faltará apoyo institucional ni económico”.

“Para combatir la pandemia no vamos a escatimar recursos materiales con PCRs, rastreadores, habilitando hospitales de campaña y además siempre dijimos que no nos temblaría la mano para tomar las decisiones pertinentes”, indicó el responsable del Ejecutivo aragonés.

“Entiendo el cansancio, desasosiego, inquietud e impaciencia de la población aragonesa, que ve que pasan los meses y la epidemia no reaparece de muestras vidas. Solo puedo decirles que su gobierno está empleándose a fondo, aunque hacer pronósticos es imposible”, indicó Lambán. 

“Les pido que mantengan en estado de alerta permanente su conducta, que observen con rigor las recomendaciones de la autoridad sanitaria. Sin responsabilidad ciudadana el esfuerzo de la sanidad no servirá de nada”, insistió el presidente.

Javier Lambán, subrayó que el decreto ley del pasado lunes habilita al Gobierno autonómico “para que sus decisiones no necesiten las ratificaciones del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, ni de ningún juez” y remarcó que ha sido elaborado “en contacto constante y cooperando con el Ministerio de Sanidad”. Lambán remarcó que esta fórmula es una “solución para reaccionar con rapidez” ante la epidemia y permite “no depender de decisiones ajenas” para preservar la salud de los aragoneses, así como su derecho a la educación y al trabajo. 

“El Estatuto de Autonomía nos da posibilidad de resolver este problema por nosotros mismos”, remarcó Lambán que añadió que para eso “existe el autogobierno”, siempre “respetando siempre” al Gobierno de España.