Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

La capital turolense supera su récord histórico de temperatura máxima en febrero al alcanzar los 24,7 grados La capital turolense supera su récord histórico de temperatura máxima en febrero al alcanzar los 24,7 grados
Uno jóvenes, este viernes en manga corta en Albarracín. S.A.

La capital turolense supera su récord histórico de temperatura máxima en febrero al alcanzar los 24,7 grados

Para este sábado se espera una drástica bajada, con unos 9 de máxima en Teruel
banner click 244 banner 244

La capital turolense superó este viernes su récord histórico absoluto de temperatura máxima en un mes de febrero, al alcanzar los 24,7 grados centígrados a las 15.40 horas, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El récord anterior era de 23,8 grados y se registró el 28 de febrero de 1990.

En muchos puntos de la provincia los termómetros marcaron temperaturas mucho más altas de lo habitual para estas fechas. Por ejemplo, en Utrillas y Montalbán se llegó a los 23 grados, en Híjar a 22,6, en Alcañiz a 22,5 , en Albarracín 22,1 y en Mezquita de Jarque, a 20. Bello registró la cuarta mínima más baja de España, con -3,8 grados, pero a lo largo del día hizo también calor, ya que se alcanzaron los 20,2 grados.

Tobogán de temperaturas en un fin de semana que deja, de nuevo, pocas lluvias

El sol y las altas presiones continúan anclados en casi toda España, aunque el paso de algunos frentes fríos durante el fin de semana podrían dejar lluvias débiles en el norte peninsular y en las montañas del centro, y temperaturas que descienden de forma acusada el sábado, para estabilizarse el domingo. 

En Teruel, por ejemplo, se podría pasar de una máxima de 24 grados el viernes a 9 el sábado, en Soria de 19 grados el viernes a 8 grados el sábado, en Toledo de 21 a 11 grados y en Madrid capital de 20 grados el viernes a 10 grados de máxima el sábado.El sábado y el domingo llegan con un importante "tobogán" de temperaturas y algo (poco) de lluvia, ha señalado Rubén Del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), quien avanza que para la próxima semana podrían producirse algunos cambios en las condiciones meteorológicas.

El sábado lloverá en el Cantábrico y mitad oriental peninsular, sobre todo en el Sistema ibérico, Pirineos y algún chaparrón aislado en puntos de Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia e interior de la Comunidad Valenciana; por el contrario, en la mitad occidental peninsular no lloverá o lo hará "de forma testimonial".

Este día las temperaturas descenderán de manera "muy acusada en la mayor parte del país" e incluso, de manera "extraordinaria" -máximas 10 grados más bajas que las del viernes- en casi toda la zona oriental peninsular.

A lo largo de esta jornada, en la mitad norte peninsular los valores estarán hasta 5 grados por debajo de lo normal, y entre 5 y 10 grados en el Sistema Ibérico y alrededores, aunque, Del Campo ha precisado que será una "bajada pasajera": el domingo volverá el anticiclón, con un tiempo más estable y ascenso de las temperaturas.

El domingo amanecerá con heladas en el norte y centro peninsular y, a partir, de las horas centrales del día se notará una subida de entre 4 y 8 grados respecto al sábado en la mayor parte del país, ascenso que continuará durante lunes y el martes. A partir de ese día y durante la semana próxima los registros volverán a estar en amplias zonas entre 5 y 10 grados por encima de lo normal.

Respecto a las precipitaciones, el portavoz ha adelantado que, de domingo a martes, serán de nuevo muy escasas en toda España, y las mayores probabilidades se producirán en el extremo norte de la Península y quizá también, con carácter débil, en el Estrecho.

A partir del miércoles se prevén lluvias en el sur de la Península y en puntos de la mitad oriental poco abundantes, aunque en puntos del sur de Andalucía podrían ser las primeras lluvias algo significativas del 2022.

Las temperaturas en la segunda mitad de semana seguirán altas, con máximas por encima del promedio para la época del año, y menor intensidad y extensión de las heladas.