Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Autobuses de la empresa IRB, que cubre la línea Madrid-Teruel-Valencia, estacionados en la estación de buses de la capital turolense

La concesionaria del bus de Madrid cambiará en los próximos días y no se parará el servicio

Se prestará hasta garantizar la continuidad

La empresa concesionaria del autobús que cubre la línea Madrid-Teruel-Valencia cambiará en los próximos días para poder garantizar así la prestación de este servicio, después de que la firma que lo presta actualmente entrara en concurso de acreedores durante el verano pasado. El cambio no supondrá la interrupción del servicio, según han asegurado desde IRB, la compañía que da el servicio actualmente, si bien desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) no han concretado cómo se llevará a cabo ese cambio después de haber negociado una nueva concesión para solucionar el problema que se había creado.

El gerente de IRB, Ricardo Gómez, aseguró a este periódico que los usuarios de esta línea, que presta tanto el servicio de transporte público con Madrid como con Valencia, pueden estar tranquilos puesto que no habrá una interrupción en la prestación del mismo.

El cambio podría ser el 18 de diciembre, aunque este periódico puesto en contacto con el Mitma no consiguió que le aclararan la fecha exacta. La empresa que presta el servicio actualmente no está vendiendo billetes a partir de ese día, que es el próximo viernes, si bien tampoco se descarta que la nueva empresa no empiece a prestar el servicio hasta el día 21.

Durante esos días, IRB seguirá prestándolo, en un fin de semana además en el que se espera que empiece a haber un mayor movimiento de viajeros por las fiestas navideñas. Así lo aseguró el gerente de IRB, si bien la última palabra es del Ministerio, precisó.

El cambio de empresa concesionaria dará así por concluido el periodo de provisionalidad que ha existido desde que la empresa que lo ha estado prestando en los dos últimos años entrara en concurso de acreedores. 

El Ministerio de Transportes, ante la situación creada, aprobó el pasado 14 de octubre el pliego de condiciones para la adjudicación directa de este servicio público de transporte regular de viajeros, y se dirigió a tres empresas que operan en la zona para ofertarles la prestación.

Esta nueva adjudicación, de la que todavía no ha informado oficialmente el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana pondrá fin a la incertidumbre que existía con esta línea, aunque se desconoce qué tipo de servicios se prestarán. En el pliego sí que se exigía al menos una expedición de ida y otra de vuelta, diarias, durante todo el año.

Hasta la primavera de 2018 estuvo prestándolo Samar, pero a partir de mayo de ese año se quedó con el mismo IRB al adjudicarse la nueva concesión. Al año de funcionamiento la nueva empresa advirtió que las cifras no cuadraban porque los datos con los que se había sacado el pliego no eran reales, además de haber retirado la DGA una subvención que tenía por un autobús directo entre Madrid y Teruel que circulaba los lunes, miércoles y viernes con salida a primera hora de la mañana de la capital turolense y regreso por la tarde.

La situación siguió empeorando a partir del otoño del año pasado, a lo que se sumó el descenso en el número de viajeros. Poco antes de que estallase la pandemia la situación era ya muy crítica por las quejas de los viajeros debido a los retrasos del servicio, así como por el impago de nóminas a los trabajadores. 

La crisis sanitaria no hizo sino empeorar más la situación y la empresa presentó un concurso de acreedores, que le fue admitido a principios del pasado mes de septiembre. A pesar de entrar en un proceso concursal, la empresa ha seguido prestando el servicio con Madrid y Valencia, a la espera de que el Ministerio de Transportes, titular de la línea, adjudicara una nueva concesión de forma directa para garantizar la continuidad.

Ante la alarma surgida por la difusión de que la empresa IRB dejaría de prestar el servicio a partir del día 18, su gerente Ricardo Gómez reiteró que solo se va a producir el cambio de concesionario por fuerza mayor debido al concurso de acreedores, y que hasta que eso se produzca, ya sea el día 18 o el próximo lunes, día 21, ellos seguirán prestándolo.

En este sentido, Gómez indicó que el compromiso ministerial es garantizar ese servicio para que Teruel no se quede incomunicada, y que no se dejará de prestar sin tener garantizada la continuidad.