Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La Covid fue la tercera causa de muerte en la provincia de Teruel de enero a mayo La Covid fue la tercera causa de muerte en la provincia de Teruel de enero a mayo
Coronas de flores en el cementerio de la capital turolense

La Covid fue la tercera causa de muerte en la provincia de Teruel de enero a mayo

Las enfermedades del sistema circulatorio y los tumores encabezan los decesos entre los turolenses

El coronavirus fue la tercera causa de muerte en la provincia de Teruel entre los meses de enero y mayo, solo por detrás de las enfermedades del sistema circulatorio y del cáncer. En este periodo hubo un 21,5% más de decesos que en el mismo periodo de 2019, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre mortalidad por todas las causas en los cinco primeros meses de este año.

Teruel registró en este periodo un total de 101 muertes por Covid-19 con el virus identificado (los mismos que notifica el Gobierno de Aragón en sus estadísticas sobre la pandemia) y otros 24 con sospecha de la infección pero sin confirmar analíticamente. Entre ambos suponen un 15% del total de las 835 defunciones por todas las causas. 

En los cinco primeros meses de 2019, fallecieron en la provincia de Teruel 687 personas, 148 menos que en estos meses de este año.

La Covid-19 se incluye dentro de las enfermedades infecciosas y parasitarias que han pasado de los diez casos de 2019 a los 141 de 2020, es decir, 14 veces más. 

Por sexo, el 58% de los fallecidos con Covid-19 confirmado (59) fueron hombres y el 42% mujeres (42). Entre los sospechosos de tener coronavirus hubo diez varones (42%) y catorce féminas (58%). En el conjunto de las muertes, el 49% eran hombres (408) y el 51% mujeres (427).

El 93% de las personas que perdieron la vida de enero a mayo por la Covid-19 eran mayores de 75 años, un total de 116. La franja con más fallecidos fue la de 90 a 94 años, con 33 personas (26,4%), seguida de la de 85 a 89 años, un total de 32 (25,6%). 

Sistema circulatorio

La primera causa de mortalidad de enero a mayo de este año en Teruel fueron las enfermedades del sistema circulatorio (enfermedades cerebrovasculares, infarto, enfermedades isquémicas del corazón, etc). Hubo 209 fallecimientos por esta causa, un 25% del total. Sin embargo, fueron un 10% menos que en el mismo periodo del año anterior, cuando también fue el primer motivo de los decesos, con 232.

Dentro de este tipo de dolencias las que más muertes provocaron fueron las enfermedades cerebrovasculares con 52 (25%), seguidas de otras enfermedades del corazón (41 muertes, el 19,6%) y el infarto agudo de miocardio (33 casos, 15,7%).

Los tumores fueron la segunda causa de muerte en la provincia, con un total de 153 decesos, es decir, el 18,3% del total. En este caso hubo un incremento del 14% respecto a 2019, cuando fueron 134 fallecimientos.

El tumor más mortífero fue el de tráquea, bronquios y pulmón con 25 óbitos (16,33%), seguido de la neoplasia de colon (quince muertes), el de recto, porción sigmoide y ano (catorce) y el de mama (doce).

La cuarta causa de muerte en Teruel en estos primeros meses del año fueron las enfermedades del sistema respiratorio con 102 fallecimientos que demás aumentaron un 24,3% respecto a esas fechas de 2019, entonces fueron 82. Además, dentro de este conjunto de patologías el mayor incremento se produjo entre otras enfermedades del sistema respiratorio con 54 casos, el doble que el año anterior.

Datos nacionales

Los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre las causas de muerte durante la primera ola de la pandemia elevan a 45.648 los fallecidos por coronavirus, registrados todos de marzo a mayo y que superan en 18.557 las defunciones computadas por el Ministerio de Sanidad.

La estadística publicada este jueves distingue los motivos de los 231.014 decesos contabilizados en España entre enero y mayo, y confirma que hasta marzo no se produjeron las primeras muertes por covid y que abril, con 26.305 casos, fue el mes con mayor mortalidad debido a esta causa, con la curva de la pandemia en lo más alto. 

Dentro del grupo de enfermedades infecciosas, el coronavirus aparece como la causa de muerte más frecuente, con 32.652 muertos con el virus “identificado” y 13.032 con el virus “sospechoso”; en ese período Sanidad había contabilizado 27.127 fallecidos.

El INE considera que estos datos son de la máxima fiabilidad, ya que se obtienen de los certificados médicos de defunción en los cuales se especifica la causa de la muerte. “Estadísticamente no se puede ir más allá”, destacó el director general de Productos Estadísticos del INE, Alfredo Cristóbal, porque el certificado es imprescindible para un enterramiento o una incineración y la información que aporta permite una medición “exhaustiva”.

Es más, añade que la precisión y la calidad de esta estadística es “excelente”, hasta el punto de que dentro de Europa no ha habido ningún otro país que a día de hoy haya publicado una información semejante referida al año 2020.

Al incorporar los códigos que la OMS estableció en marzo para distinguir las muertes por coronavirus, los datos diferencian entre casos “identificados” y “sospechosos”, pero Cristóbal explica que en todos se puede considerar la Covid-19 como causa de la muerte.

Hay otros 4.218 fallecimientos de personas que habían contraído la enfermedad pero sin que fuera determinante para el desenlace (como los pacientes con cáncer terminal), aunque el virus hubiera acelerado el proceso.

En conjunto, desde que arrancó 2020 hasta mayo perecieron por todo tipo de causas 231.014 personas en España, 43.537 más que en el mismo período del año anterior, lo que supone un alza del 23,2%. Sin contar con la Covid-19, el resto de patologías que desembocaron en la muerte evolucionan de modo similar a otros años, como las enfermedades del sistema circulatorio o los tumores.

La curva de defunciones por Covid arrancó con fuerza en marzo, cuando se decretó el primer estado de alarma, hasta 11.278 casos de virus identificado y 4.147 sospechoso; continuó al alza en abril con 18.178 casos confirmados y 8.127 sospechosos y bajó de forma notable en mayo, con 3.196 muertos confirmados y 758 sospechosos. La “semana negra” fue la del 30 de marzo al 5 de abril, con 10.664 defunciones.

El INE señala que en la primera ola pereció un millar más de hombres que de mujeres (23.370 hombres frente a 22.314 mujeres) y que los decesos se concentraron en edades avanzadas, con un riesgo de muerte por la covid-19 mucho más bajo en los menores de 65 años.