Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Vista general del polígono La Paz, en la ciudad de Teruel. Archivo

La Covid lastra la actividad pero no se dan brotes en el entorno laboral de la provincia

Empresarios y sindicatos afirman que las medidas implementadas funcionan

La alta incidencia de la covid-19 en la provincia de Teruel en las últimas semanas ha traído consigo un aumento de las bajas laborales, lo que ha obligado a muchas empresas a reorganizar la producción. No obstante, empresarios y sindicatos coinciden en señalar que no se han registrado brotes en el ámbito laboral gracias a las extremas medidas de seguridad y que la mayoría de los contagios se han producido en el entorno familiar y social.

El presidente de la Asociación de Empresarios y Propietarios del Polígono Industrial Las Horcas de Alcañiz, Manuel Giménez, señaló que gracias a las medidas adoptadas en las empresas y al cuidado al ponerlas en práctica, han evitado los contagios y, por ende, el cierre de las mismas. “Hemos sido bastante cautos y hemos podido atajar esos brotes que, por ejemplo, se dieron en la recogida de la fruta”, explicó.

Giménez indicó que las bajas laborales por la covid-19 “adelgazan” las estructuras y “retrasan” la producción en algunos casos. “Todo cuesta el doble, incluida la logística con los envíos y recibos”, comentó.

El secretario de esta misma asociación, Carlos San Nicolás, admitió que, aunque la última onda epidémica “realmente ha pegado duro en Alcañiz”, las empresas instaladas en el polígono Las Horcas mantienen la actividad, “en mayor o menor medida”. De hecho, no le consta que ninguna haya tenido que cerrar.

Sí que ha sido necesario, no obstante, llevar a cabo “reajustes” y que trabajadores sanos hicieran horas extras o doblaran turnos para poder mantener la producción.

Entre las medianas empresas que han registrado algunos casos entre sus empleados, ha funcionado la prevención y no se ha producido la transmisión del virus en el lugar de trabajo, aseguró San Nicolás.

La gerente de la asociación de empresarios del polígono La Paz de Teruel (Asempaz), Belén Plumed, indicó que la actividad en este área continúa a pesar de las dificultades generadas por bajas laborales por la covid-19. 

Aunque la asociación no tiene constancia de que se haya paralizado la actividad en ninguna de las medianas y grandes empresas instaladas en el área industrial de la ciudad, sí que ha habido algunas pequeñas que se han visto obligadas a hacerlo por el contagio de varios de sus trabajadores, incluido algún establecimiento de hostelería y restauración.

“La última onda epidémica ha afectado bastante a las empresas turolenses porque ha habido muchos contagios y, por lo tanto, muchos trabajadores que han permanecido de baja o en cuerentena”, dijo.

Plumed aseguró que las empresas asociadas “cumplen a rajatabla con todas las medidas de prevención” y coincidió con sus compañeros de Alcañiz en que los contagios se están produciendo fuera del ámbito laboral.

Asempaz tiene previsto organizar a finales de este mes una jornada informativa sobre la repercusión que puede tener la aparición de nuevas cepas de coronavirus en la evolución de la pandemia y como, según la gravedad de las mismas, podría verse perjudicada la actividad industrial.

Reorganizar

La secretaria provincial de CCOO en Teruel, Pilar Buj, señaló que en el sindicato no tienen constancia de que se hayan producido incidencias graves a causa del coronavirus en las empresas de la provincia. “En casi todas ha habido casos de contagios, pero en ningún caso han sido brotes que hayan obligado a parar la producción”, comentó al respecto”.

Buj reiteró que no se han cerrado grandes empresas, aunque las ausencias por covid han obligado a reorganizar calendarios y cadenas de producción. No ha ocurrido lo mismo en pequeños negocios con pocos empleados, algunos de los cuales sí han tenido que parar su actividad hasta recuperarse.

“Hasta ahora, los contagios se están produciendo más en el ámbito familiar o social que en el laboral dado que, en la mayoría de los trabajaos, se pueden mantener las medidas de seguridad y el uso de mascarillas”, argumentó.

Buj consideró excepcionales las situaciones generadas en lugares como el centro penitenciario o el cuartel de la Guardia Civil, ambos en Teruel. En su opinión, en estos lugares las condidiones de trabajo difieren de las que se dan en las grandes fábricas, donde suele haber espacios amplios entre los distintos puestos de trabajo.