Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La cuesta de los Gitanos salva un desnivel de 37 metros y tiene pendientes del 14%

La Cuesta de los Gitanos de Teruel tendrá carril bici y arbolado

Las obras saldrán a licitación cuando finalice el proceso de expropiación de 18 fincas rústicas

El Ayuntamiento de Teruel está comprometido con la mejora de los accesos entre la carretera de Cubla y el Ensanche. Actualmente está en marcha el proceso de expropiación de los terrenos para hacer de la cuesta de los Gitanos una vía urbana del siglo XXI y el consistorio ya tiene la modificación del proyecto -que se redactó sobre uno anterior de 2011- tras la finalización de los trabajos de un nuevo paso por debajo de la vía férrea, que llevó a cabo Adif y que supuso una importante ahorro de dinero para que el Ayuntamiento ahora pueda acometer esta actuación.

Según la actualización del proyecto, redactada por Turiving SA y encargada por la sociedad municipal Urban Teruel, el acondicionamiento de la vía necesitará una inversión de 640.000 euros, medio millón menos que las previsiones iniciales si Adif no hubiera acometido el puente.

La alcaldesa, Emma Buj, mostró el compromiso del Ayuntamiento con esta actuación cuya financiación se pretende acometer dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi), cofinanciada al 50% con fondos europeos Feder pero, si no es posible, se buscaría otra financiación.

Buj, que recordó que la construcción del puente nuevo fue posible gracias a las negociaciones mantenidas con Adif durante el anterior gobierno de Mariano Rajoy, aclaró que el inicio de las expropiaciones y la actualización del proyecto de acondicionamiento de la cuesta no han sido posibles hasta que no finalizaran los trabajos del puente, que  entró en funcionamiento en octubre del año pasado. Pero ahora “este proyecto está lanzado y no tiene vuelta atrás”, afirmó.

El pasado mes de julio la junta de gobierno aprobó la relación de propietarios, bienes y derechos, que afecta a 18 fincas rústicas y una urbana. Los propietarios pueden presentar alegaciones y una vez que se resuelvan se aprobará definitivamente por el pleno. Después, la sociedad municipal Urban Teruel sacará a licitación el proyecto para hacer la calle.

La vía, de 400 metros, conecta el aparcamiento de detrás de la iglesia de Santa Emerenciana con la rotonda de conexión con la carretera de Villaspesa. Dispondrá de dos carriles, una acera y un carril-bici que se utilizará solo de subida, debido a que por la fuerte pendiente de la cuesta sería un peligro permitir que las bicis desciendan por ella, explicó la alcaldesa, que indicó que también se plantará arbolado.

Con la ejecución de este proyecto además las curvas se suavizarán, se ganará en seguridad y se levantarán muros de protección en mampostería en determinados punto del trazado. Habrá además alumbrado y recogida de pluviales.

El camino existente se ensanchará mediante la construcción de dos carriles de 3 metros cada uno, con arcenes de 0,50 metros. A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, habrá acera, que será de loseta hidráulica de cemento con bordillos prefabricados de hormigón. Tendrá una anchura total de 2 metros, y se ubicará a la izquierda del trazado, mientras que la a derecha se hará el carril bici de subida, de un metro de anchura. La pendiente media será de 8,3%, con un máximo del 10%. Actualmente la máxima es del 14% y la cuesta salva un desnivel de 37 metros.

Se han proyectado tres pequeñas zonas de descanso a lo largo de la cuesta donde se colocarán bancos con papeleras y arbolado. Está previsto plantar serbales con riego. A lo largo del recorrido se colocarán farolas y también se instalará iluminación en el paso inferior.

Las obras  tendrán una duración de seis meses, durante los cuales habrá que cortar la vía y ofrecer rutas alternativas con la carretera de Castralvo y la cuesta de Cofiero. Los trabajos afectarán también a una acequia de riego, por lo que se pondrá en conocimiento de la Comunidad de Regantes para coordinar el corte del agua.

“Muchas veces los trámites administrativos son más largos que la propia ejecución de las obras”, reconoció la alcaldesa que confió en que en los próximos meses se puedan resolver las expropiaciones y sacar a licitación la ejecución del proyecto.

El proyecto inicial para mejorar esta cuesta data de 2011 y desde entonces los diferentes gobiernos municipales lo han tratado de sacar adelante y la posibilidad de que fuera Adif quien ejecutara el paso sobre la cuesta ha hecho que se dilatara en el tiempo y se haya tenido que modificar. 

En la actualidad es muy utilizada porque conecta los barrios del Ensanche y el Polígono Sur con la carretera de Villaspesa y la zona de La Florida, incluso es utilizada para conectar con el Polígono Industrial o con el Centro y otros barrios de la ciudad. La mayor afluencia de tráfico se produce a las horas de inicio y final de las jornadas laborales y para pasar por debajo de puente actual del tren hay que hacer esperas por el estrechamiento que se produce. La vía será además cada vez más utilizada porque el Polígono Sur está actualmente en expansión con la construcción de numerosas viviendas.

Capuchinos

Otro importante proyecto de mejora de los acceso a la ciudad en el que el Ayuntamiento tiene gran interés es en el de la cuesta de Capuchinos, que conecta la carretera Zaragoza con el barrio de San León. La alcaldesa aseguró que se sigue trabajando en el proyecto pero “nos estamos encontrado dificultades del entronque con la carretera nacional, que no es fácil resolver y se están estudiando diferentes alternativas”, afirmó.