Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

La delegación turolense de Manos Unidas se posiciona frente a la indiferencia frente al hambre La delegación turolense de Manos Unidas se posiciona frente a la indiferencia frente al hambre
Antonio Martínez, Alicia Esparza y Carmen Gascón, en la presentación de la campaña contra el hambre de Manos Unidas

La delegación turolense de Manos Unidas se posiciona frente a la indiferencia frente al hambre

La organización plantea dos proyectos de ayuda en Madagascar y Ecuador
banner click 244 banner 244

La delegación de Manos Unidas de la Diócesis de Teruel y Albarracín se suma a la campaña estatal que, bajo el lema Nuestra indiferencia los condena al olvido, es hora de actuar, pretende despertar las conciencias anestesiadas frente al hecho de que más del 70% de la población mundial se enfrenta a la desigualdad que está alimentado el mayor drama del mundo: el hambre. La organización cuenta con un centenar de voluntarios en la provincia que trabajan para transformar las estructuras, que este año se concretarán con la puesta en marcha de dos proyectos de desarrollo en Madagascar y Ecuador.

La delegada de Manos Unidas en Teruel, Alicia Esparza, explicó este jueves en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por la responsable de Educación, Carmen Gascón, y el misionero diocesano en Ecuador Antonio Martínez, que la pandemia del coronavirus ha agravado la desigualdad y hará que se duplique el número de personas con hambre aguda. “Antes, carecían de recursos para vivir. Ahora, la pandemia les ha puesto en una situación límite”, aseguró. Añadió que combatir y denunciar las causas que perpetúan y acrecientan esas desigualdades es uno de los principales objetivos de Manos Unidas desde su fundación hace 63 años.

Pobreza

La organización calcula que a los 1.300 millones de personas afectadas por la pobreza se han sumado más de 500 millones por la covid-19. “No podemos seguir ignorando la dura realidad que viven millones de personas en el mundo, que cada día se están volviendo más invisibles y olvidadas a causa de nuestra indiferencia. Por desgracia, estas cifras esconden rostros de seres humanos que no tenemos tiempo ni de mirar ni de tener presentes”, añadió Esparza.

La delegación de Manos Unidas en Teruel celebra este viernes 11 de febrero el Día del Ayuno Voluntario como gesto de apoyo a los 811 millones de personas que sufren hambre en el mundo, por lo que proponen donar el importe de la comida o el café de ese día a la lucha contra esta epidemia.

Además, este domingo se celebra la Jornada Nacional de Manos Unidas con una misa al mediodía en la Catedral presidida por el obispo, José Antonio Satué.

La delegación cuenta con más de 100 voluntarios en la provincia y dispone de grupos en varias localidades (Alcorisa, Cella, Calamocha y Gea de Albarracín) que organizan y programan diferentes actividades a lo largo del año para visibilizar la realidad de los países más pobres.

Proyectos

La Diócesis de Teruel y Albarracín ha financiado en 2021 cinco proyectos de desarrollo gracias a los 200.000 euros recaudados a través de donativos de particulares, empresas e instituciones públicas como la Diputación, la Comarca y el Ayuntamiento de Teruel.

Este año, pretende recaudar fondos para llevar a cabo otros dos. El primero se sitúa en Antananarivo, la capital de Madagascar, y tiene como objetivo mejorar el acceso de la mujer a la educación.

Entre las actividades previstas se encuentra la rehabilitación de un albergue, su equipamiento y la puesta en marcha de cursos de formación para las jóvenes.

El proyecto beneficiará directamente a 120 jóvenes rurales, que contarán con un marco favorable para vivir y estudiar, al tiempo que se les enseñan a ser responsables y autónomas.

El segundo proyecto a financiar se sitúa en la provincia de Esmeraldas, en Ecuador. El objetivo es el fortalecimiento económico y organizativo con equidad de productores y productoras de cacao mediante la consolidación de las plantaciones, su cosecha y comercialización.

El proyecto incidirá directamente en el empoderamiento de las mujeres tanto con el ejercicio de sus derechos como con la partición económica justa.

Ambas iniciativas están presupuestadas en 160.000 euros. En este sentido, Esparza apeló a “la generosidad que siempre ha habido entre los turolenses para los más pobres entre los pobres”.

Campaña

Carmen Gascón explicó que el cartel de la campaña de Manos Unidas, en el que aparece una mujer africana que se diluye, “representa el rostro de la pobreza” y es “una metáfora del olvido de los países ricos sobre los países en desarrollo”.

Añadió que además conmina a actuar “porque no es posible construir un mundo diferente con gente indiferente”. En este sentido, Manos Unidas colabora con los centros educativos turolense para que el alumnado tome conciencia, reflexione e incluso plantee soluciones.

Por su parte, Antonio Martínez, que ha estado trece años y medio como misionero en Ecuador, señaló que la pobreza y el hambre se ha agudizado en América Latina en los últimos 20 años. Además, reflexionó sobre cómo la miseria y el hambre dificultan los confinamientos por la covid-19 de las personas que viven en estos países.