Síguenos
La Escuela de Enfermería analizará la eficacia de un programa de prevención solar La Escuela de Enfermería analizará la eficacia de un programa de prevención solar
La investigadora principal del proyecto, Pilar Catalán

La Escuela de Enfermería analizará la eficacia de un programa de prevención solar

Se trabajará con niños de 3 a 6 años para la promoción de hábitos de protección
banner click 244 banner 244

La piel tiene memoria y por eso es fundamental que la protección frente a los rayos del sol comience lo antes posible, por ello investigadores de la Escuela Universitaria de Enfermería de Teruel van a trabajar con escolares de Educación Infantil la prevención y estudiarán si esa intervención da sus frutos.

La Fundación Universitaria Antonio Gargallo ha concedido una de sus ayudas a la investigación al proyecto Evaluación de la eficacia de un proyecto de promoción de la salud en niños de 3 a 6 años para prevención de los efectos dañinos del sol, que lidera la profesora de la Escuela de Enfermería Pilar Catalán y en la que va a participar la alumna de cuatro de este grado Pilar Aguirre.

“La idea es evaluar si son eficaces en el tiempo las actividades de educación para la salud que llevamos a cabo los profesionales de Enfermería en las aulas”, explicó Pilar Catalán.

La investigadora turolense recordó que el Gobierno de Aragón cuenta con un programa de Sol Sano que se lleva a cabo en los colegios, pero este trabajo pretende adelantar la edad a la que se ofrece esta sensibilización.

Para ello, la estudiante Pilar Aguirre -que estará haciendo su última rotación de prácticas en el centro de salud de Calatayud-, dedicará su trabajo fin de grado a desarrollar una intervención con 28 alumnos de Educación Infantil de la escuela de la localidad zaragozana de Maluenda, en su pueblo y, posteriormente, se evaluarán los efectos que ha tenido en esta población infantil.

“El objetivo es que los niños interioricen desde edades muy tempranas una serie de hábitos para la protección frente a los raque son muy sencillas, igual que lo hacen con otra rutinas como lavarse los dientes”, explicó Catalán.

La profesora de la Escuela de Enfermería comentó que se trata de cosas “muy básicas” como ponerse crema con protección solar, llevar gorra o ponerse gafas de sol cuando salen al patio y buscar refugios solares.

Actividad

La actividad, para la que ya se cuenta con la colaboración del centro educativo, el permiso de los padres y el visto bueno del Comité de Ética Asistencial, se estructurará en tres sesiones que se realizarán en el mes de mayo, coincidiendo con la época en la que empieza el buen tiempo y hay más exposición al sol.

Gracias a la ayuda de la Fundación Antonio Gargallo, han comprado una cámara con luz ultravioleta que permite comprobar de forma muy visual si la aplicación de la crema fotoprotectora se ha aplicado correctamente. “Creemos que va a ser una buena herramienta para que a través de juegos los niños aprendan cómo protegerse del sol”, comentó Catalán.

Tras la intervención con los escolares, llegará el momento de la evaluación del programa de educación para la salud. Al cabo de una semana de haber terminado los talleres se comprobará si han comprendido la importancia de estos hábitos saludables. Además, a comienzo de próximo curso, tras el verano, se volverá a evaluar a los escolares para ver si recuerdan lo que aprendieron y si lo practican.

Pilar Catalán valoró muy positivamente el respaldo de la Fundación Antonio Gargallo ya que explicó que es muy difícil conseguir financiación para este tipo de proyectos en otros ámbitos.

Para la profesora universitaria, este trabajo logrará, por un lado, ver si en la edad de 3 a 6 años es un buen momento para iniciar estos programas de sensibilización y, además, comprobar cuál es su eficacia.

Catalán señaló que si la evaluación es positiva se intentará ampliar la propuesta de educación para la salud a otros colegios, ya en la provincia de Teruel.

Para esta investigación se va a realizar en Maluenda porque la estudiante que participa quería hacer algo en su pueblo.

La Fundación Universitaria Antonio Gargallo ha concedido para este 2024 diez ayudas a la investigación para proyectos de docentes del Campus de Teruel, con una financiación total de 29.500 euros. Los trabajos son de diferentes áreas de conocimiento como las biomédicas, con la propuesta de Pilar Catalán; la Psicología, la Educación, las Bellas Artes y el área científico-tecnológica.