Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El Ayuntamiento de Orihuela entregó este sábado a la escuela de la localidad el material de protección

La escuela rural también se ha preparado para los tiempos Covid

La organización de horarios del profesorado itinerante se ha complicado por las limitaciones

Aunque las ratios en la escuela rural son más bajas que en las grandes ciudades, los colegios rurales agrupados también se han tenido que adaptar a las limitaciones impuestas por la pandemia de coronavirus. La organización de los horarios del profesorado itinerante o la remodelación de espacios son algunas de las cuestiones que marcan el inicio de curso donde preocupa el cierre de aulas por las dificultades técnicas para la teleformación. 

La directora del CRA Javalambre, Encarna Collado, explicó que la ratio más alta en las aulas de este centro -que está formado por las escuelas de Manzanera, San Agustín, Venta del Aire, Olba, Albentosa, Los Cerezos y Arcos de la Salinas- es de 14 alumnos por ello la problemática es diferente a la de los colegios de la capital. Sin embargo, durante estos meses se han tenido que hacer algunas obras para ofrecer espacios más amplios, se han tirado algunos tabiques y se han desdoblado aulas.

Collado advirtió que la posibilidad de dar clases telemáticas si se tienen que cerrar aulas es “muy dificultosa” porque “la zona rural no está preparada” por los problemas de conectividad y la falta de acceso de algunas familias.

La organización de los horarios también ha tenido su complejidad. El director del CRA Bronchales-Orihuela, Vicente Serrano, explicó que, como los grupos no se pueden mezclar, van a tener que cambiar materias como Educación Física donde era habitual hacer la actividad de forma conjunta y todos tendrán que acostumbrase a estos cambios, también para los recreos. “Vamos a tener que ser estrictos con los chicos y recordarles que no pueden juntarse pero en un pueblo luego los chavales cuando salgan del colegio se van a juntar”, comentó Serrano.

Los ayuntamientos también se han volcado con las escuelas para que dispongan de materiales de higiene y para la limpieza. Un ejemplo es el consistorio de Orihuela que este sábado entregó a la escuela alfombras para la desinfección del calzado, geles hidroalcohólicos y desinfectante para las superficies. También se reforzará la limpieza por las mañanas con el objetivo, según recordó su alcalde, Rafael Samper, de tratar de conseguir que ningún chico se contagie.

Malestar en Rubielos

La asociación de madres y padres de la escuela de Rubielos de Mora, que pertenece al CRA Pórtico de Aragón, ha mostrado su malestar por la decisión de la dirección de este centro de incluir en su plan de contingencia como obligatorio el uso de la mascarilla para todo el alumnado, incluido el de Infantil. La presidenta de la asociación, Elisabeth Pladevall, recordó que la orden del Departamento de Educación marca el uso de esta protección a partir de los seis años y hoy mismo quieren hablar con inspección para que se tenga en cuenta su postura.

Pladevall lamentó que no se haya escuchado a las familias para elaborar el plan y argumentó que los niños tan pequeños no van a llevar la mascarillas colocadas correctamente. “Los niños lo que necesitan es volver al cole y  hay que hacer que sea de una forma respetuosa con sus emociones”, afirmó y añadió que los padres son los primeros que quieren una vuelta segura pero que para estos niños tan pequeños lo que debería hacerse es promover el uso de la mascarilla para que poco a poco se acostumbren pero no obligar.

La representante de las familias de Rubielos consideró que el problema está en aplicar el escenario 2 a todo Aragón cuando no tiene nada que ver la situación en la Comarca Gúdar-Javalambre, donde a penas ha habido casos este verano, con lo que está sucediendo en la ciudad de Zaragoza donde, además, el número de alumnos es diferente al que hay en