Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La comisión ejecutiva de la Federación Vecinal en una fotografía de archivo tras las celebración de una asamblea

La Federación Vecinal quiere impulsar este año la elaboración de los planes de barrio

Entre las líneas de trabajo a desarrollar está seguir expandiéndose y colaborando en toda la provincia

Vecinales y Culturales de la Provincia de Teruel quiere impulsar este año los planes de barrio, unas herramientas que pretenden aprovechar los recursos que posee el asociacionismo para ponerlos al servicio de la ciudadanía. Es uno de los objetivos recogidos en los planes de trabajo del movimiento asociativo vecinal para 2021, cuyo presidente, Pepe Polo, aseguró que se centrarán también en consolidar lo que ya se ha logrado y en seguir avanzando hacia una mayor expansión y colaboración por toda la provincia, así como en fomentar la implicación social e impulsar los programas de acompañamiento puestos en marcha.

La comisión ejecutiva de la Federación Vecinal celebró ayer su primera reunión de este año y la junta directiva lo hará el próximo 28 de enero, tras un ejercicio, el del 2020, marcado por la pandemia y que ha limitado la actividad de las asociaciones debido al distanciamiento social.

El nuevo ejercicio sigue condicionado por la evolución del coronavirus, aunque toda la maquinaria se va a poner en marcha a través de medios telemáticos para impulsar el trabajo en las distintas asociaciones y perfilar los planes de barrio, que es uno de los retos establecidos para este ejercicio.

Este año tendrá que celebrarse además en mayo la asamblea general de la Federación Vecinal para la renovación de cargos, y ese mismo mes debería celebrarse también en Teruel la de la Confederación de Asociaciones Vecinales de Aragón (CAVA), cuya presidencia ostenta también Pepe Polo desde hace tres años.

El movimiento asociativo vecinal ha crecido mucho en los últimos años y ha expandido su influencia a otros municipios de la provincia, ya que su vocación desde siempre ha sido provincial. Actualmente integra a casi 6.000 socios federados pertenecientes a 31 asociaciones tanto de la capital como de los pueblos.

Polo explicó que el plan de trabajo de la Federación a desarrollar a lo largo de este año se estructura en torno a cuatro ejes de actuación: el fomento del asociacionismo vecinal con la colaboración municipal; los planes de refuerzo, extensión y colaboración vecinal en toda la provincia; la implicación social del movimiento asociativo y la reivindicación ciudadana; y la colaboración y realización de acuerdos con otras asociaciones y entidades.

El dirigente vecinal señaló que con esos objetivos se han fijado “tres grandes retos a conquistar, que son la participación ciudadana, la implicación vecinal y la colaboración social para que cada vez haya más gente participando en el activismo”.

Para este año se quiere avanzar en los planes de barrio, un objetivo que estaba fijado para el pasado pero que la pandemia dificultó poder llevar a cabo por el distanciamiento social que hubo que mantener, y que hizo que la Federación se centrase en el programa “Aislados pero no solos” y en los presupuestos participativos, que se siguieron impulsando aunque a través de medios telemáticos.

“La actividad social de todo lo que es el tejido asociativo bajó mucho por las limitaciones que había, y para este año en principio queremos ponerlos en marcha, pero teniendo en cuenta que con el Covid es muy posible que los dos primeros trimestres los perdamos también en el tema de las reuniones, aunque queremos empezar a hablarlo por lo menos en conversaciones telemáticas con el tejido asociativo”, comentó el dirigente vecinal.

De entrada la Federación quiere empezar a potenciar estos planes de barrio a partir de la junta directiva que se celebrará el día 28 de la próxima semana, dentro de la cual hay representantes de todas las asociaciones. “Ese será el pistoletazo de salida para poder trabajar telemáticamente con la gente o a coordinarnos así, quedando aunque sea con el presidente o con una parte de su junta si se quieren conectar, pero con la idea de empezar a ir avanzando en estos planes”, precisó Polo. 

La Federación pretende impulsar estos planes de barrio, en los que se empezó a trabajar en 2019 y por eso no se quieren demorar por más tiempo, a partir de las experiencias que ya funcionan en otros sitios. Su finalidad es articular la colaboración entre las asociaciones vecinales y otros actores y asociaciones de otro tipo que existan en los barrios, para poder actuar de forma coordinada de forma horizontal y transversal apoyándose unas a otras.

La idea es favorecer entre todas las entidades que operan en un barrio una transformación social que mejore las condiciones de vida de sus habitantes, acercando las asociaciones vecinales a la ciudadanía, aprovechando los espacios de que disponen para el desarrollo de la participación ciudadana, coordinando actividades y dinamizando la vida del barrio.

En estos dos primeros trimestres del año la Federación pretende detectar desde las asociaciones más activas “todo aquello que se mueve por sus barrios”, dijo Polo, para empezar a contactar con otras asociaciones para ver cómo se puede movilizar y dinamizar la actividad en los mismos a partir de la segunda mitad del ejercicio, cuando se espera que la situación de la pandemia sea ya otra.

Todo esto se hará de forma telemática, indicó el presidente vecinal, puesto que en estos primeros meses del ejercicio se van a seguir potenciando las nuevas tecnologías para interactuar entre ellos y no dejar de trabajar en el asociacionismo vecinal.

Siempre en función de la evolución de la pandemia, Polo comentó que este año se pretenden consolidar todos los grupos de trabajo de las asociaciones en cuestiones como los presupuestos participativos, la revisión del PGOU, el programa Acompañando-Teruel para que cada barrio tenga también su propio grupo de voluntarios para atender las necesidades que haya en su vecindad. Y a ello se sumará la potenciación de la revista digital y la presencia en las redes, además de ver la posibilidad de hacer conferencias y jornadas como una que se está organizando para febrero sobre el PGOU.

Presencia en los pueblos

Los cuatro ejes en los que ha articulado su plan de trabajo para este año la Federación Vecinal abarcan numerosas líneas de actuación entre las que destaca también el refuerzo del trabajo vecinal en toda la provincia a través de una mayor coordinación con las asociaciones y la potenciación de la implicación de las mismas en los consejos de salud, para lo que plantea incluso la creación de un foro de consejos de presidencias de Salud a partir de una experiencia existente en Zaragoza para ver si es exportable a la provincia de Teruel. También se trabajará en establecer mecanismos de colaboración estable con la DPT, difundir entre los municipios con más población el modelo de los presupuestos participativos, así como el programa de voluntariado Acompañando-Teruel.

No menor peso en las actuaciones de este año tendrá la implicación social de la Federación en las reivindicaciones ciudadanas a través de su participación en diferentes coordinadoras y plataformas a nivel local, provincial, aragonés y estatal, con la intención de potenciar una coordinación de los consejos de salud. Polo incidió en este sentido en el trabajo que se está haciendo con iniciativas enfocadas a combatir la despoblación, así como en la defensa de los servicios públicos básicos.

Por último, el presidente vecinal puso igualmente énfasis en la intención de establecer acuerdos de colaboración con otras entidades.