Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

349_1200x150-mas-de-cebrian.gif banner click 349 banner 349

La Fiscalía delegada de criminalidad informática en Teruel llama a la prevención ante el aumento de casos en la provincia La Fiscalía delegada de criminalidad informática en Teruel llama a la prevención ante el aumento de casos en la provincia
El fiscal delegado de delitos informáticos de Teruel, Ángel Julián

La Fiscalía delegada de criminalidad informática en Teruel llama a la prevención ante el aumento de casos en la provincia

En 2021 se denunciaron 540 estafas en la provincia solo ante la Guardia Civil
banner click 244 banner 244

La Fiscalía delegada de criminalidad informática en Teruel ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para prevenir el incremento que está habiendo de este tipo de delitos en la provincia por el aumento de las ventas y la realización de todo tipo de gestiones por Internet. El fiscal delegado del área, Ángel Julián, aseguró ayer que se trata del “delito del presente, no del futuro”, como pone de manifiesto que el año pasado se presentaran en la provincia 540 denuncias de estafas a través de Internet solo ante la Guardia Civil, a lo que habría que sumar las presentadas a través de la Policía Nacional.

El crecimiento de este tipo de delitos no es exclusivo de la provincia de Teruel sino que la Memoria de la Fiscalía General del Estado ya alertaba el año pasado de esta tendencia al alza, frente a  la que no es suficiente con la lucha que llevan a cabo el ministerio público y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, sino que es preciso una concienciación mayor entre la ciudadanía porque son delitos que pueden prevenirse.

En ese sentido se pronunció ayer el fiscal delegado de criminalidad informática en Teruel, quien apeló a que se extremen las precauciones cuando se realizan operaciones de venta o compra por Internet, para evitar ser objeto de este tipo de estafas, que pueden acabar además en una suplantación de la identidad por el robo de datos, que engrosa más esta cadena delictiva.

Julián indicó que este tipo de delitos “va a más” y ha desplazado los robos con violencia, para lo cual cuerpos como la Guardia Civil han creado los equipos @ (arroba) para combatir esta delincuencia al alza, asociada en buena medida a las transacciones que se realizan por Internet y al robo de todo tipo de datos que permiten acceder a cuentas de los estafados.

Modalidades

Las modalidades son múltiples, aseguró Julián, quien incidió en que frente a este crecimiento que va a más, la ciudadanía tiene que ser conocedora de los riesgos y tomar medidas preventivas. Sobre la evolución de estos delitos, explicó que en 2020 se denunciaron en la provincia 324 estafas por Internet a través de la Guardia Civil, frente a las 540 del año pasado, si bien precisó que han cambiado los criterios para contabilizarlas.

El representante del ministerio público aseguró que los delitos informáticos se han desbordado, y en provincias pequeñas como Teruel, con menos opciones de acceso a la compraventa directa de productos, es necesario que los consumidores tomen medidas de precaución cuando operan por Internet. “Nos basamos en la confianza”, aseguró el fiscal, cuando lo que hay que hacer es protegerse acudiendo solo a canales que den garantías a las operaciones, y no fiarse de procedimientos extraños que lo que buscan es estafar a la gente.
 

Se ha detectado un aumento de delitos informáticos en la provincia de Teruel


Julián comentó que aparte de los ataques a sistemas informáticos, hay estafas muy sencillas en las que se cae con frecuencia a través de anuncios de compraventa en webs, como hacer un pago por la compra de un producto y no recibirlo, o incluso a la inversa, transmitir un bien y no recibir la cantidad una vez hecha la transacción.

En este último caso el que resulta timado es el vendedor, no el comprador, algo que ha crecido con la proliferación de la venta de productos de segunda mano.

Pérdida doble

Una estafa que se ha extendido consiste en que una supuesta empresa de transportes pasa a por el producto y engaña al vendedor sacándole los datos de su tarjeta con la excusa de que está comprobando si el sistema funciona. “En lugar de hacerles el ingreso, lo que hacen es meterles cargos”, explicó el fiscal, de manera que la pérdida es doble, ya que se queda sin el producto que ha puesto a la venta y encima se le quedan dinero.

En otras ocasiones el estafador emplea un resguardo falso con la imagen de alguna compañía de servicios de pagos muy conocida, con el que justifican un abono por encima de lo acordado y cuya diferencia tiene que abonar el estafado.

La mayoría de las estafas se cometen fuera de los canales de pago bien regulados que tienen las compañías, que cuentan con sistemas de seguridad. Hacer una transacción fuera de esos sistema de pago entraña ya un riesgo y una posibilidad de estafa.

Otro dato que alerta además del peligro de estar ante una estafa es cuando el producto se vende por 399 o 400 euros, ya que es el límite entre un delito leve y un delito de estafa. “Esas cantidades son sospechosas sin perjuicio de que también haya estafas muy cuantiosas”, advirtió el fiscal, al igual que cuando se pide al estafado un anticipo.

A todo ello se suma el hecho de que en las estafas se emplean otras identidades, es decir, que el estafador la hace suplantando la identidad de otra persona. En este sentido, el representante del ministerio público indicó que prácticamente todos los días les comunican desde la Fiscalía General del Estado los nombres de nuevas personas cuya identidad ha sido empleada por un estafador. Se trata de gente estafada a la que le han pedido datos del DNI y luego los han usado para estafar a otros.

Garantías

“Para tener una garantía total hay que emplear aplicaciones seguras o comprar en canales que dan una garantía”, aseguró el fiscal, puesto que la página de una gran marca también puede ser hackeada, pero es más complicado y estas grandes empresas se encargan de tener al día sus sistemas de seguridad. En estos fraudes, además, si el pago se hace con tarjeta la empresa lo reintegra.

En el caso de compraventas entre particulares, precisó que no es necesario dar los datos de la tarjeta de crédito. Y de igual forma, cuando se paga en un establecimiento con tarjeta, es conveniente tener borrado el número de tres cifras que va detrás y que es el código, puesto que puede dar lugar a una estafa si lo utiliza después el estafador para cargar otros cobros.

El sistema de envío de dinero por Bizum puede dar lugar también a estafas y hay que estar atentos, puesto que hay mensajes que confunden con la aplicación y hacen creer al estafado que se les está enviando dinero cuando es lo contario. El fiscal aconsejó igualmente que nunca se hagan trámites urgentes bancarios ante un aviso por Internet, puesto que un banco nunca pide entrar en una web para hacerlo y puede tratarse de una estafa.

Anuncios y ofertas

Por otra parte, advirtió de los anuncios y ofertas para hacerse rico, “un timo de hace 200 años que sigue ahora en Internet”, ya sea la venta de cursos o pegar el pelotazo con criptomonedas que “no valen absolutamente nada”. Alertó que a las víctimas se les hace creer que sus ingresos aumentan con cotizaciones que son falsas y cuando quieren retirar el dinero les ponen trabas. En Teruel se investiga un caso de este tipo al que se habrían defraudado más de 700.000 euros a una sola persona.

El fiscal advirtió igualmente de casos en los que se usa la ingeniería social, como los antiguos charlatanes, para vender productos en los que el riesgo lo asume la propia empresa con chollos que en realidad son estafas. “Con la capacidad de ahorro tan mermada que hay ahora la gente se tira a todo esto”, alertó Julián, a la vez que del riesgo de ser víctima del SIM Swapping para obtener un duplicado de la tarjeta del móvil y robarnos nuestra identidad.

Sobre el perfil del estafado, el fiscal dijo que es de todas las edades, por lo que pese al intenso trabajo de la Justicia para combatir estos nuevos delitos, abogó por concienciar a la gente para prevenirlos y evitar su crecimiento.