Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Cobos, Royo y Alcalá, investigando fósiles en París de un nuevo turiasaurio. FCPTD

La Fundación Dinópolis siguió avanzando en la ciencia el año pasado junto a múltiples labores

La pandemia no frenó su actividad, sino que fue frenética e incluyó además 89 informes de impacto ambiental

La pandemia no frenó la actividad de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis durante el año pasado, sino que la intensificó desde el laboratorio y los despachos avanzando en sus investigaciones y sacando adelante un volumen ingente de contenidos digitales divulgativos, además de la preparación de nuevos proyectos; un trabajo que tuvieron que combinar además con otras labores como la realización de 89 informes de impacto ambiental de estructuras industriales, por lo que han dejado atrás un año frenético de actividad que suele quedar en la sombra salvo cuando saltan a la prensa nuevas noticias sobre los hallazgos paleontológicos que se producen en la provincia y que colocan a Teruel en el punto de mira nacional e internacional. Los nuevos descubrimientos sobre los turiasaurios o los hallazgos de ámbar han sido algunos de esos hitos importantes.

El conjunto de actividades que realiza todos los años la Fundación Dinópolis es voluminoso, y en ellas se plasma que detrás de esta pequeña institución científica turolense se hace mucho trabajo en la sombra, no solo en investigación sino en preparación de nuevos contenidos, y en otras labores como los controles paleontológicos que se hacen en explotaciones mineras o la elaboración de informes de impacto ambiental, que fueron cerca de un centenar en 2020. Este año pasado se ha intensificado además la labor divulgativa de la Fundación a través de las redes sociales al permanecer cerrado durante varios meses Dinópolis por la pandemia, por lo que la paleontología turolense no ha dejado de estar presente de forma virtual en un año que ha sido muy complejo.

El director gerente de la Fundación Dinópolis, Luis Alcalá, recuerda a la hora de hacer balance de un año tan complicado como 2020 por lo que ha supuesto la pandemia de la Covid-19, que este centro es de una gran versatilidad puesto que sus actividades están dirigidas a públicos y sectores muy variados, desde los colectivos infantiles y el público en general a los investigadores especializados, mientras que sus actuaciones se llevan a cabo en formatos muy distintos.

A lo largo del año, la Fundación Dinópolis trabaja produciendo exposiciones y programas públicos en Dinópolis y en otras instituciones de ámbito provincial o nacional, así como en publicaciones divulgativas y científicas, y la búsqueda y excavación de nuevos yacimientos. Además, lleva a cabo labores de restauración y conservación en sus laboratorios, reparaciones de elementos de Dinópolis, investigaciones propias y en colaboración con otros grupos nacionales y extranjeros, evaluaciones científicas, la dirección científica del Geoparque del Maestrazgo, y gestiones como Museo Aragonés de Paleontología, entre otras actividades que no cesaron durante el año pasado pese a las medidas de confinamiento y distancia social a las que obligó la pandemia.

Divulgación

“Las peculiares características de este año han afectado mundialmente a cualquier tipo de trabajo y la Fundación no ha sido una excepción, pero tiene tantos objetivos planteados que la imposibilidad de cumplir completamente algunos de ellos se ha compensado con el progreso en otros, como la generación de contenidos digitales, participación y preparación de nuevos proyectos -como los de ampliación y mejora de contenidos de Dinópolis, que se irán presentando en su momento-, la revisión de más de 600 clips acerca de dinosaurios que se han grabado durante años en varios países con objeto de producir audiovisuales, o una intensificación de la formación del personal”, detalla el director gerente de la Fundación.

La investigación no ha cesado, y Alcalá recuerda en este sentido que muchas de las actividades que desarrollan son plurianuales, por lo que los resultados no son inmediatos sino que van apareciendo en el tiempo. Este año se han seguido presentando nuevos hitos científicos muy relevantes con una importante repercusión mediática nacional, como un nuevo tipo de fosilización en ámbar a partir de fósiles de Utrillas y Ariño, o nuevos descubrimientos que expanden el linaje de Turiasaurus, el gigante de Riodeva. En este sentido, se identificó una segunda especie de turiasaurio en Riodeva y “de un pariente completamente nuevo que vivió en la actual Madagascar, así como la probable existencia de turiasaurios en Argentina”, precisa el científico. 

Y a ello se sumó también una publicación en la revista Geoheritage sobre el modelo de utilización de la paleontología para el desarrollo territorial y para la mejora de la educación en áreas escasamente pobladas que se está llevando a cabo en la provincia de Teruel. Fruto de estas actividades, en 2020 se extendió el reconocimiento de la Fundación como Grupo de Investigación de Referencia del Gobierno de Aragón hasta el año 2022.

Alcalá asegura que el pasado ejercicio el equipo de la Fundación hizo “voluntariamente un esfuerzo adicional, superior al que cabe exigir a sus trabajadores, para conseguir contratos externos que contribuyeran a compensar la pérdida de recursos ya previstos como consecuencia de la desestabilización que trajo un ejercicio tan anómalo”. 

“Por fortuna -precisa el paleontólogo-, una buena gestión de ejercicios más favorables dio lugar a que la Fundación dispusiera de ciertos fondos de tesorería, reservados para ocasiones excepcionales, que han permitido solventar este difícil momento, ya que ni siquiera la realización de 89 informes del impacto ambiental de estructuras industriales fue suficiente para ello”.

De cara a la normal realización de su trabajo, en lo que más influyó la pandemia fue en todas aquellas actividades que requerían de desplazamientos de varias personas para hacer prospecciones o excavar, o que entrañasen contactos personales, como la realización de talleres educativos, el curso de la Universidad de Verano de Teruel que finalmente no se celebró por seguridad sanitaria, y las reuniones científicas programadas.

No obstante, Alcalá comenta que como la Fundación ha llevado a cabo tantas excavaciones a lo largo de los años, “en sus colecciones hay decenas de miles de fósiles inéditos que permiten que no resulte determinante el hecho de que en 2020 se hayan obtenido menos fósiles que en otros ejercicios”. 

Por otra parte, asegura que los principales eventos que no pudieron celebrarse debido al coronavirus, como un congreso internacional sobre tafonomía a celebrar en Madrid, el curso de la UVT o el Geolodía en Bueña, se han aplazado para cuando sea posible, y se han mantenido con las precauciones sanitarias el Premio Paleonturología, “ciertas prospecciones, montaje de exposiciones itinerantes, así como el contacto con la sociedad a través de secciones periódicas en medios de comunicación (Geotur, ¡Me dejas de piedra!, Observatorio de paleontología de Quercus) o eventuales”.

El confinamiento llevó a desarrollar un intenso trabajo de gabinete y a través de innumerables reuniones telemáticas al no poder ser presenciales, pero a su vez se optó por “intensificar el contacto con la sociedad a través de las redes más populares”, y para ello ofrecieron sus cinco últimas publicaciones divulgativas mediante acceso libre, y crearon 42 píldoras paleontológicas audiovisuales para entretenimiento educativo de quienes estaban confinados en sus domicilios.

También se celebró el Día Internacional de los Museos con un evento digital denominado “¡Queremos conocer tu “museo”!”, en el que se entregaron 26 distinciones a los participantes seleccionados de 6 países, y celebró con 5 actividades la Semana de la Ciencia y con 7 propuestas paleontológicas la MuseumWeek 2020 europea.

Alcalá incide además en el contacto personalizado que se ha seguido manteniendo, por medios telemáticos, con la gente. Comenta que se celebraron videoconferencias con niños y niñas, “a instancias de sus padres, cuyos regalos de cumpleaños o vacaciones habrían sido visitas a Dinópolis, que tuvieron que cancelar”.

Contacto con la sociedad

En este sentido, el director gerente de la Fundación afirma que ha sido “especialmente satisfactorio” para ellos la recepción de numerosos mensajes de agradecimiento por parte de los padres al haber mantenido estos contactos con los chicos, como fue el caso de Alejandro, que les escribió: “Gracias por vuestro trabajo, hacéis inmensamente felices a los críos”. O el caso de María Inés, que les envió un mensaje en estos términos: “Muchas gracias, hicieron arder el corazón de nuestro pequeño Paleontólogo Angelo (4 años) y su compañero fiel de aventuras Vincenzo (2 años). Un abrazo grande desde Patagonia Argentina!!”. Con todo ello, Alcalá afirma que “se afianzó la presencia pública de Dinópolis durante los periodos en los que sus instalaciones estuvieron cerradas al público”.

En 2020 se ha hablado mucho y bien en las Cortes Generales de los dos proyectos científicos que desarrollan en la provincia de Teruel la Fundación Dinópolis y el Cefca, relacionados con dos de sus recursos endógenos que están contribuyendo al desarrollo del territorio. Eso se plasmó además en los Presupuestos Generales del Estado con el compromiso por parte del Ministerio de Ciencia de impulsar en Teruel una Unidad de Paleontología de Dinosaurios.

Sobre esta cuestión, Luis Alcalá argumenta que Dinópolis abandera desde hace dos décadas un modelo innovador en lo que es la catalogación, incremento, conservación e investigación del recurso endógeno que constituyen los dinosaurios, aplicando sus descubrimientos a la “divulgación, educación, generación de empleo y contribución al desarrollo territorial que promueven sus instalaciones”. 

En este sentido, el director gerente de la Fundación recuerda que desde hace años esta institución científica  “ha insistido en la utilidad de la investigación para la mejora de la situación socioeconómica turolense, primero a través del proyecto PLACES sobre Ciudades de Cultura Científica (7º Programa Marco de la UE) y recientemente mediante el proyecto TC3 (Teruel, Conocimiento y Cultura Científica), en ambos casos en colaboración con el  Cefca y la Universidad de Zaragoza”.

Esta innovación, señala el paleontólogo, “se recogió en el Pacto por la reconstrucción de la provincia de Teruel y ahora ha sido acogida favorablemente desde el Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España”. 

A juicio del científico, “la evolución humana y los dinosaurios constituyen los temas de mayor interés general de la historia de la vida en nuestro planeta y en ambos casos España aporta un patrimonio y una gestión del mismo de relevancia internacional”. Por ese motivo considera que “al igual que se creó en Burgos un centro nacional de referencia sobre evolución humana (CENIEH), que tantos beneficios aporta a la Comunidad en la que se instaló y al país, también tiene mucho sentido promover un centro similar sobre dinosaurios en Teruel que expanda el modelo de I+D+i que ya puso en marcha Dinópolis desde su creación, en beneficio de Aragón y de toda España”.

Publicaciones de trabajos en revistas científicas de relevancia internacional

Junto al volumen de trabajo de todo tipo que desarrolla la Fundación Dinópolis, no faltaron durante el año pasado las aportaciones científicas fruto de la investigación. En 2020 vieron la luz, o están en proceso editorial de aparición, 18 publicaciones científicas en las que han participado paleontólogos de la Fundación en prestigiosas revistas internacionales como Scientific Reports, Zoological Journal of the Linnean Society, Journal of Anatomy, Journal of Vertebrate Paleontology, Historical Biology, Cretaceous Research o Geobios, entre otras. Alcalá señala que destacan, además de los trabajos sobre el ámbar y los turiasaurios, “la descripción de una nueva tortuga de Ariño, de una nueva especie de erizo extinto de Teruel o el estudio de la neuroanatomía de varios vertebrados”. Estas investigaciones se enmarcan en los dos proyectos del Plan Estatal de I+D+i que se dirigen desde la Fundación, desde la que además se han dirigido tres proyectos de investigación de posgraduados.

Y durante el año pasado no cesó la colaboración con equipos de investigación e instituciones extranjeras de Alemania, Argentina, Estados Unidos, Holanda, Francia, Japón, Portugal y Reino Unido. Lo que no fue posible por la covid fue la asistencia presencial a proyectos internacionales en los que se participa, como las excavaciones de dinosaurios emparentados con los de Teruel en Angeac (Francia), a las que acudía el paleontólogo Rafael Royo-Torres, el más veterano de la Fundación y que en septiembre pasado pasó a ocupar un nuevo destino profesional en la Universidad de Zaragoza.

Alcalá destaca, por otra parte, la colaboración “muy innovadora para investigar en métodos de conservación de fósiles” que se lleva a cabo con el equipo de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón en Huesca.

Continuar trabajando por el desarrollo territorial

 

Seguir trabajando en proyectos que contribuyan al desarrollo territorial de la provincia de Teruel será uno de los principales objetivos de la Fundación Dinópolis durante el año que acaba de comenzar, a lo que se sumará su labor investigadora, para la que anuncian un “formidable descubrimiento” de fósiles turolenses.

En este sentido, Luis Alcalá afirma que para este año 2021 el equipo de la Fundación “prevé seguir colaborando en las ampliaciones y mejoras de los contenidos de Dinópolis, continuar apoyando aquellas iniciativas municipales, comarcales, provinciales y autonómicas de interés paleontológico que puedan contribuir al desarrollo territorial, incrementar la conservación, conocimiento y difusión (tanto popular como científico) del patrimonio paleontológico aragonés y colaborar para ello con instituciones, expertos de otros centros de investigación y empresas”. 

Para conseguir  alcanzar esos objetivos, el director gerente de la Fundación Dinópolis asegura que “se espera contar con el apoyo de las instituciones promotoras de Dinópolis, con el de las responsables de dicho patrimonio y también con resultados favorables en convocatorias de concurrencia competitiva en las que participa el equipo”. 

Todo ello, aclara Alcalá, en el contexto de un año 2021 todavía marcado por la pandemia y que afrontan “con la prudencia que exige una situación caracterizada por la incertidumbre y que debe tener como prioridad el mantenimiento de la salud de los trabajadores y de los destinatarios de las actividades planteadas”. 

Avanza por otra parte sin desvelar más detalles, que “para continuar la tradición, en 2021 se presentará también un formidable descubrimiento protagonizado por fósiles de Teruel”.