Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

La futura movilidad en el Centro de Teruel: cerrado al tráfico a vehículos no autorizados y vigilancia con 15 cámaras La futura movilidad en el Centro de Teruel: cerrado al tráfico a vehículos no autorizados y vigilancia con 15 cámaras
Presentación del proyecto

La futura movilidad en el Centro de Teruel: cerrado al tráfico a vehículos no autorizados y vigilancia con 15 cámaras

Desde el 12 de mayo queda limitada la velocidad a 30 kilómetros por hora en calles con un solo carril

El Ayuntamiento de Teruel está trabajando en el proyecto de peatonalización del centro histórico de la ciudad que contempla cerrar el tráfico a vehículos no autorizados y vigilar el acceso con quince cámaras de seguridad.

Se trata de una iniciativa que tiene como objetivo crear una ciudad "amable" con los vecinos y turistas, además de prestar especial atención al tráfico pacificado.

"Un modelo de ciudad pensado para las personas, donde los peatones sean los protagonistas, y que en unos veinte minutos puedas hacer cualquier recorrido", ha explicado la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, en rueda de prensa.

El proyecto de peatonalización del centro histórico se enmarca en la Agenda 2030 y en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), y contempla diez cámaras de único sentido y cinco de doble sentido, que captarán las matriculas de los vehículos que accedan al centro histórico.

De esta manera, no habrá ninguna barrera física que impida el acceso de vehículos, aunque si el sistema detecta una matrícula no autorizada saltará un aviso a la Policía Local, encargados de su supervisión, y se generará una sanción.

No obstante, Buj ha reconocido que todavía están perfilando el proyecto y que cuando se ponga en marcha habrá la correspondiente señalización y un periodo transitorio para que los ciudadanos se acostumbren a su uso.

El concejal de Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado, ha detallado que la intención es permitir la circulación en vías como el Óvalo, las rondas o la calle San Francisco, mantener el uso exclusivo a vehículos autorizados en las calles que entran dentro del centro histórico y prohibir totalmente las más céntricas, como podrían ser la plaza de Torico o la calle San Juan.

Las plazas de aparcamiento que ahora hay en el interior del centro histórico, tanto de coches como de motos, se sacarán al exterior, donde también habrá unas zonas permitidas de parada para dejar a personas, así como carga y descarga para su uso fuera del horario habitual en el centro histórico y la parada de taxis se moverá a la calle Joaquín Arnau.

Por otro lado, en la rueda de prensa de este martes la concejal de Policía Local, Ana Oliván, ha recordado que desde el 12 de mayo entra en vigor la nueva ley estatal que limita la velocidad a 30 kilómetros por hora en calles con un solo carril por cada sentido y prohíbe el uso de patinetes en aceras y zonas peatonales.