Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un chopo cayó sobre cuatro vehículos que estaban estacionados junto al río en Teruel

La Guardia Civil rescata a tres personas en una rambla en la A-232 en La Puebla de Valverde y los Bomberos, a once en un chalé de la carretera de Alcañiz

Cortados un carril de la N-234 a la altura de Cella por la acumulación de agua en los márgenes y la A-1702 en Villarluengo por el desprendimiento de piedras
Cruz Aguilar

La fuerte tormenta registrada esta tarde en la provincia de Teruel ha dejado incidencias en varias comarcas. El carril sentido Sagunto de la carretera N-234 ha sido cortado a la altura de Cella debido a la acumulación de agua en los márgenes, entre los kilómetros 134,550 y 135,600, según ha informado la Guardia Civil. También ha quedado intransitable la A-1702 en Villarluengo por un desprendimiento de piedras sobre la calzada.

La Guardia Civil ha rescatado a tres personas de un vehículo en la A-232 ya que el desbordamiento de la rambla ha provocado el corte de la carretera. Los agentes han sacado a los tres ocupantes del turismo, que estaba anegado de agua y barro. El incidente se ha producido a las 16:20 horas entre el kilómetro 6 y el 9 de la A-232, que comunica La Puebla de Valverde con el límite con la provincia de Castellón, aunque el desbordamiento ha sido entre La Puebla y Valbona. El tráfico se ha restablecido de nuevo a partir de las 17:15 horas aunque había que circular con precaución debido a la presencia de agua y piedras en la calzada.

Los Bomberos de la Diputación de Teruel han rescatado a un total de once personas, dos de ellas con movilidad recudida, de un chalé en la carretera de Alcañiz, en la margen izquierda del río Alfambra y en las proximidades del puente del Vao. Habían quedado aisladas en la vivienda, rodeada por las aguas. Los rescatados son tres personas de avanzada edad, siete de mediana edad y un menor. Han intervenido cuatro Bomberos con un vehículo de salvamento y dos todoterreno.

Por otro lado, el desbordamiento de otra rambla en el término municipal de Cuevas Labradas ha provocado  la inundación de la Nacional 420 a la altura del kilómetro 589. Aunque desde la Subdelegación del Gobierno indican que la vía no ha tenido que ser cortada, la calzada estaba totalmente cubierta por el agua.

Por otro lado, en la capital turolense, la caída de un chopo a causa de las fuertes lluvias y el viento ha provocado daños en cuatro vehículos que estaban estacionados en el Camino de la Estación, junto al paso a nivel de las vías del tren. El oficial de la Policía Local Ángel Loras, especificó que la caída del álamo no había causado daños personales y concretó que los cuatro vehículos, dos turismos y dos furgonetas, estaban aparcados en un lugar donde no está permitido el estacionamiento.

Además, una rama de un árbol se desprendió en la calle San Juan Bosco, justo al lado del Centro de Día de Santa Emerenciana, aunque no causó daños personales ni materiales.

Por otro lado, fuentes de la Policía Local informaron del desprendimiento de un muro en la pedanía de Tortajada. La construcción cayó, a consecuencia de las fuertes lluvias, sobre un vehículo, aunque tampoco en este caso causó daños personales.