Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Dos personas almuerzan en la terraza de un bar, en la calle Alejandre de Alcañiz. Esther Esteban Sauras

La hostelería turolense: “Seguimos siendo el sector más criminalizado”

La hostelería turolense volvió a protestar ayer ante las nuevas restricciones que soportarán los bares y restaurantes de Teruel y Alcañiz, donde el Gobierno de Aragón ha decretado que desde mañana el servicio no se preste en el interior y el aforo en terrazas sea del 50%. El cierre será a las 18 horas por ser considerada actividad no esencial.

“No somos el problema, sino parte de la solución”, aseguró ayer el presidente de Teruel Empresarios Turísticos (TET), Juan Ciércoles, pues “limpiamos sillas y mesas y obligamos a los clientes a que lleven la mascarilla si no consumen”, defendió. “También tenemos geles hidroalcohólicos, guardamos las distancias y cumplimos las normas higiénico sanitarias que hasta ahora nos han demandado”. 

Con todo, “hemos sido los paganos durante prácticamente un ño y vemos que las soluciones todavía no han llegado mientras seguimos siendo el sector más criminalizado que hay en España y parte de Europa”, manifestó Ciércoles.

El presidente de TET afirmó que los alojamientos tuvieron en 2020 “casi un 60% menos de facturación que en 2019”, lo cual “significa que muchos establecimientos han tenido que cerrar, otros no han abierto y otros que están en funcionamiento han tenido que tomar medidas nada agradables” enviando a sus trabajadores al ERTE o despidiéndoles.

Pero la realidad es que “cada día hay menos necesidad de personal y, por lo tanto, el porcentaje de parados se incrementa en el sector servicios”, una situación que afecta a las “familias”.

Por ello, Ciércoles exigió a la Administración “que nos indemnice por obligarnos a cerrar”, pues “no puedes obligar a las empresas a que cierren sus negocios sin nada a cambio”, opinó. En este punto, recordó que “hay otros sectores –como el transporte o los centros comerciales– con aglomeraciones mucho mayores”.

Además, el empresario pidió exenciones fiscales y soluciones más allá de créditos ICO “que en cuatro días tendremos que empezar a devolver, por lo que el problema será doble y la situación peor que en marzo porque, encima de no poder trabajar porque tenemos los establecimientos cerrados, estaremos endeudados hasta las cejas”.