Síguenos
La icónica foto de Ernest Hemingway  con una familia de Teruel en la Guerra Civil no la hizo Robert Capa La icónica foto de Ernest Hemingway  con una familia de Teruel en la Guerra Civil no la hizo Robert Capa
Hemingway -segundo por la izquierda- saludando a la familia Martín Gimeno en diciembre de 1937 en Teruel

La icónica foto de Ernest Hemingway con una familia de Teruel en la Guerra Civil no la hizo Robert Capa

Descartada la autoría del famoso fotoperiodista, todo apunta a que fue tomada en Caparrates por Sefton Delmer, del Daily Express
banner click 244 banner 244

Se llamaba Sefton Delmer y fue un corresponsal de prensa que entrevistó a Hitler y hasta le acompañó en una visita al Reichstag tras su incendio. Fue locutor de la BBC durante la II Guerra Mundial e incluso difundió noticias falsas haciéndose pasar por un alemán para distraer a las tropas germanas.

Y fue también un entusiasta fotógrafo que retrató a uno y otro bando en la Guerra Civil Española cuando fue enviado como corresponsal del tabloide británico Daily Express.

Realizó cientos de fotografías de la contienda. Muchas de ellas todavía están sin publicar. Y más allá del ruido, la sangre y los cadáveres, también fue el reportero que pudo plasmar con su objetivo a la familia de Rosario Martín con el premio Nobel de literatura Ernest Hemingway en un día de descanso en la Venta de Caparrates en plena batalla de Teruel.

El 21 de diciembre de 1937, Sefton Delmer, Herbert Matthews y Ernest Hemingway acompañan a las tropas republicanas en su entrada a la capital mudéjar para informar del devenir de la Guerra Civil en los principales periódicos del momento.

Tres reporteros que, día tras día, enviaban crónicas y daban parte del dolor de una sociedad cuyos ciudadanos se mataban entre sí. Daily Express, The New York Times, Ce Soir... Todos ellos se hicieron eco de lo que pasaba esos días de diciembre en Teruel. Sin embargo, muchas de las imágenes que se tomaron entonces nunca llegaron a plasmarse sobre la maqueta ni a imprimirse en las rotativas. Se quedaron en los archivos. Y esos archivos con el tiempo fueron desapareciendo.

El destino quiso que una de esas imágenes -la de Rosario Martín y Hemingway- saliera  a la luz ahora, casi 84 años más tarde, y con ella la posible firma de su autor.

Sefton Delmer, el probable autor de la imagen de Hemingway hablando con una familia de Teruel en Caparrates

Un fotógrafo autónomo

Solo hay un lugar donde aparece la fotografía de Rosario y es en la plataforma Getty pero, sin embargo, la única información que aporta esta web del retrato es que perteneció a los archivos del Daily Express y que fue tomada por un fotógrafo autónomo del que no guardan registro. Una información escueta pero que concuerda con los datos que ofrecen desde el periódico británico.

“Esta foto debió de ser tomada por el reportero enviado del Daily Express, pero esta imagen nunca se publicó y desapareció de nuestro archivo”, explica el redactor del Daily Express James Murray, quien añade: “Si eso fue lo que realmente pasó, fue una mala decisión editorial”.

En efecto, en la crónica que Delmer envió a Londres el 21 de diciembre de 1937 no aparece ninguna fotografía de la ciudad mudéjar. En cambio, el británico sí habla de que entraba en Teruel con las tropas republicanas por la carretera de Sagunto junto a tres compañeros que probablemente fueran Ernest Hemingway; el enviado del New York Times, Herbert Matthews, y Robert Capa. Un hecho que también aparece reflejado en las crónicas del Premio Nobel de Literatura y en las de Matthews. En concreto, tal y como recalca el escritor y autor de Crónicas de fuego y nieve: la Guerra Civil Española y los corresponsales internacionales en la Batalla de Teruel, Vicente Aupí, Matthews habla de que Delmer iba tomando fotografías.

“Nunca entenderé por qué esas imágenes no se publicaron en aquel momento, ya que era material gráfico de primera mano, pero hay que recordar que Delmer, realmente, era redactor, no fotógrafo, y su misión era escribir crónicas de la Guerra Civil, como así hizo”, comenta Aupí.

Quizás por esto mismo, en Getty aparece que la imagen fue tomada por un fotógrafo autónomo y es que, posiblemente, el periodista británico no firmara el retrato porque él era redactor, no fotorreportero. Si el autor hubiera sido un fotógrafo, es muy probable que sí apareciera el nombre, más si se trataba de un profesional, lo que hubiera hecho que la imagen hubiese salido a la luz mucho antes.

“La labor de Delmer en España nunca tuvo el eco que sí lograron Hemingway, Matthews y Buckley. No lo puedo asegurar, pero se me ocurre que esas fotos, entre las que está la de Rosario y su familia con Hemingway, debieron de permanecer meses, quizá años, sin salir a la luz y pudieron aparecer después de la Guerra Civil entre el material de archivo del Daily Express, que ya no hizo uso de ellas al quedar fuera de contexto”, apunta Vicente Aupí. Además, desde Magnum Photos le han confirmado que esta imagen no es de Robert Capa. Y lo mismo ocurre con la familia de Henry Buckley, el corresponsal del Daily Telegraph que cubrió la Batalla de Teruel, que ha negado que esta fotografía fuera tomada por él y quien además, tal y como apunta Aupí, no estaba en el grupo en el momento de la foto, aunque sí que se juntó con Matthews y Hemingway otras veces en Teruel .

El fotoperiodista Robert Capa es el autor de las fotografías más emblemáticas de la Guerra Civil Española. La imagen de la Venta de Caparrates no fue tomada por él pero parece que sí estaba presente en el momento en el que se retrató a la familia Martín Gimeno e incluso él mismo pudo haber sido retratado en esta imagen.

En la fotografía, a la izquierda de Matthews, hay otra persona de la que únicamente se vislumbran su oreja y el pelo y que podría ser perfectamente Robert Capa, ya que, como recuerda Aupí y tal y como escribieron Hemingway y Matthews en sus crónicas, en el momento en el que fue tomada la imagen Capa estaba ahí.  “Son conjeturas, pero lo poco que se ve sí que concuerda con el perfil de Capa, por su estatura y el peinado característico que solía llevar”, comenta el historiador.

Rosario -la niña pequeña que aparece en la icónica foto- el pasado mes de agosto en la misma zona

El silencio

Lo más extraño de este retrato, a juicio de Rosario Martín, es el silencio que se destilaba de él. Hay imágenes tomadas a escasos kilómetros de la Venta de Caparrates en las que aparecen hordas de personas que huían de la batalla de la ciudad mudéjar, sin embargo, en esta fotografía aparecen, al fondo, tan solo tres soldados. “Por la actitud de tranquilidad que muestran los protagonistas de la imagen es evidente que en el instante en que se tomó no había un peligro inminente, pero tengo la sensación de que eso fue muy fugaz”, remarca Aupí.

Se trata de una fotografía capturada de manera súbita y espontánea, ninguna de las personas que aparece en la imagen está posando, lo que el fotógrafo quería captar era un retrato simpático de Hemingway con la botella de vino que el padre de Rosario le había regalado. Además, tal y como cuentan las crónicas de Hemingway y de Matthews sobre la entrada a Teruel, en esta zona había momentos con feroces combates y otros en los que reinaba momentáneamente la calma.

Es por esto que, en otras imágenes tomadas el mismo día, a pocos metros de la Venta de Caparrates, aparece también el autor de Por quién doblan las campanas hablando tranquilamente con soldados del bando republicano. Fotografías que, probablemente, fueran también tomadas por Sefton Delmer.

“Un anciano con boina” en la crónica que escribió Delmer

Tras acompañar a las tropas republicanas en su entrada a Teruel el 21 de diciembre de 1937 y ya en Valencia, que era el lugar desde donde los corresponsales internacionales enviaban sus crónicas a los medios, Sefton Delmer retransmite por teléfono al Daily Express el desesperanzador mensaje de uno de los civiles que se encontraba en la carretera de Sagunto -vía que pasaba por la Venta de Caparrates- y que luego plasmó en su crónica.

“Sí, hemos oído el mensaje del Gobierno invitándonos a salir; Lo escuchamos por la radio en el sótano donde nos habíamos escondido los últimos seis días. No podíamos salir. No nos dejaron salir”, cuenta el corresponsal británico, quien además detalla que esto se lo dijo “un anciano con boina”.

Una versión que coincide con el testimonio de Rosario Martín que contó que, cuando ella y sus hermanos eran pequeños, su padre -que en la imagen de Delmer también aparece con una boina-, no les dejaba salir a la calle por miedo a los bombardeos y hubo días en los que toda la familia tuvo que permanecer refugiada en su casa.

Ernest Hemingway -con gafas- conversa con optimistas soldados republicanos antes de entrar en Teruel. Getty

Balas y proyectiles

Unas palabras que estremecieron al corresponsal y a las que añadía en su artículo: “Podía creerlo. Desde las once de la mañana hasta las cinco y media, había estado junto a las tropas de primera línea -carabineros y dinamiteros- que atacaban Teruel por la carretera de Sagunto prescrita para la evacuación de civiles. Mientras estaba tumbado en una zanja al borde del monte, las balas cantaban alrededor. Los proyectiles de mortero de trinchera volaban chorros de negro y tierra sobre nosotros”.

El reportero del Daily Express describía la cresta del Mansueto como “un gigantesco gato vigilante que yacía junto a la carretera” y su conquista como una “acción ofensiva brillante”.

Además, en otras líneas de la crónica, Sefton Delmer parece describir a los soldados republicanos que aparecen en las imágenes reproducidas sobre estas líneas jugueteando con un perro.

“Un grupo de soldados nos atraviesa colina abajo, algunos perros se han unido a ellos y corren delante de nosotros alegremente y con entusiasmo, como si se tratara de una partida de tiro”, informa el corresponsal del Daily Express en su crónica desde el Mansueto

El redactor recomienda