Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una turolense recibía la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca en el centro de salud Teruel Ensanche

La importancia de vacunarse vence a los recelos ante el fármaco de AstraZeneca

Se retoma la administración de esta fórmula entre colectivos esenciales turolenses

El centro de salud Teruel Ensanche, como el resto de Aragón, retomó la administración de la vacuna contra el coronavirus de Oxford-AstraZeneca, después del parón producido el 15 de marzo por la aparición de trombosis en algunas personas a las que se había puesto el fármaco. Los colectivos esenciales como profesionales de centros educativos, cuerpos de seguridad del estado y protección civil acudieron a recibir su dosis. Algunos reconocían que con cierto temor por las noticias aparecidas pero todos convencidos de la importancia de la inmunización.

La coordinadora de Enfermería de Teruel Ensanche, María José Fernández, explicó que desde el Departamento de Sanidad se ha vuelto a dar la opción de la autocita a aquellas personas a las que se cancelo la cita y entre esta semana y la próxima está previsto inmunizar a unas 1.700 personas con este fármaco. Sobre el que recordó hay algunas novedades como la utilización para mayores de 55 años y a los cuidadores de grandes dependientes.

“Queremos tranquilizar a la población porque es una vacuna segura. Eso es lo que se nos están transmitiendo”, resaltó Fernández quien reiteró la importancia de la inmunización porque “en estos momentos la única esperanza que tenemos está en la vacuna”.

Precisamente, la necesidad de hacer frente a la pandemia era la principal motivación de las turolenses que acudieron a vacunarse, si bien, muchos de ellos reconocían estar un poco preocupados por recibir el fármaco de AstraZeneca.

“Venimos con más miedo, por supuesto, antesdeayer no me la hubiera puesto pero ves las noticias de la tele y que aún sigue habiendo tantos muertos que, al final, dices es que hay que ponerla. Lo veo importante porque si no nos vacunamos esto no se va a cortar nunca”, comentó Mónica, que trabaja en un colegio, momentos antes de recibir su dosis.

Agustín, guardia civil, señaló que el paso de vacunarse hay que darlo pero mostró su malestar por la decisión de retomar la vacuna de AstraZeneca en lugar de “esperar un poco y poner una vacuna mejor, habiendo mejores”.

En lo que sí que coincidían los profesionales esenciales que acudieron a ponerse su dosis es en la necesidad de lograr que un buen número de población esté protegida. “Es importante vacunarse para conseguir la inmunidad del grupo y controlar la pandemia. Con todo lo que se oye sí que se siente un poco de preocupación pero estos segura de que es mucho peor el virus que los efectos de la vacuna”, comentó Arantxa Valero, educadora social en un centro de menores.

Mientras, otro de los inmunizados, Raúl se mostraba tranquilo. “Si reanudan la vacunación es porque es segura y hay que tener confianza”, dijo. “Creo que si queremos acabar con esto cuanto antes nos vacunemos todos será beneficioso dada la situación”, añadió.

Por otro lado, la consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, manifestó que Aragón está siendo “ejemplar” en el proceso de vacunación contra la covid-19. “Se está yendo a buen ritmo, aunque si tuviéramos más dosis, podríamos llegar a más personas; ese es el objetivo máximo que tenemos como gobierno, poder llegar al máximo de la población vacunada”, afirmó en declaraciones a los medios de comunicación tras el Consejo de Gobierno.

La consejera también comentó que no tiene constancia de que haya habido “reticencias” para recibir la vacuna de AstraZeneca, “no quiere decir que no las haya”, después de que comenzara a administrarse de nuevo, una vez que el pasado 15 de marzo se decidiera suspender temporalmente tras detectarse casos de trombosis en personas que la habían recibido. Tres días después, el 18 de marzo, se decidió reanudarla a partir de este miércoles, después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) señalara que, de forma general, los eventos trombóticos no son mayores en la población vacunada.

Alto nivel científico

Mayte Pérez reconoció que el “ambiente” que se generó con la retirada “no ayuda, pero espero que la ciudadanía se fié del alto nivel científico que tenemos en Europa y en el mundo”, que constató que en el balance de riesgo-oportunidad “son muchas más las ventajas que los posibles riesgos”.

La consejera opinó que en la retirada provisional “primó la prudencia”, pero “es una vacuna segura”, en la que se ha elevado el rango de edad para administrarla de los 55 a los 65 años y  animó a la ciudadanía a que se vacune porque “es el mejor antídoto para no contraer la enfermedad y recuperar e impulsar la economía de la comunidad autónoma”.