Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

La industria del juguete sortea la crisis y responde a los cambios de la demanda La industria del juguete sortea la crisis y responde a los cambios de la demanda
El gerente de Asler, Fernando Martín

La industria del juguete sortea la crisis y responde a los cambios de la demanda

Los fabricantes trasladan parte del incremento de costes al precio final
banner click 244 banner 244

La industria juguetera se ha visto afectada, como el resto de la economía mundial, por la escasez de componentes, la crisis de oferta en el transporte marítimo y la subida incesante del coste de la energía, lo que ha provocado un encarecimiento del producto de entre un 10% y un 15%. El sector confía en que el “engranaje” de la producción y la logística se estabilice en el segundo semestre de 2022, aunque no cree que los precios vuelvan a los niveles previos a la pandemia.

Así lo explica el gerente de la empresa turolense Asler, Fernando Martín, que se dedica desde 2012 a la importación, distribución y márketing de marcas jugueteras de fabricación americana y asiática con un alto componente tecnológico y de productos licencia.

La escasez de componentes (michochips y cables, pero también madera) ha afectado a todo tipo de manufacturas en todos los países del mundo y el sector juguetero no ha sido ajeno a esta problemática. “Las causas son muy extensas, pero todo empezó con la pandemia, cuando las fábricas redujeron o paralizaron la producción por la caída de la demanda o las restricciones a la actividad”, explica Martín.

La demanda se recuperó a principios de 2021, pero ni la producción ni los suministros todavía se habían recuperado todavía, lo que provocó un incremento de los precios.

En paralelo, las navieras multiplicaron por cuatro los costes del transporte de los contenedores, a lo que hay que sumar la subida incesante del precio de la energía.

Todo esto ha provocado un notable incremento de los costes de fabricación y distribución de los juguetes, que se ha trasladado en una subida del importe final de los mismos de entre un 10% y un 15%, según los cálculos del gerente de Asler.

Costes

El sector juguetero confía en que los costes de producción se estabilicen en el segundo semestre de 2022, aunque no cree que los precios vuelvan a los niveles previos a la pandemia.

Fernando Martín señala que esta situación ha provocado algunas cancelaciones de pedido “porque los productos llegaban muy tarde”. Y es que el sector juguetero, como el de la moda, trabaja con una enorme previsión y anticipación.

De esta manera, desde octubre Asler ya está vendiendo los juguetes para las navidades de 2022. “Los pedidos se hacen ahora para que los productos lleguen en septiembre del año siguiente. Este ejercicio, hemos recibido algunos a finales de noviembre y principios de diciembre, por lo que prevemos que habrá un importante stock a principios de año”, argumenta.

De esta forma, asegura que tanto Papá Noel como los Reyes Magos tendrán juguetes para repartir pero que, como ocurre siempre, tendrán algunas dificultades para entregar los más demandados.

Fernando Martín sostiene que el nicho de mercado de los juguetes tradicionales es cada vez más pequeño dado que a partir de los 6 o 7 años los niños y niñas comienzan a pedir productos gaming, es decir, relacionados con los videojuegos.

Además de estos, los más demandados esta temporada son los que tienen que ver con Harry Potter; The Mandalorian, la serie de televisión enmarcada en el universo de Star Wars, y su Baby Yoda; y Funko, las figuras coleccionables de vinilo en forma de muñecos cabezones. “Ha aumentado mucho la demanda de los productos considerados para frikis, pero es que ahora hay muchos frikis en el mundo”, comenta al respecto Martín.

No obstante, también se venden futbolines o billares y muñecas. “España continúa como uno de los mayores productores y compradores de muñecas, con fábricas como Famosa”, dice.

Campaña

Fernando Martín mostró su disconformidad con la campaña puesta en marcha por el Ministerio de Consumo para sensibilizar a toda la población sobre “la importancia del juego en la infancia y el impacto negativo de la publicidad sexista”, materializada en un vídeo de animación en el que los juguetes convocaban a las familias a movilizarse presencial o virtualmente el domingo 12 de diciembre para que les dejen “jugar con el 100% de los niños y las niñas, no solo con el 50%”.

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), a la que pertenece Asler, señalaron que la campaña no fue consensuada con el sector. “Nosotros no hacemos juguetes para niños y para niñas, cada uno elige el que más le gusta”, explica.

“Esa campaña ha sido polémica porque no se ha hecho para proteger a la infancia sino para atacar a los jugueteros, por lo que la asociación mantendrá próximamente una reunión con el Ministerio para debatir otras iniciativas”, concluye.