Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un mecánico revisa un vehículo en el centro ITV de Teruel, este sábado. EFE/Antonio García

La ITV de Teruel aumenta un 20% su actividad y revisa unos 200 vehículos al día

El centro de la capital cuenta con nuevas medidas de seguridad higiénico-sanitarias

Un mes después de la reapertura de los talleres de ITV en España, el centro de Teruel ha registrado un incremento del 20 por ciento en su actividad y ronda las 200 revisiones al día, un aumento que desde la dirección esperaban superior, pero que, gracias a los aplazamientos que el Gobierno ha regulado, no ha saturado las instalaciones.

El centro ha reabierto con nuevas medidas de seguridad higiénico-sanitarias que se recogen en un manual publicado específicamente para esta situación y que obliga al uso de mascarillas, tanto en usuarios como trabajadores, disposición de gel hidroalcohólico, obligatoriedad de acudir con cita previa y distancia de seguridad, aunque desde la dirección han instalado pantallas de metacrilato en las oficinas para proteger a las administrativas en el trato con el cliente, informa EFE.

Igualmente, este manual modifica algunos aspectos de la revisión, como la imposibilidad de que los inspectores accedan al interior de los vehículos o la manipulación de ninguno de los elementos, por lo que la evaluación es visual desde el exterior, dando indicaciones al conductor de lo que tiene que hacer.

A los conductores se les entrega una hoja de información antes de acceder a la línea donde se les informa de estos y otros aspectos y las desinfecciones de las instalaciones se han multiplicado para garantizar la seguridad de usuarios y trabajadores.

Así lo explica a Efe el director general de ITV Barbastro, empresa al cargo del centro de Teruel, David Domper, quien relata que ellos abrieron sus puertas el 11 de mayo en el marco de la fase 1 de la desescalada y que, gracias a las prórrogas establecidas, no han sufrido la saturación que pensaban.

Aún así, asegura que hay "muchos vehículos y muchos clientes" que, por "prudencia y precaución", han decidido pasar la ITV de sus vehículos antes de que les finalice la prórroga, aunque reconoce que la afluencia apenas se ha incrementado en un 20 %, pasando de las alrededor de 150 inspecciones al día a unas 200.

"Nosotros preveíamos una avalancha de inspecciones, pero no se ha dado porque durante el estado de alarma no hay obligación de pasar la ITV y luego hay una calendarización para todos los vehículos a los que les ha caducado en este periodo, para que vayan pasando progresivamente esas inspecciones", indica Domper.

Precisamente la duda más frecuente con la que llegan los conductores es cómo les afecta esa prórroga para pasar la ITV y que el director técnico del centro de Teruel, José Carlos Lasheras, detalla: "la fecha para pasar la ITV se aplaza quince días naturales por cada semana transcurrida dentro del estado de alarma".

De esta manera, si, por ejemplo, un vehículo tiene que pasar la ITV entre el 13 y el 20 de junio, se le prolonga el plazo hasta el 16 de febrero del próximo año para realizar la inspección, aunque, pese a la prórroga, se mantendrá la fecha inicial para la próxima revisión.

Aún con el incremento de trabajo en la ITV de Teruel, el personal se ha mantenido igual gracias a la bolsa de horas que acumularon antes de aplicar el ERTE, y cuenta con doce inspectores, dos de ellos de baja, dos ingenieros y tres administrativas, en un horario ampliado por las circunstancias de 7.30 a 19.30 horas, ininterrumpidamente.

En este sentido, el gerente técnico, David Fabregat, señala que el aumento del horario responde al incremento de usuarios, aunque argumenta que cada inspección es diferente a la anterior y depende de tipo de vehículo, ya que los coches pueden estar listos en un cuarto de hora, mientras que un autobús puede durar una hora y media, y de la destreza de los conductores para moverse por la línea.