Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La obra civil del hospital de Teruel se licita de nuevo y podría adjudicarse en marzo La obra civil del hospital de Teruel se licita de nuevo y podría adjudicarse en marzo
Imagen de las obra del nuevo hospital de Teruel que se está construyendo en El Planizar

La obra civil del hospital de Teruel se licita de nuevo y podría adjudicarse en marzo

La negativa de la empresa a hacer los trabajos del lote 2 ha marcado la actuación durante 2020

El proyecto del nuevo hospital de Teruel ha sufrido este año un nuevo revés que se suma a la larga lista de contratiempos que se han sucedido desde que hace más de una década se iniciara su planificación. El lote 2, correspondiente a la obra civil, el de mayor cuantía de los nueve en los que se divide el proyecto, se ha tenido que volver a licitar después de que la empresa adjudicataria renunciara a hacer las obras. Ante esta circunstancia, se han incorporado algunas modificaciones al proyecto y ha vuelto ha salir a licitación este 24 de diciembre por cerca de 33 millones de euros y 30 meses de plazo de ejecución. Hasta final del primer trimestre de 2021 no está prevista la adjudicación y se estima que todos los lotes puedan estar trabajando sobre el terreno en el primer semestre de este año, por lo que la ejecución de la obra civil se prolongará hasta el otoño de 2023.

En julio, se conocía que Eurofinsa S.A. y Construcciones Rubau S.A, la empresa adjudicataria del lote 2 de esta obra -que incluye la tabiquería interior, fachadas, cubiertas, carpintería exterior, carpintería interior, falsos techos y ayudas de albañilería- había rechazado ejecutar los trabajos. A mediados de agosto se inició el proceso de resolución del contrato.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, aseguró entonces que esta situación debía ser aprovechada como “una oportunidad” para mejorar el hospital incorporando mejoras, entre otras dobles circuitos para atender situaciones como las pandemias. 

Durante los siguientes meses se trabajó para hacer modificaciones en el proyecto para incluir las demandas de los propios profesionales del Hospital Obispo Polanco que habían advertido de algunas deficiencias en los diferentes servicios. Se han incorporado aquellas que no suponían un cambio sustancial del proyecto y han supuesto un ligero incremento presupuestario. El lote 2 se había adjudicado por 25,2 millones de euros y ahora sale a licitación por 33 millones, un 10,7% respecto de la licitación anterior, debido tanto a estas incorporaciones como a la actualización de precios.

El Gobierno de Aragón aprobó en Consejo de Gobierno extraordinario el gasto plurianual y el expediente de contratación del lote 2 de las obras de construcción del nuevo hospital de Teruel por 32,9 millones de euros, IVA incluido el pasado 15 de diciembre. Esta cuantía se distribuye en tres anualidades: 9,2 millones de euros para el 2021, 16,7 millones en 2022 y 7 millones de euros correspondientes a 2023. 

El Servicio Aragonés de Salud publicó el pliego para la licitación de este contrato este 24 de diciembre y el plazo de presentación de ofertas está abierto hasta el 12 febrero.

A pesar de la renuncia del adjudicatario de este lote, desde el Gobierno de Aragón aseguran que los trabajos no se han paralizado y, al cierre del mes de octubre, ya se había ejecutado un 24,4% de la obra, con certificaciones por un valor de 21,4 millones. El lote 1, el correspondiente a cimentación y estructuras, ya finalizó su trabajo y en estos momentos trabajan en la obra los lotes 3 (electricidad), 4 (climatización y fontanería), 8 (transversal y urbanización) y 9 (control de calidad) que también se verán afectados por la modificación del proyecto.

Los turolenses reclaman habitaciones individuales y un centro con más camas  

La pandemia y la paralización del lote 2 del proyecto del nuevo hospital de Teruel volvió a despertar las demandas para mejorar el hospital. La  Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel (FAVCT), el movimiento ciudadano Teruel Existe y el Colegio de Médicos insisten en que es el momento para hacer cambios que permitan que los turolenses tengan un hospital del siglo XXI. Más habitaciones individuales (hasta llegar a un 80% del total) y más plazas, hasta recuperar el número de camas que había en el primer proyecto, de 2007, y que se inaugure con el servicio de radioterapia listo, son las principales medidas. También se aprobaron mociones sobre este tema en varias instituciones turolenses como el Ayuntamiento de la capital o la Diputación Provincial.

Vecinos y Teruel Existe solicitaron una reunión con la consejera de Sanidad, Sira Repollés, que todavía no se ha celebrado.

Sin embargo, Repollés, visitó Teruel el 2 de octubre, la víspera de una nueva movilización ciudadana para reclamar la mejor sanidad para la provincia para explicar el proyecto. 

La responsable autonómica sanitaria argumentó que no son necesarias más camas por la evolución demográfica de la provincia y que tampoco se ampliarán las habitaciones individuales porque los turolenses prefieren compartir habitación. Respecto a la radioterapia, indicó que se equipará cuando el hospital esté terminado para instalar la tecnología más avanzada que haya ese momento.

Las explicaciones no convencieron a los turolenses que participaron al día siguiente en la movilización para reclamar un mejor hospital, una cadena humana que unió el Obispo Polanco con las obras de El Planizar. Un acto simbólico, cumpliendo todas las medias de prevención sanitaria ante la Covid-19.

Las acciones han continuado. La más reciente ha sido una encuesta para saber si los turolenses prefieren habitación individual o compartida si son hospitalizados. Los resultados se dieron a conocer el pasado 18 de diciembre y mostraron que el 97% quieren estar solos si están ingresados. Participaron casi 3.900 personas, de trece localidades de ocho comarcas de la provincia. 

Los impulsores de esta acciones insisten en que es posible llevar a cabo estas mejoras sin que suponga un retraso para el actual proyecto a través de un nuevo proyecto de ampliación que además es viable por la estructura del edificio y que solo es cuestión de voluntad política.

También rechazan los argumento sobre la evolución demográfica ya que no hay previsiones a más de 15 años y un hospital se construye para entre 30 y 50 años.