Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El turismo de montaña se ha mantenido e incluso ha crecido durante el mes de agosto en algunas comarcas

La ocupación turística en la provincia ha rondado el 60% en agosto, un 20% menos que en 2019

El turismo de montaña ha subido en algunas zonas

El turismo de montaña en la provincia de Teruel se mantuvo durante el mes de agosto e incluso subió en algunas comarcas, según indicó el presidente de Teruel Empresarios Turísticos, Juan Ciércoles. No obstante, las cifras en el conjunto de la provincia arrojaron como media una ocupación de alrededor del 60%, a la espera de datos definitivos, cuando hace un año fue del 80%. Matarraña, Maestrazgo y Gúdar-Javalambre han sido las comarcas más visitadas gracias a su oferta de turismo de naturaleza.

En Teruel capital en cambio la demanda ha disminuido y se ha situado en torno a un 60% durante el mes de agosto, siempre según estimaciones de Teruel Empresarios Turísticos a la espera de la confirmación de los datos definitivos.

El presidente de la asociación explicó que en zonas muy concretas había ido bien, incluso muy bien, porque se ha notado que la gente está apostando por el turismo de naturaleza y busca sitios poco masificados y espacios al aire libre para pasar sus vacaciones. Ha sido un turismo procedente sobre todo de Aragón y de la Comunidad Valenciana.

Además, Ciércoles constató que ante la llegada de quienes tienen segundas residencias en los pueblos  se ha visto movimiento en las terrazas de los bares y restaurantes y se han conseguido buenos datos, lo que no ha pasado en Teruel capital. El representante de los empresarios turísticos reconoció que nunca pensaron que pudiera haber todavía establecimientos cerrados ante la caída de la demanda.

“La verdad es que la gente está muy preocupada de lo que pueda pasar”, comentó Ciércoles, quien admitió que cualquier previsión para el otoño es una incógnita porque no se sabe cómo va a evolucionar la situación de la pandemia, que es la que está marcando la agenda en estos momentos.

En este sentido, consideró que actividades que había a principios del otoño y que mantenían el turismo se han caído, cuando septiembre ha sido un mes “normalmente muy bueno para la provincia” por sus citas deportivas, sus actividades culturales y sus recursos naturales.

En cualquier caso, reconoció que se han visto “sorprendidos” por cómo la gente ha apostado finalmente por el turismo de naturaleza yendo a la seguro. Precisó que las noticias de julio sobre la evolución de la pandemia en Aragón, cuando los positivos se concentraban en Zaragoza y Huesca, perjudicó a la provincia cuando Teruel era un destino seguro pero  fue metida en el mismo saco. “Eso nos afectó muchísimo, esa mala publicidad con el tema de los contagios”, insistió.

En cambio con las comarcas de montaña como el Matarraña, Maestrazgo y Gúdar-Javalambre están contentos por los buenos resultados. Ciércoles señaló en este sentido que la ocupación de este agosto ha podido estar en torno al 90% en esos sitios cuando en el mismo mes del año pasado se situó en el 85%.

Esta apreciación fue compartida por el presidente de la Federación Aragonesa de Turismo Rural (Faratur), Jesús Marco, quien aseguró que en viviendas de turismo rural la segunda quincena de julio y el mes de agosto habían sido en la provincia “bastante decentes”.

Marco señaló a este respecto que la ocupación en viviendas de turismo rural como media en el conjunto de la provincia en agosto podría situarse entre el 75 y el 80%, cuando el año pasado estuvo sobre el 90%. Matarraña, Maestrazgo, Gúdar-Javalambre y Sierra de Albarracín fueron las comarcas con mejor ocupación, según el presidente de Faratur, quien dijo que en el Bajo Aragón también se está notando con los campeonatos de Motorland, ya que hay equipos que han optado por alojarse en viviendas de turismo rural en esta ocasión.

Lo que ha cambiado, según Marco, es la forma de reserva. La gente no lo está haciendo por Internet sino por teléfono, poco antes de viajar y cerciorándose de las medidas de seguridad de los establecimientos y de la situación de la pandemia en la zona donde se ubican los mismos. Son llamadas de “hoy para mañana”, con excepción de si se trata de grupos de amigos que reservan antes.

Marco reconoció también que le había sorprendido la aceptación que había tenido el turismo rural en verano, aunque tras el confinamiento de la primavera aseguró que el año no se va a salvar, teniendo en cuenta además las inversiones que muchas viviendas de turismo rural hicieron el año pasado.

Al menos el otoño se afronta con ciertas expectativas, aunque Marco reconoció que evolucionará en función de cómo lo haga la pandemia, porque está el turismo de setas, que atrae a mucha gente los fines de semana.

En la oficina municipal de Turismo de Teruel, cuyos datos se facilitarán en los próximos días, indicaron que agosto había ido “relativamente bien” dentro de las posibilidades que hay con la pandemia y lo raro que había sido el mes. Sí observaron que ha habido más movimiento entre semana que los fines de semana, tal vez por la gente que había acudido a los pueblos y aprovechaba para visitar la capital.

Elena Guillén, guía del tren turístico de la capital, comentó por otra parte que se había notado ya un descenso, pero que el resto de agosto no había ido mal y que la afluencia había sido “buena” durante todo el mes.

Ante la evolución del sector, el presidente de Teruel Empresarios Turísticos recordó que son de los más afectados por las consecuencias de la pandemia y las medidas que se tomaron, pero que van a seguir trabajando en la promoción, a sabiendas de que todo puede cambiar de la noche al día por circunstancias ajenas a ellos. Ciércoles confió en que no se vuelvan a tomar las medidas que se tomaron en su momento “porque desde luego sería la muerte súbita del sector turístico en la provincia de Teruel”.