Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

La optatividad del francés en Secundaria hace peligrar su continuidad en la zona rural La optatividad del francés en Secundaria hace peligrar su continuidad en la zona rural
Alumnos de Francés de cuarto de ESO en el IES Lázaro Carreter de Utrillas

La optatividad del francés en Secundaria hace peligrar su continuidad en la zona rural

Los institutos más pequeños tienen más dificultades para poder ofertar este segundo idioma
banner click 244 banner 244

La Asociación de Profesores de Francés de Aragón (APFA) lamenta que con la aplicación de la nueva ley educativa, la Lomloe, la comunidad aragonesa haya decidido que se mantenga como optativa en Secundaria, ya que se ha perdido la oportunidad de volver al modelo que había hace cinco años cuando era obligatoria hasta tercero de ESO. En la provincia de Teruel es en las zonas rurales donde más complicado es dar continuidad a esta formación.

La nueva legislación deja en manos de las comunidades autónomas la decisión sobre la obligatoriedad o no de la segunda lengua. Sin embargo, APFA aboga por la obligatoriedad de este idioma en toda la etapa de Secundaria y Bachillerato.

“Desde la Asociación de Profesores de Francés de Aragón pensamos que al tomar esta decisión el Gobierno de Aragón únicamente consigue que nuestros jóvenes se empobrezcan culturalmente con respecto a los jóvenes europeos que estudian dos lenguas extranjeras y también que les estamos cerrando la puerta al mercado laboral internacional puesto que nuestros jóvenes no podrán competir contra la gente que habla varios idiomas”, argumentan los docentes.

La asociación defiende que el alumnado español parte “en desigualdad de condiciones respecto al resto de alumnos europeos”, donde sí se cursan dos lenguas extranjeras. Tan solo en once países de la UE se estudia una sola lengua extranjera. La consecuencia es clara un 45% de alumnos españoles estudia dos idiomas frente a un 60% de alumnos de la Unión Europea.

María José Lázaro, profesora de Francés en el instituto Lázaro Carreter de Utrillas y miembro de la asociación asegura que “las dificultades para estudiar Francés todavía se hacen más acuciantes en el mundo rural”.

En la provincia de Teruel tan solo existen dos institutos bilingües en este idioma, uno en la capital, el IES Vega del Turia, y otro en Andorra, el Pablo Serrano, y un colegio que también está en la capital, el Pierre Vedel. Por lo tanto, los alumnos turolenses que no estudian en esos centros se tienen que conformar con estudiar francés segunda lengua extranjera que en muchos centros, al ser una asignatura optativa, cada vez con menos demanda, no siempre consigue impartirse por falta de matrícula. “Encontramos un ejemplo en el IES Lázaro Carreter de Utrillas, donde varios alumnos de primero de Bachillerato eligieron cursar Francés como asignatura optativa y les negaron la oportunidad, al tratarse de un grupo poco numeroso. Es decir, estos estudiantes no tienen la oportunidad de seguir formándose en idiomas por estudiar en un centro rural con pocos alumnos”, lamenta la profesora turolense.

La única opción que tienen de estudiar francés es si consiguen entrar en la EOI pero puede ser que no esté situada en su pueblo con la dificultad que suponen los desplazamientos. Lo mismo sucede si elige la opción de estudiar en una academia, alguien tendrá que desplazar al alumno hasta el lugar donde ésta se encuentra y a demás esta opción deja de ser gratuita. De la misma manera los alumnos que cursan bilingüe en el IES de Andorra, si no viven en esta localidad, alguien tendrá que ir a recogerlos por la tarde porque la Administración no presta servicio de autobús, impidiendo que los estudiantes cuyos progenitores no tienen esta disponibilidad puedan cursar la materia.

“Si queremos tener un mercado exterior fuerte es importante que nuestros alumnos tengan un buen dominio de varias lenguas extranjeras y eso en España y en Aragón no se consigue en la educación pública”, advierte Lázaro, quien recuerda que las relaciones comerciales con Francia son muy importantes en Aragón.

En Formación Profesional, la docente turolense explica que los empresarios franceses reclaman que los alumnos que participan en el programa Erasmus conozcan la lengua francesa pero la mayoría llega con un gran desconocimiento absoluto del idioma. Y en otras ocasiones no pueden ni siquiera ir a realizar las prácticas por desconocimiento del idioma. La gran mayoría lo abandonó en tercero de ESO.

En Aragón existe un programa de colaboración entre el Departamento de Educación de la DGA y la Academia de Toulouse que se llama Cruzando Fronteras. Se trata de una inmersión lingüística en el que los alumnos participantes pasan seis semanas en el país vecino y después reciben a su correspondant francés otras seis semanas en su hogar. Este intercambio se lleva a cabo en cuarto de ESO. María José Lázaro señala que su continuidad se verá afectada ante la pérdida de alumnos en tercero debido a la optatividad de la materia. Sin embargo, desde el lado francés están potenciando esta actividad y cada vez hay más demanda, al apostar por el estudio del español como segunda lengua extranjera.

“Si los alumnos de Francés se reducen a la mínima expresión en la enseñanza Secundaria y Bachillerato, dentro de unos años, no llegarán alumnos a las universidades y desaparecerán los formadores. ¿Quién enseñará la lengua y la cultura francesas?”, se pregunta la docente.

“Despreciar el francés es despreciar los cimientos sobre los que se sustenta la UE. La lengua y la cultura francesas son pilares fundamentales en la construcción de la identidad europea. No dinamitemos esos cimientos”, concluye la Asociación de Profesores de Francés de Aragón.