Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una cosechadora carga el grano en una parcela de la comarca del Jiloca. Archivo

La producción agrícola asegurada crece un 24% en 2020, hasta las 428.000 toneladas

La siniestralidad se situó en 4,7 millones de euros en la provincia, con el granizo como la principal causa de los destrozos

El volumen de la producción agrícola asegurada en la provincia de Teruel en 2020 supera las 428.316 toneladas, un 23,85% más que en el año anterior, según los datos registrados por Agroseguro. Los crecimientos más significativos se han producido en cultivos forrajeros, que se han multiplicado por 18; hortícolas, que casi se han duplicado, y herbáceos, que han crecido un 28,6% hasta las 407.281 hectáreas, lo que supone el 95% de la producción asegurada.

Por otra parte, la siniestralidad del seguro agrario en la provincia de Teruel fue de 4.683.497 euros en 2020. Desde principios de año, con la llegada de la borrasca Gloria, los fenómenos meteorológicos se desarrollaron sin solución de continuidad. Especialmente dañinas resultaron las fuertes y reiteradas tormentas de pedrisco, que dejaron más de 17.145 hectáreas afectadas, el 81,5% de la superficie siniestrada total, situada en 21.026 hectáreas. 

En paralelo al crecimiento de la producción asegurada, la superficie cubierta se ha incrementado un 22,8% hasta las 172.535 hectáreas. De estas, 166.036 se corresponden a parcelas de cultivos herbáceos extensivos. A continuación se sitúan las forrajeras (3.564 hectáreas), los frutales (1.157) y los frutos secos (1.125).

También ha crecido, aunque en menor medida, el número de animales asegurados hasta superar los siete millones de cabezas. De estos, 5,6 se corresponden al seguro de retirada y destrucción de animales muertos. 

El número de declaraciones de seguro (pólizas) han crecido un 7,1% hasta las 6.123, 406 más que en 2019.

El director territorial de Agroseguro en Aragón, Juan Cruzán, indicó que estos incrementos demuestran que el seguro agrario “goza de buena salud” en la provincia de Teruel “porque se ha demostrado una herramienta necesaria para las explotaciones. Cumple su función”. 

“Sin seguro, es muy difícil mantener la viabilidad de las explotaciones agrarias. Además, la pandemia ha puesto de manifiesto la labor que cumplen los agricultores y ganaderos como proveedores de alimentos. El sector, la administración e incluso la sociedad son conscientes de su importancia y de ahí el apoyo y el incremento de la contratación”, argumentó.

Los siniestros en el campo turolense se redujeron un 23,67% en 2020, cuando se vieron afectadas 21.026 hectáreas aseguradas, de las que 20.081 se corresponden a cultivos herbáceos extensivos (cereal de invierno, principalmente). 

A diferencia de 2019, cuando más de la mitad de la superficie siniestrada se vio afectada por la sequía, el año pasado el principal riesgo fue el pedrisco, que dañó 17.154 hectáreas, el 81% del total, seguido de la fauna, con 2.975, el 14,15%. La comarca agraria más perjudicada fue de nuevo el Bajo Aragón, con 7.818 hectáreas, el 70% por las tormentas de granizo.

Juan Cruzán explicó que el pedrisco se ha convertido en el siniestro “más significativo y que más castiga al campo aragonés”. Desde Agroseguro, han constatado que las tormentas empiezan antes (entre marzo y abril), afectan a extensiones más grandes de terreno y son más virulentas.

Cereal de invierno

El año pasado, la inestabilidad meteorológica en la provincia turolense afectó especialmente a los agricultores de cultivos herbáceos extensivos (cereal de invierno), que recibieron indemnizaciones por valor de 1.854.953 euros. A continuación, le siguieron los fruticultores, con 398.070 euros; los productores de frutos secos, con 56.640 euros; los olivareros, con 38.882 euros; y los productores de hortalizas, con 16.160.

Por lo que respecta a la próxima cosecha de cereal, el director territorial de Agroseguro en Aragón señaló que “las perspectivas son buenas”, aunque habrá que esperar a la climatología de los próximos meses para que se vean cumplidas. En este sentido, explicó que las altas temperaturas de las altas semanas han adelantado la floración, por lo que las producciones finales podrían verse mermadas si se producen heladas tardías. 

En el ámbito pecuario, los seguros de accidentes y enfermedades alcanzaron los 238.185 euros en indemnizaciones, a las que se añaden los 2.072.794 euros del seguro de retirada y destrucción de animales muertos.