Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

La representación de La Partida de Diego hace guiños a la actualidad y el concejo demanda al monarca mejoras en los accesos La representación de La Partida de Diego hace guiños a la actualidad y el concejo demanda al monarca mejoras en los accesos
Pedro II nombra caballero a Diego. Bykofoto/Antonio García

La representación de La Partida de Diego hace guiños a la actualidad y el concejo demanda al monarca mejoras en los accesos

El rey Pedro II de Aragón promete un camino real entre Sagunto y Tolosa en el que “cabrán dos carros”
banner click 244 banner 244

El rey Pedro II de Aragón se marchó de Teruel con sus huestes con la promesa de hacer un “camino real” entre Sagunto y Tolosa donde cabrán “ dos carros a la vez”.  Respondió así a las reivindicaciones del concejo de la villa aunque no tanto de su tenente. Con este guiño a la actualidad -y a la conexión Cantábrico-Mediterráneo- finalizó la ceremonia de nombramiento de caballeros que se representó en el escenario de la plaza del Seminario, a los pies de la torre mudéjar de San Martín.

Entre los jóvenes que recibieron un beso y una bofetada del rey, gestos que simbolizaban el nombramiento como caballero, se encontraba Diego de Marcilla, que en las últimas horas había cambiado de opinión y si cuando se leyó el edicto real no estaba dispuesto a marcharse y dejar a su amada Isabel, finalmente aceptó el plazo de cinco años que le dio su padre para irse y hacer fortuna antes de desposarse con ella.

Unos de los momentos más emotivos fue el encuentro entre los dos jóvenes. Ella le entregó un amuleto, una estrella de cerámica de Teruel, “una piel superpuesta” que le proteja, le dijo Isabel a Diego.

Empujado por su hermano Sancho, su escudero Esteban y su amigo Alonso Diego miró por última vez a Isabel ante un público entregado con la representación. Se sumaron al resto de caballeros y se despidieron de sus familiares.

Los bombos y timbales de la Casa del Tambor y del Bombo precedían el desfile de las huestes que se dirigían a Toledo para sumarse a los otros reinos cristianos y marchar juntos a Las Navas donde ganarían la batalla contra el ejército almohade.

Balance positivo

La directora gerente de la Fundación Bodas de Isabel, Raquel Esteban, hizo un balance positivo de la recreación. Destacó que se notaba que había “muchas ganas de disfrutar y vivir nuestra leyenda, de participar con otros compañeros del voluntariado cultural”. A ello hay que sumar que el público “ha estado muy entregado y empático”.

Resaltó el trabajo de los actores principales que “lo han bordado”, porque “nos han hecho vibrar y reír”.  Aunque los protagonistas no lo hicieron, también se han visto besos en esta edición, como el que se dieron Alonso y Clara, recordó, y en general puso de manifiesto que “esta edición ha sido como una primera vez,  por la ilusión y por cómo ha salido todo”.

Estaban puso en valor no solo el papel de los protagonistas sino también del resto del elenco de actores. “Cada vez construimos más personajes como la pareja que protagoniza al señor tenente y a su esposa doña Elfa”, apuntó.

Sandra Grijalba destacó la emoción que ha sentido protagonizando a Isabel de Segura. Aseguró haber sentido cómo el público “empatiza y siente lo que estás diciendo”.“Me reconforta que  la gente esté tan implicada”, afirmó.

Sobre su personaje apuntó que Isabel es “una persona dulce, inteligente, con inquietudes, risueña y con cierta picardía”, unos valores que se volverán a ver el próximo mes de febrero cuando represente las escenas de Las Bodas.

Por su parte, Elías Fernández aseguró que interpretar a Diego de Marcilla había sido “una experiencia terriblemente bonita” con muchas emociones y sensaciones, que había vivido intensamente. “A nivel emocional es agotador pero a la vez magnífico”, afirmó y agregó sentirse “muy contento”, con la Fundación, con Isabel y con el resto de compañeros. “Es una sensación única que se vive una vez en al vida”, afirmó.

Alfonso Pablo, que este año ha dirigido las escenas del rey Pedro II, consideró que este año se había notado que ha entrado savia nueva, chicos y chicas que no habían participado antes en las recreaciones históricas y que además “han hecho un buen equipo” a nivel de amistad y eso se traslada al escenario.

La renovación de gente junto a una base formada por actores y actrices de otros años es lo que hace que funcione y eso se ha traducido en que las escenas han sido dinámicas, comentó. Pablo destacó también el papel de los actores secundarios que aportan energía a las escenas.

El público ha respondido con su presencia en las representaciones aprovechando además el buen tiempo que hizo acto de presencia el fin de semana después de unos días de frío.

Entre los asistentes se encontraban Jorge y Mayte, una pareja que venía de Zaragoza. “Nos gusta hacernos los trajes y estos que llevamos hoy están basados en Juegos de Tronos”, comentó Jorge. Apuntaron que habían estado en otras recreaciones históricas por Aragón como Daroca o Trasmoz. Y han venido también a Las Bodas “Volveremos en febrero porque nos encanta”, apuntó Mayte. “Nos sorprende que los propios turolenses que tienen sus trajes para la fiesta de febrero no se los ponga hoy, supongo que será por el calor”, agregó.

Durante estos días se ha podido disfrutar del campamiento ultramontano, donde los grupos almogávares recreaban situaciones que se podían dar a principios del siglo XIII, o pasear por el mercado medieval, con una veintena de puestos. En algunos de ellos apuntaron que se había notado que esta recreación coincide con la organización de otros mercados, como el que acompaña la Feria Agrícola y Ganadera de Cedrillas, o con la celebración de fiestas en el barrio del Carrel, en Teruel, o en Mora de Rubielos.