Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

La residencia Javalambre, la más grande de Aragón, vacuna en un día a más de 800 mayores y trabajadores La residencia Javalambre, la más grande de Aragón, vacuna en un día a más de 800 mayores y trabajadores
Vacunación contra la Covid-19 en la residencia de mayores Javalambre de Teruel. Javier Escriche

La residencia Javalambre, la más grande de Aragón, vacuna en un día a más de 800 mayores y trabajadores

Durante todo el día su personal y el del centro de salud Teruel Ensanche trabajaron sin descanso

La residencia de mayores Javalambre de Teruel, el centro geriátrico del Instituto Aragonés de Servicios Sociales más grande la Comunidad Autónoma, realizó el martes la primera fase de inmunización frente a la Covid-19. Durante todo el día su personal y el del centro de salud Teruel Ensanche trabajaron en la administración de más de 800 dosis del fármaco de Pfizer.

El tamaño de esta residencia obligó a desplegar un importante operativo logístico para la vacunación que comenzó a las 10.00 horas, según destacó su directora, Elena Lahuerta, quien agradeció el esfuerzo y el trabajo del personal de la Javalambre y del centro de salud. 

Cuatro enfermeras de este centro asistencial y tres de atención primaria fueron las encargadas de inyectar las dosis que llegaron sin problemas a pesar del frío y el hielo.

En el comedor principal del centro que es muy amplio se administraron las dosis de los usuarios válidos y luego en cada planta se realizó la vacunación en sus salas comunes como comedores o salón de actos para que los mayores a penas se tuvieran que desplazar. 

La inmunización del martes alcanzó al 95% de los residentes y empleados. Se administraron 288 dosis entre los ancianos durante toda la mañana, con el correspondiente periodo de observación posterior, y por la tarde se puso la vacuna a 515 trabajadores. 

“En el caso de los residentes se alcanza al 95%. No se ha vacunado a aquellas personas que estaban con algún tipo de proceso agudo y a las que han dicho que no querían recibirla, pero han sido muy pocos”, comentó Elena Lahuerta. 

La responsable de la residencia Javalambre valoró también que los trabajadores han avalado en su gran mayoría la vacuna para luchar contra el virus. 

La residencia Javalambre sufrió a finales de noviembre un importante brote de Covid-19, aunque no hay datos oficiales, fuentes próximas hablaron entonces de 90 afectados. Por este motivo, la llegada de la vacunación se vivió de una forma muy especial en este centro. “Todas las residencias que han pasado brotes saben que es muy duro y complicado y nuestra prioridad es proteger a los mayores. La vacuna ha venido justo en el momento”, destacó Lahuerta.

Esperanza

La jornada del martes fue muy emotiva tanto para los mayores como para el personal del centro. “Para nosotros es nuestro regalo de Reyes. El principio del fin. La esperanza de poder entrar en la normalidad”, subrayó la directora de la Javalambre que recordó que 2020 “ha sido un año muy duro para todos. Sufriendo el personal, los residentes y sus familias. Ha sido largo y duro se ve con mucha esperanza”.

“Es un paso más hacia lo positivo. Da mucha esperanza porque ya queda menos para que los encuentros se puedan realizar y poder volver a una vida normal. Estas situaciones nos hacen ver que lo sencillo y cotidiano es lo que más echamos en falta”, concluyó Elena Lahuerta que confió en que estas semanas que faltan hasta la administración de la segunda dosis pasen de forma tranquila y que poco a poco mejoren las cifras de incidencia de coronavirus en la ciudad y en la provincia. Insistió en el gran esfuerzo que ha hecho el personal durante toda la pandemia.