Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La segunda jornada del juicio contra Igor el Ruso se centra en la actuación de la Guardia Civil La segunda jornada del juicio contra Igor el Ruso se centra en la actuación de la Guardia Civil
El padre de José Luis Iranzo declara como testigo en la segunda jornada del juicio. EFE/Pool

La segunda jornada del juicio contra Igor el Ruso se centra en la actuación de la Guardia Civil

Triple asesinato de Andorra

La segunda jornada del juicio con jurado que se celebra en la Audiencia de Teruel contra el criminal serbio Norbert Feher, Igor el Ruso, por los asesinatos de un ganadero y de dos guardias civiles en una zona rural del municipio de Andorra se han centrado en la intervención llevada a cabo por los agentes del Instituto Armado tras los hechos.

Los sucesivos agentes de la comandancia de Teruel y de los puestos de Alcañiz, Andorra y Alcalá de la Selva que han comparecido ante el tribunal han sido interrogados de forma exhaustiva por la fiscalía, sus representantes y los de las acusaciones particulares y públicas en torno a las actuaciones llevadas a cabo tras los crímenes, la noche del 14 de diciembre de 2017.

Algunos de los letrados de las acusaciones particulares han insistido en sus interrogatorios en el grado de conocimiento que había de la existencia de indicios de un delincuente peligro que robaba en casetas de campo de la zona (masico).

A instancias de estos letrados, los agentes han reconocido a la existencia de una nota informativa interna fechada dos días antes de los asesinatos en la que se planteaba la hipótesis de que la persona responsable de dos intentos frustrados de homicidio en el municipio cercano de Albalate del Arzobispo fuera la misma que la que protagonizó días después robos en la zona de Andorra.

Estas acusaciones particulares y públicas han insistido en preguntar a los agentes por las informaciones de las que disponía unos meses antes la Policía Nacional respecto a la posible presencia de Feher en la Comunidad Valenciana o en las ciudades andaluzas de Málaga y Cádiz.

Una información, han añadido, que la Policía Nacional recibió de autoridades policiales de Italia, donde Igor el Ruso había perpetrado dos asesinatos consumados y uno frustrado antes de huir del país.

A pesar de que los agentes han insistido en que no tuvieron constancia de la identidad de Feher hasta su detención y que no recibieron ningún aviso sobre su presencia en Teruel, los letrados han tratado de verificar hasta que punto era conocedora la Guardia Civil de la peligrosidad del delincuente que operaba en su zona.

El magistrado presidente del jurado ha intervenido en varias ocasiones para detener los interrogatorios e instar a las acusaciones a ceñirse a los hechos enjuiciados.

Entre otras ocasiones, ha advertido al letrado de algunos de los familiares de los agentes asesinados que acusa también a Feher de organización criminal de que evitara referirse sin pruebas evidentes de que el acusado pudiera contar con ayuda de cómplices de sus delitos en Italia.

El magistrado les ha recordado en diversas ocasiones a estos acusadores que en la vista "no se está enjuiciando el comportamiento profesional de los agentes sino el comportamiento de Feher".

Antes del inicio de la vista, a las puertas del tribunal, el letrado de la familia del ganadero asesinado, Enrique Trebolle, ha comparecido ante los medios para anunciar su decisión de pedir responsabilidades al Estado por el ineficiente operativo puesto en marcha para detener a Feher y por la falta de seguridad que se vivió a pesar de los avisos de los vecinos de estas zonas.

"En los años que me puedan quedar de carrera profesional voy a batallar por esta causa porque creo que es un caso de justicia reparar la situación de esta familia, que ha quedado completamente quebrada y dolorida", ha subrayado el abogado.

Trebolle ha expresado, además, su satisfacción ante el testimonio hecho durante la jornada de ayer por Feher para reconocer la autoría de los crímenes, a pesar de que el procesado, en contra de lo aportado en los informes periciales, aseguró que en ningún momento disparó a matar y que su intención sólo era de protegerse de un posible ataque del propietario del masico o de unos cazadores.

Así, el letrado de la defensa ha insistido en sus preguntas a los agentes sobre la oscuridad que reinaba en la zona en el momento de producirse los hechos y la ausencia de señales visuales o auditivas en el vehículo en el que se desplazaban los agentes agredidos.

El juicio continuará el miércoles con nuevas declaraciones de los agentes de la Guardia Civil de Castellón que detuvieron al procesado en su huida hacia Valencia, del grupo de tráfico de Teruel y del Seprona, así como de Policía Nacional.