Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La torre de la Bombardera ofrece vistas panorámicas hasta ahora ocultas La torre de la Bombardera ofrece vistas panorámicas hasta ahora ocultas
Vista panorámica desde la torre de la Bombardera

La torre de la Bombardera ofrece vistas panorámicas hasta ahora ocultas

Las jornadas de puertas abiertas se retoman hoy

Vistas panorámicas de Teruel en un radio que puede llegar a ser de unos 15 kilómetros y que hasta ahora permanecían ocultas al público es lo que ofrece desde ayer la torre de la Bombardera, que se ha incorporado a la visita a la Muralla Medieval de la ciudad. El monumento volvió ayer a abrir después de más de un mes cerrado debido a las restricciones por la pandemia y, salvo hoy y mañana que estará cerrado, este sábado retomará las jornadas de puertas abiertas que ha organizado el Ayuntamiento para que los turolenses disfruten de unas imágenes espectaculares de gran parte de la ciudad.
En horario continuado de 10 a 15 horas los visitantes podrán entrar de manera gratuita hasta el próximo 6 de enero a conocer las entrañas de un tramo de la muralla medieval, que hasta ahora permanecía cerrado al público, ya que la visita finalizaba en el torreón del agua.
 Entre los primeros visitantes que ayer acudieron a conocer este monumento por dentro se encontraba Marta y su familia. Esta niña se había quedado con ganas de saber más cuando lo visitó con el colegio y ayer fue acompañada de sus padres y su hermana. También acudieron turolenses que de niños, jugando por la zona, se adentraron por los restos de la muralla y por el acueducto viaducto de Los Arcos, como Miguel Ángel Ituero, que vivió en la plaza de la Bombardera y ayer observaba su antigua casa desde el mirador de la torre. “Me hacía ilusión venir a ver cómo había quedado porque nosotros jugábamos mucho por aquí de pequeños”, recordaba.
También acudió Carla Palacios, vecina de la calle San Miguel, que tenía curiosidad por ver cómo había quedado la torre por dentro. “Hemos seguido las obras desde casa y ahora queríamos ver el resultado”, comentó.
Tanto Miguel Ángel como Carla pidieron que ahora se siga interviniendo en la zona, ahora muy deteriorada. Desde la torre, con sus cinco pisos realizados con plataforma de madera, se ofrece unas imágenes espectaculares de la ciudad que en la parte norte llega hasta el polígono La Paz e incluso Concud; por el oeste el casco antiguo de la ciudad, con las torres mudéjares y el Museo Provincial y en primer término, la iglesia de San Miguel, actualmente en obras para la consolidación del edificio. 
También se ve la plaza de la Bombardera, pendiente de un proyecto de rehabilitación y varios edificios en mal estado junto al resto de la muralla, donde está previsto llevar a cabo un convenio urbanístico y abrir una calle.
Las jornadas de puertas abiertas no solo sirven para subir a la torre, sino también para recorrer el adarve, con sus dos plantas, que por primera vez se abre al público, salvo unos días que se pudo visitar en el mes de febrero, y por su puesto para adentrarse en la historia de la ciudad y en la antigua traída de aguas, a través de los contenidos museísticos de este centro turístico que ahora amplía su recorrido.