Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La turolense Nuria Gómez estará en el Reto Pelayo Vida: “El Reto me ayudó y quiero ser yo ahora quien motive a otras mujeres” La turolense Nuria Gómez estará en el Reto Pelayo Vida: “El Reto me ayudó y quiero ser yo ahora quien motive a otras mujeres”
La expedicionaria turolense (en primer plano), mirando por la borda durante los entrenamientos. Reto Pelayo Vida

La turolense Nuria Gómez estará en el Reto Pelayo Vida: “El Reto me ayudó y quiero ser yo ahora quien motive a otras mujeres”

Superó un tumor y ha sido seleccionada, con otras 4 participantes, para bordear la península en velero
Cruz Aguilar

Nuria Gómez Masiá estaba iniciando el tratamiento para el cáncer de mama que ya le habían diagnosticado y vio un reportaje de las expedicionarias del Reto Pelayo Vida 2016. Leerlo le provocó “un subidón increíble” y supo que un día sería ella la que estuviera allí demostrando que hay mucha vida más allá del tumor y las duras sesiones de radioterapia. Ese día llegará el próximo 12 de octubre, cuando se embarcará en un velero para dar la Vuelta a España 2020 junto a otras 4 supervivientes de cáncer. 

El Reto Pelayo Vida tiene como objetivo dar visibilidad al cáncer de mama y a la importancia de practicar deporte como parte de la recuperación. En este sentido la turolense encaja a la perfección puesto que sufrió un cáncer hace tres años y, en cuanto se enteró de que tenía la enfermedad, se marcó como objetivo poner todo de su parte para luchar contra el tumor, que era una alimentación sana y la práctica de deporte.

El destino en ocasiones es macabro y el diagnóstico de Nuria Gómez Masiá llegó el día 19 de octubre, Día Internacional del Cáncer de Mama. Para Nuria Gómez fue como “tsunami que te traga”, especifica. Estaba dando el pecho a su hija pequeña y lo que menos pensaba es que la enfermedad fuera a tocar a su puerta justo en ese momento.

La familia, los amigos –especialmente Sandra– e incluso los conocidos le han estado dando fuerzas a cada momento, reconoce, pero indica que en los momentos de bajón, que fueron muchos, le venía a la cabeza la imagen de las mujeres que hicieron la Trasatlántica 2016 del Reto Pelayo Vida: “Me veía capaz de estar ahí algún día y eso me motivaba muchísimo”, matiza. De hecho, en cuanto vio la noticia en la contraportada de El Mundo justo en pleno tratamiento de cáncer ya les anunció a sus padres –estaba con ellos porque la medicación le impedía tener contacto con niños durante algunas jornadas– que un día sería ella la que lo hiciera. 

Durante los meses en los que duró el tratamiento se dedicó al deporte, a formarse para mejorar su alimentación y también a crear joyas con algas, “la creatividad como escondite de las penas”, dice. Además, ha trabajado como voluntaria en la ONG Manos Unidas y en otra dedicada a la conservación del medio marino.

Poco después de finalizar el tratamiento mandó la primera solicitud para el Reto Pelayo Vida, pero no sería hasta la tercera vez cuando le llamaron para realizar la entrevista. 

El reto de este año era Jordania en bici pero la situación sanitaria hizo que la organización lo cambiara por una Vuelta a España a Vela que sin duda sintoniza mucho más con los gustos de Nuria Gómez. Es una apasionada del océano y, de hecho, es licenciada en Ciencias del Mar y trabaja como técnica de depuración en la depuradora de aguas residuales de Teruel. Sin embargo, reconoce que nunca, hasta el pasado mes de junio, se había subido a un velero para navegar. Ahora tendrá oportunidad de disfrutar de la brisa marina y de las olas intensamente, puesto que la prueba que se inicia el 12 de octubre en Bilbao concluye el 24 de ese mismo mes en Barcelona tras pasar por los puertos de Cádiz, Málaga y Valencia.

Ninguna de las participantes son deportistas profesionales, por eso con el fin de prepararlas para la prueba les han planificado un calendario que incluye la realización de varios deportes, incluidas clases de vela. Además, este verano tuvieron una sesión de entrenamiento en Dénia a la que asistieron once candidatas, porque aunque las seleccionadas habían sido 14, 3 abandonaron. Las 11 mujeres se dividieron en 2 equipos para hacer una regata durante dos días en la que los organizadores analizaron “la condición física y mental” de las participantes- El objetivo era elegir a las 5 expedicionarias y las 2 reservas de la Vuelta a España en Vela del Reto Pelayo Vida 2020. 

Vientos de 24 nudos

Durante esos días de regata les hicieron pasar pruebas duras y la meteorología tampoco les puso las cosas fáciles, con vientos de 24 nudos alguna noche. “No es solo capacidad deportiva, buscan gente que esté fuerte física y mentalmente”, recapacita ahora la expedicionaria de Teruel.

Entre ellas no se conocen personalmente, salvo los días que estuvieron en Dénia, pero Nuria Gómez relata que iniciaron el contacto durante el confinamiento y entre ellas surgió una estrecha amistad que se trenzó a través de videollamadas. “Hemos hecho piña, creo que formamos muy buen equipo”, adelanta la mujer, que tiene muchas ganas de que llegue el día de subirse al barco. Todas ellas tienen en común haber estado enfermas de cáncer y tener ganas de demostrar que hay mucha vida tras él.

La mujer turolense practicaba mucho deporte cuando era más joven, principalmente tenis y esquí, pero varias lesiones de rodilla hicieron que, poco a poco, abandonara las pistas. Sin embargo, en el momento en el que detectaron el tumor preguntó a los médicos qué podía hacer ella para ayudar con el tratamiento y le recomendaron una alimentación sana y deporte. 

 

Deporte

Caminar y correr le ayudaron mucho y reconoce que, aún ahora, cuando está de bajón se pone las zapatillas y al regresar a casa está “como nueva”. Y es que, asegura, hay dos formas de afrontar una enfermedad de este calibre y es “hacerlo con buena actitud o pasar el peor momento de tu vida agonizando”, apunta. 

Tiene claro que el Reto Pelayo Vida será crucial para ella y recalca que, antes incluso de subirse al velero, ya le ha aportado mucho. “Me he dado cuenta de que no hay límites, si lo crees lo creas y puedes conseguir tus objetivos con esfuerzo y dedicación”, asegura. Aunque deja claro que no le debe nada al cáncer, reconoce que ha sido como un reset que hacía falta en una vida llena de estrés: “Vivía al límite y mi cuerpo expresó lo que callaba mi mente”. La enfermedad le hizo mirar “a la muerte de cara” y poner los pies en la tierra” para vivir la vida con intensidad. 

La prueba a la que ahora se enfrenta tampoco será fácil puesto que el barco apenas tiene comodidades y en él debe de convivir con las otras 4 expedicionarias, mujeres que como ella tuvieron cáncer de mama, y con 4 tripulantes, entre los que se encuentra Ángela Pumariega, medalla de oro olímpica en 2012 y que será la directora deportiva de la expedición. Junto a todos ellos viajarán dos cámaras y el director e impulsor del proyecto, el periodista Eric Frattini. En el mar deberán sobrellevar situaciones extremas y la  turolense indica que en la superación del Reto Pelayo Vida de este año la mente jugará un papel tan importante como el cuerpo.

A Nuria Gómez no le gusta decir que ha superado el cáncer porque “siempre sigue ahí, la medicación continua presente y también las revisiones” relata. Tiene su próxima visita con el oncólogo a los pocos días de bajar del barco, el 4 de noviembre. Será ya después de haber recorrido España a vela y toda la energía positiva que llevará en su cuerpo y, sobre todo, en su mente, le hará partir con ventaja para afrontar unas pruebas que a ella, como al resto de las supervivientes, les recuerdan que la vida es un regalo que hay que aprovechar al máximo. 

Vuelta a España a vela para visibilizar el cáncer de mama

El próximo lunes, 12 de octubre, dará comienzo la 6ª edición del Reto Pelayo Vida, que este año lleva el nombre de  Vuelta España 2020. Se trata de una travesía en un barco V70 de la regata extrema Volvo Ocean Race alrededor de la península Ibérica con el objetivo de dar visibilidad al cáncer en la mujer y a la importancia de practicar deporte como parte de su recuperación.

El Reto Pelayo Vida Vuelta España 2020 partirá desde Bilbao hasta Barcelona navegando por el Cantábrico, Atlántico y Mediterráneo; atravesando el Estrecho y realizando paradas en los puertos de Cádiz, Málaga y Valencia para finalizar en Barcelona.

Dada la actual situación mundial de pandemia debido al Covid-19 y teniendo en cuenta las circunstancias socioeconómicas por las que está atravesando España, el Reto Pelayo Vida Vuelta España 2020 por primera vez no va a llevar a cabo una expedición en el extranjero. 

Este año, la organización del proyecto ha decidido quedarse en casa y mostrar su apoyo y solidaridad con las personas que han sufrido y están sufriendo las consecuencias del virus. 

Con el fin de respetar las actuales medidas de seguridad y la salud de las 5 expedicionarias y de la tripulación y equipo de tierra que las acompaña, Quirón Prevención ha elaborado un estricto protocolo de actuación Covid.

Las expedicionarias de Vuelta España 2020 son 5 valientes mujeres que han superado un cáncer y ahora han tomado la decisión de cambiar sus vidas y enfrentarse al Reto Pelayo Vida para poner sus cuerpos y sus mentes al límite con varios objetivos. El primero de ellos es demostrarse a sí mismas que tras superar un cáncer la vida puede retomarse con normalidad. Por otro lado, buscan visibilizar la enfermedad para ayudar a otras mujeres en la misma situación y concienciar a los líderes de opinión de la importancia de invertir en investigación contra el cáncer. Por último, otro de los fines es transmitir a la sociedad sobre los beneficios de llevar una vida sana y realizar ejercicio físico para prevenir cualquier tipo de enfermedad.

Las mujeres van a realizar una navegación manteniendo un alto nivel de exigencia en cuanto a reto deportivo, siendo necesario que las participantes estén en un excelente estado físico. Por esta razón, se han realizado pruebas físicas y entrenamientos bajo la dirección de un gran equipo técnico de profesionales.

Cinco mujeres fuertes de diferentes puntos de España harán la travesía

Las participantes en el Reto Pelayo Vida 2020 son Marián Cáliz, una arquitecta de Elche; Lorena Madrid, ambientóloga que vive en Cartagena, Murcia;  Fátima Domínguez, que es restauradora y vive en Chiclana de la Frontera, en Cádiz; María Aldama, maitre de Bilbao y Nuria Gómez, científica marina de Teruel.

Otros retos con valientes protagonistas 

El Reto Pelayo Vida se inició en el año 2015 con el ascenso al Kilimanjaro. Al año siguiente las mujeres participantes hicieron la ruta Trasatlántica a Vela. Polar 2017 consistió en recorrer más de 100 kilómetros a pie, rodeadas de hielo y con temperaturas de 35 grados bajo cero. Le siguió Annapurna Bike 2018 y el año pasado, 2019, el lugar elegido fue los Andes.